El alcance de las emisiones de radio humanas en la galaxia

Alcance de radio

Alcance de las emisiones de radio producidas por los humanos. Crédito: Adam Grossman/Nick Risinger.

El ser humano ha estado emitiendo ondas de radio hacia el espacio profundo durante aproximadamente 100 años, desde los días de Guillermo Marconi hasta hoy. Eso, por supuesto, significa que hay una burbuja en expansión anunciando la presencia de la humanidad a cualquiera que pueda escuchar en la Vía Láctea. Esta burbuja es astronómicamente enorme (literalmente), y actualmente abarca aproximadamente 200 años-luz de diámetro.

Pero esta burbuja, ¿cuán grande es, en realidad, comparada con el tamaño de la galaxia en que vivimos (que es solo una de las incontables miles de millones de galaxias en el universo observable)? Para responder esa pregunta, Adam Grossman elaboró este diagrama. El alcance no es el recuadro negro; es el pequeño punto azul en el centro del recuadro (para apreciarlo mejor, hacer clic y expandir la imagen).

Fuente: The Planetary Society

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Esta entrada fue publicada en Otros y etiquetada por Felipe Campos. Guarda enlace permanente.
Felipe Campos

Acerca de Felipe Campos

Ingeniero en Informática. Atraído desde pequeño por la ciencia, y aficionado a la astronomía desde hace algunos años. Con el tiempo que dispone, intenta acercar esta ciencia a la gente, ya sea mediante la publicación de artículos o de eventos y actividades astronómicas en Chile. Traductor de ESOcast para el Observatorio Europeo Austral.
  • Demalmar

    Tengo una duda sobre las emisiones de radio. ¿No hay forma de que estas emisiones se debiliten o incluso desaparezcan a través de la distancia que recorren? Como pasa por ejemplo, con las ondas Wi-Fi, por poner un simil. Me gustaría si puede ser una explicación a la respuesta. Gracias.

    • María Rosa G. T.

      Por supuesto que si, se debilitan con el cuadrado de la distancia, como toda onda. Cuanto más nos alejamos de la fuente, mayor es la superficie de la parábola concentradora de señal que habría que construir para poder detectar esas emisiones con una relación señal a ruido suficientemente buena como para poder recibirlas de forma clara, si no, la propia radiación de fondo del Universo las enmascará y serán indetectables.
      Para unas cierta distancia resultará que la parábola concentradora tendría que ser de un diámetro similar al de un planeta, lo cual parece como una obra gigantesca.
      No me he puesto a hacer cálculos y no puedo hablar con seguridad absoluta pero mi experiencia me dice que, dados que las emisiones radioeléctricas que la sociedad genera en la superficie del planeta están pensadas para llegar a otros puntos de la superficie, no se concentra la señal en un lúbulo directivo, lo cual redunda a la baja en la potencia de señal que se escapa por el espacio exterior, pero sospecho que los habitantes de un planeta que orbite una estrella a unos pocos años luz lo van a tener muy complicado para recibir y sintonizar esas señales; ya no digamos si la extrella está a otro extremo de la galaxia.
      Otra cosa es que concentres el haz de emisión radioeléctrica mediante una parábola reflectora que aumenta enormemente lo que llamamos PRA (Potencia Emitida Aparente, que es la potencia equivalente que emitiría una fuente con un sistema radiante omnidireccional). Así es como podemos recibir las señales procedentes de las sondas enviadas a los confines del sistema solar, usando por supuesto grandes reflectores parabólicos que alimentan las antenas, o incluso arrays de antenas.
      Así que eso de que estamos emitiendo al Cosmos nuestras emisiones de radio desde hace 150 años, es verdad, pero solo para un entorno más bien cercano del espacio próximo.
      Una cosa es recibir emisiones de un astro como una estrella o una galaxia o grupo local de galaxias, y otra muy distinta tratar de recibir emisiones de radio de baja potencia (en comparación con una estrella), que se dirigen en forma de ondas superficiales (más que nada por el lóbulo de radiación de las mismas ya que no interesa que se escape la potencia hacia el espacio sino que viaje por la superficie del planeta) generadas en un planeta y dirigidas hacia otros puntos del mismo planeta que orbita una estrella. Así que creo que eso es un cuento chino.
      María Rosa Gómez Toledano
      Ingeniera Superior de Telecomunicación.

