35 años después, la señal “Wow!” sigue siendo un misterio

Copia de la impresión original de los datos correspondientes a la señal "Wow!". Crédito: Radio Observatorio de la Universidad Estatal de Ohio, NAAPO.

Desde que el programa SETI comenzó la búsqueda de posibles señales de radio extraterrestres, hace unas pocas décadas, ha habido muchas falsas alarmas, pero también casos de señales fugaces interesantes que han desaparecido tan rápido como aparecieron. Si una señal potencial no se repite por más cuidadosamente que se observe, es prácticamente imposible determinar si tiene realmente un origen cósmico. Una señal de este tipo en particular capturó la atención de los astrónomos el 15 de agosto de 1977. La famosa señal “Wow!” fue detectada por el Radio Observatorio Big Ear de la Universidad Estatal de Ohio; fue 30 veces más fuerte que el ruido de fondo, pero duró sólo 72 segundos y nunca se volvió a detectar a pesar de las reiteradas búsquedas posteriores.

En un nuevo libro, titulado “The Elusive Wow” (“El esquivo Wow”), el astrónomo aficionado Robert Gray narra la búsqueda de la respuesta a este enigma.

Cuando la señal fue vista en los datos, fue tan pronunciada que el científico de SETI Jerry Ehman la encerró en un círculo en la impresión con tinta roja y escribió “Wow!” al costado. Parecía encajar con el criterio de una señal de radio extraterrestre, pero dado que no se volvió a “escuchar”, los estudios de seguimiento necesarios para confirmarla o descartarla no fueron posibles. Así que, ¿qué hace a esta señal tan interesante?

En primer lugar, pareció ser una señal de radio artificial, más que una emisión de radio natural como un pulsar o quásar. El telescopio Big Ear utilizó un receptor con 50 canales de radio; la señal sólo fue escuchada en una frecuencia, sin ruido en los otros canales. Una emisión natural causaría que apareciera estática en todas las frecuencias, y este no fue el caso. La señal fue estrecha y centrada, como se esperaría de una fuente artificial.

La señal “aumentó y disminuyó” durante los 72 segundos, como se esperaría de algo que se origina en el espacio. Cuando el radiotelescopio es apuntado al cielo, cualquier señal parecerá aumentar en intensidad conforme se desplaza a través del campo de observación del telescopio, después alcanza un máximo cuando el telescopio la apunta directamente y luego disminuye cuando se aleja del telescopio. Esto también hace que un simple error de computadora sea una explicación menos probable, pero no imposible.

¿Qué hay de los satélites? Parecería ser una posible explicación obvia, pero como señala Gray, un satélite tendría que moverse a la distancia correcta y velocidad justa para imitar una señal extraterrestre. Pero entonces, ¿por qué no fue observada nuevamente? Un satélite en órbita transmitiría su señal repetidamente. La señal fue observada cerca de la frecuencia de 1.420 MHz, un “espectro protegido” en que los transmisores terrestres tienen prohibido transmitir, ya que está reservada para propósitos astronómicos.

Puede haber un sesgo al pensar que cualquier señal extraterrestre será como las que filtramos al espacio continuamente, es decir, todas nuestras transmisiones de radio y TV. Esto quiere decir que las emisiones de radio “normales” de tecnologías diarias bien podrían ser vistas de manera continua. Pero, ¿y si son más similares a faros, emitidos intencionalmente, pero sólo en forma periódica? Como explica Gray, las búsquedas de radio hasta la fecha han tendido a observar muchos puntos diferentes en el cielo, pero sólo examinarán cualquier punto particular por unos pocos minutos o segundos antes de pasar al siguiente. Una señal periódica podría perderse completamente con facilidad, o si es vista, puede pasar un largo periodo antes que sea observada nuevamente.

Por supuesto, también es posible que cualquier otra civilización allí fuera pueda incluso no usar radio después de todo, especialmente si son más avanzados que nosotros (aunque otra vida inteligente también puede ser inferior a nosotros). Una nueva rama de SETI está buscando fuentes de luz artificiales, como rayos láser, usados como faros.

Entonces, ¿dónde nos deja esto? La señal “Wow!” aún no ha sido explicada adecuadamente, aunque varias teorías han sido propuestas con el paso de los años. Quizás un día sea observada de nuevo, u otra como ella, y seremos capaces de resolver el misterio. Hasta entonces, sigue siendo una pista curiosa y tentadora de cómo podría verse una señal definitiva de una civilización extraterrestre.

Fuente: Universe Today

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Share

Esta entrada fue publicada en Otros y etiquetada , , por Felipe Campos. Guarda enlace permanente.
Felipe Campos

Acerca de Felipe Campos

Estudiante de Ingeniería Informática. Atraído desde pequeño por la ciencia, y aficionado a la astronomía desde hace algunos años. Autodidacta en esta ciencia que, con el tiempo que dispone, intenta acercar un poco a la gente, ya sea mediante la publicación de artículos o de eventos y actividades astronómicas en Chile. Traductor de ESOcast para el Observatorio Europeo Austral.