Acercamiento de un gran asteroide a la Tierra en noviembre entusiasma a los astrónomos

Imagen de una animación que muestra el asteroide 2005 YU55 acercándose a la Tierra, lo que sucederá en noviembre de 2011. Crédito: NASA/JPL-Caltech.

Un asteroide del tamaño de un portaaviones se acercará a la Tierra más que la Luna esta primavera (otoño en el hemisferio norte), lo que mantendrá impacientes a los científicos durante su curso. Pero la ansiedad se deberá al entusiasmo, no a la preocupación de un posible desastre.

Como los científicos dicen que no habrá peligro de impacto cuando el asteroide 2005 YU55 se acerque el 8 de noviembre a 325.000 kilómetros a la Tierra, esperan ansiosamente el acercamiento, ya que podría ayudarlos a aprender más sobre las grandes rocas espaciales.

“Si bien ya se han aproximado objetos cercanos a la Tierra de este tamaño dentro de una distancia lunar anteriormente, no contábamos con el conocimiento previo y la tecnología en ese momento para aprovechar la oportunidad”, declaró Barbara Wilson, una científica del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en Pasadena, California. “Cuando se acerque, será una gran oportunidad para que los instrumentos científicos terrestres puedan obtener imágenes de gran detalle”.

Conociendo al asteroide YU55

El asteroide 2005 YU55 mide aproximadamente 400 metros) de ancho. Fue descubierto en diciembre de 2005 por un programa de observación espacial de la Universidad de Arizona en Tucson.

Debido al tamaño y las características de la órbita del asteroide, los astrónomos han marcado al 2005 YU55 como posiblemente peligroso a corto plazo. Sin embargo, el próximo acercamiento no será un motivo de preocupación, dicen los investigadores.

“YU55 no presenta riesgos de colisión en, al menos, los próximos 100 años”, dijo Don Yeomans, gerente de la Oficina del Programa de Objetos Cercanos en el JPL de la NASA. “Durante su aproximación más cercana, su efecto gravitacional en la Tierra será tan minúsculo como inmensurable. No afectará las mareas ni tendrá ningún otro efecto de ese tipo”.

Esta roca espacial redonda ya ha estado en la mira de los astrónomos. En abril de 2010, los astrónomos del Observatorio de Arecibo de la Fundación Nacional de Ciencia en Puerto Rico generaron algunas imágenes de radar fantasmagóricas del 2005 YU55 cuando se encontraba a unos 2,3 millones de km de la Tierra.

Pero esas imágenes tenían una resolución de solo 7,5 metros por píxel. El pase cercano de noviembre deberá facilitar la obtención de imágenes más nítidas.

“Cuando el 2005 YU55 regrese esta primavera, queremos obtener una imagen con una resolución de 4 metros con nuestro equipo recientemente actualizado en la Red del Espacio Profundo de Goldstone, California,” dijo el astrónomo de radar del JPL, Lance Benner. “Además, el asteroide se encontrará siete veces más cerca, por lo que esperamos obtener imágenes de radar bien detalladas”.

Una oportunidad de astronomía de radar

La astronomía de radar emplea las antenas con forma de plato más grandes del mundo. Las antenas dirigen señales de microondas a objetivos celestes tan lejanos como las lunas de Saturno. Estas señales rebotan en el objetivo y, el “eco” resultante, ayuda a los investigadores a crear imágenes de radar. Estas imágenes pueden usarse para reconstruir modelos detallados y tridimensionales del objeto.

Con una resolución de 4 metros por píxel, las nuevas imágenes del 2005 YU55 deberán ser bastante claras, quizás incluso muestren rocas y cráteres, dicen los investigadores.

“Estamos hablando de lograr el tipo de detalle de superficie que sueñas obtener cuando una nave sobrevuela uno de estos objetivos”, dijo Benner.

Los datos recopilados en Arecibo, Goldstone y los telescopios ópticos e infrarrojos terrestres también deberán ayudar a detallar la composición mineral del asteroide, afirman los investigadores.

“Este es un asteroide de tipo C, considerado como representativo de los materiales primordiales con los que se formó nuestro sistema solar”, declaró Wilson. “Este acercamiento será una excelente oportunidad para probar cómo estudiamos, documentamos y cuantificamos los asteroides que serán más adecuados para una misión humana en el futuro”.

Las capacidades de la antena de Goldstone, en el desierto de Mojave en California, así como las del Observatorio de Arecibo se complementan. El radar de Arecibo es aproximadamente 20 veces más sensible y puede detectar asteroides de casi el doble de distancia. Sin embargo, su plato principal es estático, por lo que puede observar solo un tercio del cielo. Los investigadores dicen que la antena de Goldstone es totalmente dirigible y puede observar cerca el 80 por ciento del cielo accesible, de modo que puede rastrear objetos durante periodos más prolongados y puede tomar imágenes de asteroides en una resolución espacial óptima.

Los investigadores están ansiosos por probar los instrumentos de ambas instituciones con el 2005 YU55 en noviembre.

“Por eso, estén atentos”, dijo Yeomans. “Va a ser algo muy divertido”.

Fuente: SPACE

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Esta entrada fue publicada en Astronomía General y etiquetada , por Lorena Prieto. Guarda enlace permanente.
Lorena Prieto

Acerca de Lorena Prieto

Soy Traductora en inglés, amo la música, la astronomía, la fotografía, los animales y la cultura gótica. Toco el teclado y la guitarra, y trabajo bastante más de lo que quisiera. Estudié Astronomía en el Planetario de Rosario, Santa Fe, Argentina porque siempre me he planteado cuestiones existenciales y me ha intrigado conocer más sobre esas lucecitas que nos acompañan en el cielo.