5 hipótesis sobre la misión secreta del X-37B

Vehículo orbital de pruebas X-37B

El vehículo X-37B en la pista de la Base Vandenberg de la Fuerza Aérea. Crédito: Fuerza Aérea de Estados Unidos.

Después de estar en órbita por casi dos años en una misión secreta, la misteriosa nave X-37B aterrizó el pasado 17 de octubre en la base Vandenberg de la Fuerza Aérea de Estados Unidos en California. El avión espacial reutilizable no tripulado registró 675 días en el espacio, pero muy poco se conoce sobre el vuelo.

El X-37B, también conocido como Orbital Test Vehicle (Vehículo Orbital de Pruebas), tocó tierra en la Base Vandenberg tras su tercer vuelo en una serie que ha conducido la Fuerza Aérea de Estados Unidos, utilizando los dos aviones X-37B que posee.

El vuelo que finalizó el pasado 17 de octubre, llamado OTV-3, fue el tercero en llegar hasta la órbita y el primero en duración. La primera misión del programa se lanzó en abril del 2010 y duró 225 días, la segunda misión llegó hasta los 469 días y se está programando otro vuelo para el año que viene.

“Estoy extremadamente orgulloso de nuestro equipo, que ha logrado ejecutar este tercer aterrizaje de manera segura”, comentó el coronel Keith Balts, comandante de la 30th Space Wing, apostada en Bandenberg.

¿Pero qué estaba haciendo el avión espacial en la órbita? La naturaleza secreta de la misión del X-37B ha hecho que se disparen varias teorías conspirativas. Acá hay unas ideas de lo que podía estar haciendo esta nave:

Vigilancia

Aunque el ejército de Estados Unidos tiene una gran cantidad de satélites de vigilancia en órbita, algunas personas sugieren que el X-37B tenía un sistema de monitoreo de última tecnología diseñado para mantener un ojo sobre ciertas regiones de la Tierra.

“El X-37B está probablemente cargando un prototipo de sistema de reconocimiento para espiar el Oriente Medio y otras regiones sensibles en materia geopolítica”, sostuvo el portal Extreme Tech.

¿Cuál sería la ventaja de usar un avión espacial para espiar en vez de un satélite? La nave probablemente podría moverse a una región de interés con mayor velocidad que un satélite, reportó Business Week, aunque otros apuntan que los requerimientos de gasolina para hacer esto serían casi prohibitivos.

Bombardeo desde el espacio

Mientras algunos han saltado a esta teoría extremadamente conspirativa, Popular Mechanics se encargó de enfriar sus ánimos.

“Cambiar el plano orbital de una nave espacial requiere un gran empuje. Si se usara el X-37B como un bombardero, se acabaría sus limitados recursos de gasolina para volar sobre sus objetivos”, explicó el medio, citando al profesor Mark Lewis de la Universidad de Maryland, ex jefe científico de la Fuerza Aérea.

Interferir con otros satélites

Otra idea es que el X-37B tiene, al estilo de James Bond, como objetivo destruir ciertos satélites que están poniendo nervioso al gobierno de Estados Unidos. Pero, a menos que el avión esté realizando esta vil actividad desde larga distancia sin moverse mucho, esto sería muy difícil de hacer.

“Sería muy fácil de rastrear esta actividad de vuelta hasta Estados Unidos ya que los gobiernos pueden detectar fácilmente el X-37B”, reportó Daily Beast.

Espiando en la Estación Espacial China

Justo antes que el X-37B se lanzara, la BBC y la Spaceflight Magazine publicaron un reportaje sugiriendo que la órbita del avión era lo suficientemente cercana para ver qué sucede en la Estación Espacial de China Tiangong-1.

El ingeniero y periodista Jim Oberg, especializado en temas espaciales, contó a la BBC que esto es irrealizable. “Están en órbitas que cruzan la línea del ecuador a unos noventa grados de diferencia. Sus caminos se entrecruzan a algunos miles de metros por segundo. Espiar del uno al otro es casi imposible”, comentó.

Cargamento de satélites espías

Tal vez, en cambio de interferir con los satélites, el X-37B envió los suyos. La misión del avión en el 2011 realizó vuelos sobre las mismas regiones en la Tierra, simulando el movimiento de un satélite. Así que es probable que haya soltado sondas en una órbita similar.

Un reportaje del New York Times publicó que algunos observadores no profesionales que estaban siguiendo el avión confirmaron este patrón, volando sobre la misma área del planeta cada cuatro días, lo cual se espera de un satélite de reconocimiento.

Fuente: Live Science

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...