      • Demalmar

        Gracias por tu respuesta. Desde luego, es más completa de lo que nunca imaginé. No obstante me queda la duda. ¿Debido a su debilidad a través de la distancia, pueden llegar a desaparecer del todo sin dejar algún tipo de rastro, o siguen vagando ad infinitum con cada vez más debilidad?

        • María Rosa G. T.

          En teoría no desaparecerían nunca, lo que ocurre es que que llega un momento que los valores son tan débiles que el propio ruido térmico de las moléculas de los componentes del receptor y de la antena generan unas FEM’s (Fuerzas Electromotrices) tales que son superiores a la propia señal en si y a nivel práctico podemos asumir que ha desparecido. El ruido térmico se genera en cualquier cuerpo por el mero hecho de estar a una temperatura superior al cero absoluto (0º Kelvin ó -273ºC). Una solución que se usa muy habitualmente en receptores muy sensibles es enfriarlos con nitrógeno líquido, pero es algo muy delicado porque siempre hay objetos que rodean al sistema con temperaturas superiores y además está la propia radiación de fondo del Universo, que aunque tiene un pico en banda de microondas, a otras frecuencias, a pesar de ser muy baja, no es nula, lo cual implica una limitación física.

          Conclusión definitiva: para que tu señal pueda ser recibida a miles de años luz tienes que emitir con una PRA (Potencia Radiada Aparente) de órdenes de magnitud similares a las de una estrella. O sea que este no es el método para comunicarnos con sistemas estelares lejanos/medianamente lejanos, sin contar con el tiempo que se toman en viajar las emisiones radioelectricas que es otro de los inconvenientes.

          A mi me da la impresión de que las civilizaciones técnicas de la galaxia usan métodos hasta ahora desconocidos por nuestra ciencia e ingeniería para sus comunicaciones y viajes, tales como rupturas o dobleces del tegido espacio-tiempo y cosas así.

          Quien niegue la existencia de civilizaciones técnicas en la galaxia por favor que me explique de forma científica (o sea coherente y repetible, usando el método científico, vaya) lo que son los ‘Crop circles’ o ‘Círculos de las cosechas’, que son la evidencia más tangible en este momento de tal afirmación. Desde aquí reto al Sr. Neil deGrasse Tyson a que me lo explique.

          • Demalmar

            Mmm ¿creación humana? Es la respuesta más lógica a lo que podría tener cualquier otra respuesta.

            • María Rosa G. T.

              Si, es la más lógica si dispones de poca información, pero si te documentas entonces empiezas a intuir que deja de serlo y que los argumentos que apoyan esa lógica no se sostienen; por eso solicito que me lo argumenten con método científico.

              • Demalmar

                Bien, explícame científicamente por qué eso es obra de seres inteligentes no-terráqueos (según entiendo por tu argumento), y también explícame por qué la comunidad internacional científica no está de acuerdo con la explicación que me vas a dar. Además, a ver si puedes hacerlo sin caer en el entorno de la palabra “conspiración”.

      • RAMÓN CASTRO CASTRO

        Vamos, como las ondas gravitacionles, ruido de choque de galaxias pero el sonido es tan debil, que se necesita una antena de grande como EE.UU. para escucharlas. Ya saldra algo para emitir mas lejos. A mi edad no lo vere.

  • Alex Monras

    Seria interesante saber, por ejemplo, cuantas estrellas incluye esta burbuja. Y planetas conocidos? Que fracción del volúmen de la via láctea?

  • Pingback: Voyager: 40 años de viaje | Mundos Distantes()