En 2025 encontraremos señales de vida extraterrestre, según la directora científica de la NASA

Las recientes observaciones de sondas y telescopios terrestres y espaciales han mostrado que el agua es un elemento cotidiano tanto en nuestro sistema solar como en toda la Vía Láctea.

Jungla en planeta extrasolar, vida

Ilustración artística de una jungla en un planeta extrasolar. Crédito: Dan Durda.

Según diversos científicos de alto rango de la NASA, la Humanidad está a punto de descubrir vida alienígena.

“Pienso que detectaremos fuertes indicadores de vida en otros planetas dentro de una década, y creo que poseeremos pruebas definitivas en 20 o 30 años”, afirmó la directora científica de la NASA Ellen Stofan el pasado 7 de abril, durante un coloquio acerca del trabajo de la agencia espacial en su búsqueda de mundos habitables y vida extraterrestre.

“Sabemos dónde buscar. Sabemos cómo buscar”, agregó Stofan durante el evento, que se retransmitió en directo por Internet. “En la mayoría de casos poseemos la tecnología necesaria, y vamos rumbo a su plena aplicación. Por esto creo que definitivamente estamos en la buena dirección”.

El ex-astronauta John Grunsfeld, administrador asociado del Directorio de Misiones Científicas de la NASA, compartió el optimismo de Stofan, y predijo que se encontrarían señales de vida relativamente pronto, en nuestro sistema solar y fuera de éste.

“Pienso que estamos a una generación de encontrar vida en el sistema solar, en una luna helada o en Marte, y a una generación en un planeta girando alrededor de una estrella cercana,” dijo Grunsfeld durante el evento.

Numerosos ambientes habitables

Recientes descubrimientos sugieren que tanto en el sistema solar como la Vía Láctea abundan las regiones capaces de sustentar vida tal y como la conocemos, señaló Grunsfeld.

Por ejemplo, en las lunas de Júpiter, Europa y Ganímedes, se extienden océanos de agua líquida bajo sus capas de hielo, así como en Encélado, satélite de Saturno. Los océanos también cubrieron una buena parte de Marte en un pasado remoto, y las rayas oscuras estacionales observadas en la superficie del Planeta Rojo podrían deberse a la existencia de agua corriente salada.

Además, el rover Curiosity de la NASA ha encontrado moléculas orgánicas que contienen carbono y nitrógeno “fijado” en la superficie de Marte, que son ingredientes básicos y necesarios para la vida en la Tierra.

Más allá del Sistema Solar, las observaciones del telescopio espacial Kepler sugieren que casi todas las estrellas que vemos en el cielo poseen planetas – y muchos de estos mundos podrían ser habitables. En efecto, los resultados de Kepler muestran que los planetas rocosos como la Tierra y Marte son probablemente más abundantes a lo largo de la galaxia que los gigantes gaseosos como Saturno y Júpiter.

Y del mismo modo que el sistema solar está repleto de agua, también lo está el resto de la galaxia, dijo Paul Hertz, director de la División de Astrofísica de la NASA.

La Vía Láctea es “un lugar muy húmedo”, comentó Hertz durante el coloquio. “Podemos ver agua en las nubes interestelares en las que nacen sistemas planetarios y estelares. Vemos agua en los discos de fragmentos que posteriormente se convertirán en sistemas planetarios orbitando otras estrellas, e incluso vemos cometas disipándose en otros sistemas solares mientras su estrella los evapora”.

Buscando vida

La búsqueda de pruebas de vida extraterrestre es una cuestión mucho más complicada que meramente identificar regiones potencialmente habitables. Pero los investigadores están trabajando firmemente hacia este objetivo más intrincado y ambicioso, comentaron Stofan y otros.

Por ejemplo, el próximo rover marciano de la agencia, que se lanzará en 2020, buscará signos de vida en el pasado y tomará muestras para su análisis tras un posible retorno a la Tierra. La NASA también pretende enviar astronautas a Marte en la década de 2030 — un paso clave para encontrar vida en Marte, según Stofan.

“Soy geólogo de campo; salgo y rompo rocas por la mitad para buscar fósiles”, comentó Stofan. “Son difíciles de encontrar. De modo que tengo tendencia a pensar que eventualmente será necesario llevar a humanos a la superficie de Marte – geólogos de campo, astrobiólogos, químicos – para encontrar pruebas sólidas de vida y traerlas de vuelta a la Tierra, con el fin de que todos los científicos las puedan examinar”.

La NASA también está planificando una misión a Europa, que se podría lanzar tan pronto como en 2022. El principal objetivo de esta misión de 2,1 mil millones de dólares será clarificar la potencial habitabilidad de esta luna helada, aunque también podría buscar señales de vida extraterrestre: los funcionarios de la agencia están considerando formas de muestrear y estudiar las columnas de vapor de agua que aparentemente emergen del polo sur de Europa.

En el ámbito exoplanetario, el Telescopio Espacial James Webb, un instrumento de 8,8 mil millones de dólares cuyo lanzamiento está previsto en 2018, investigará las atmósferas de exoplanetas cercanos del tipo “Súper Tierras”, para detectar gases que puedan haberse generado por la presencia de vida.

El James Webb examinará la luz de las estrellas que pasa a través de las “Súper Tierras”, las cuales son más masivas que nuestro planeta pero sensiblemente menores que los gaseosos como Urano y Neptuno. Este método, llamado espectroscopia de tránsito, probablemente no servirá para planetas del tamaño de la Tierra potencialmente habitables, dijo Hertz.

Buscar la firma biológica en los gases de pequeños exoplanetas rocosos probablemente requerirá una imagen directa de estos mundos, utilizando un coronógrafo para bloquear el deslumbrante brillo de sus respectivas estrellas, añadió Hertz.

Otro telescopio propuesto por la NASA, el “Wide-Field Infrared Survey Telescope”, que podría lanzarse a mediados de la década de 2020 si recibe el visto bueno oficial, incluiría un coronógrafo para la observación de exoplanetas.

Fuente: SPACE

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Esta entrada fue publicada en Astrobiología y etiquetada por Silvia Solans. Guarda enlace permanente.

Acerca de Silvia Solans

Licenciada en periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona y traductora especializada en ingeniería, de niña ya miraba hacia el cielo nocturno buscando respuestas. Soy aficionada a la astronomía y me apasiona leer sobre cosmología y física cuántica. Pienso que la divulgación científica nos ayuda a desarrollar nuestro espíritu crítico, al mismo tiempo que despierta inquietudes y vocaciones futuras. En este campo, mis héroes son Carl Sagan e Isaac Asimov.