Animales regresaron a la Tierra luego de viajar al espacio

Un grupo de animales lanzado al espacio en abril, regresó a la Tierra, con algunas bajas por el viaje.

Misión Bion-M

Misión Bion-M1. Crédito: NASA.

Bion-M1, un pequeño satélite que cargaba jerbos, lagartijas, ratones y otras criaturas, lanzado en abril desde el cosmódromo de Plesetsk en Rusia aterrizó, como estaba planeado, de manera segura el 19 de mayo.

Sin embargo, no todos los integrantes de esta variada tripulación sobrevivieron al viaje.

“Esta es la primera vez que se ha puesto animales en el espacio sobreviviendo por su propia cuenta durante tanto tiempo”, dijo Vladimir Sychov de la Academia Rusa de Ciencias, según informaron varias agencias de noticias. La mitad de los 45 ratones murieron durante la travesía, lo que se esperaba, pero los 8 jerbos murieron inesperadamente “debido a una falla del equipo”, añadió.

Aún así, los científicos esperan obtener una gran cantidad de datos valiosos de la misión. Se espera que ayuden a los científicos a comprender mejor los efectos de la microgravedad en los organismos biológicos, con aplicaciones para vuelos tripulados de larga duración tales como un viaje a Marte.

La microgravedad afecta de diversas formas a los sistemas humanos. Los huesos pierden calcio, los músculos se contraen y hay cambios en la presión del flujo de sangre e incluso en los ojos. Viajar al espacio es como experimentar un envejecimiento rápido (aunque, afortunadamente, la mayoría de los efectos son reversibles).

“El conocimiento obtenido con el uso de animales revela los mecanismos fundamentales de adaptación al vuelo espacial”, expresó la NASA en una página web sobre la misión. “Dicho conocimiento da una idea de las posibles estrategias de mitigación riesgos para los vuelos espaciales tripulados de larga duración y potenciales nuevos enfoques para los problemas biomédicos en tierra”.

Antes que Bion-M1 viajara al espacio, la mayoría de los estudios en ratones solo tuvieron lugar durante las misiones del transbordador espacial que estuvieron en órbita por un máximo de dos semanas. La nueva misión de 30 días dobló la duración de los estudios previos y también permitió que fueran usadas tecnologías más avanzadas, declaró la NASA.

“Los investigadores de la NASA estudiarán los mecanismos celulares responsables de los cambios inducidos por el vuelo espacial en tejidos y el crecimiento celular en los ratones, incluyendo músculos, huesos y los sistemas cardiovascular y reproductivo”, escribió la agencia en un comunicado publicado en abril. “También estudiarán los efectos conductuales en los jerbos”.

Fuente: Universe Today

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...