Análisis indica que la energía oscura cambia con el tiempo

Aceleración cósmica

La expansión del Universo comenzó con el Big Bang, hace casi 14.000 millones de años. Después de una breve inflación, el ritmo de la aceleración disminuyó, y varios miles de millones de años después la aceleración aumentó cuando la energía oscura dominó a la gravedad. Crédito: Nobel Prize Foundation.

Algunos la llaman el motor del Universo debido a que es la responsable de que el cosmos se expanda cada vez más rápido. Se la conoce como energía oscura y, a pesar de que representa casi tres cuartas partes de la composición del Universo, poco se sabe de ella. Su hallazgo les valió el premio Nobel a sus descubridores hace seis años y, desde entonces, la comunidad científica no ha cesado en el empeño de descifrar su naturaleza. No en vano, detrás de sus secretos podrían esconderse pistas importantes sobre el origen y el destino del cosmos.

Su descubrimiento fue un auténtico punto de inflexión en la historia de la cosmología, ya que permitió saber que la velocidad de expansión del Universo se estaba acelerando debido a la presión repulsiva que produce la energía oscura. Aunque su naturaleza es desconocida, se sabe que es inherente al propio espacio y que no interactúa con nada excepto con la gravedad, oponiéndose a ella.

Ahora, se ha publicado un artículo en el que se señala que algunas de las propiedades que conforman su estado han variado a lo largo del tiempo. Concretamente, la relación entre la presión que ejerce y su densidad se ha visto modificada durante la historia del Universo.

El equipo de investigación, coordinado mediante la colaboración internacional Baryon Oscillation Spectroscopic Survey (BOSS), ha llegado a esta conclusión después de haber estudiado la combinación de varios datos cosmológicos, entre ellos, la radiación de fondo de microondas, una forma de radiación electromagnética presente en todo el universo y conocida como “el eco del Big Bang”.

Información de objetos muy cercanos y lejanos

Para obtener los resultados, los investigadores han tenido que medir con absoluta precisión el ritmo de expansión del Universo en varios instantes de su historia, combinando informaciones que provienen de objetos muy cercanos y muy lejanos para reconstruir las distintas velocidades. Aunque existe la posibilidad de que esta variación en las propiedades de la energía oscura sea fruto de fluctuaciones artificiales en la adquisición de datos, esta opción es poco probable debido a “la calidad y cantidad” de la información cosmológica obtenida, según los investigadores.

Este nuevo concepto de la energía oscura como un ente dinámico y cambiante ha avivado una serie de teorías, todavía incipientes, que tratan de explicar este fenómeno y vislumbrar sus consecuencias. Por lo pronto, si se confirman algunos datos, la hipótesis del “Gran desgarramiento” como destino final del cosmos, propuesta por algunos astrofísicos teóricos, podría adquirir peso.

Si la relación entre la presión de la energía oscura y su densidad se estabiliza en el futuro en valores menores a -1, las galaxias podrían separarse entre sí hasta que el Universo quedara finalmente desgarrado en una nada fría y oscura. En cualquier caso, el nuevo hallazgo, no sólo ha abierto la puerta a nuevas teorías cosmológicas, sino que, además, ha dado un paso más para comprender mejor nuestro Universo.

El estudio “Dynamical dark energy in light of the latest observations” fue publicado en línea el 28 de agosto de 2017 por Nature Astronomy.

Fuente: SINC

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...