Un asteroide no pudo causar “tormentas de fuego” globales, capaces de eliminar a los dinosaurios

Asteroide dinosaurios

Impacto del asteroide. Crédito: Raúl Martín.

Durante décadas, científicos han debatido sobre la causa de la extinción masiva que desapareció a los dinosaurios, junto con otras especies, hace 65 millones de años. Mientras que la mayoría de investigadores están de acuerdo que un asteroide masivo que impactó en Chicxulub, México, es el culpable, ahora parece haber algunos disidentes.

Un nuevo estudio investiga una porción del escenario del asteroide que causó la extinción masiva del Cretácico-Terciario. Si bien los científicos inmersos en el estudio no dudan que un impacto con un asteroide de ese tamaño realmente sucedió, su investigación muestra que no es posible que varias gigantescas tormentas de fuego hayan desolado nuestro planeta y que esa sea la principal causa de la extinción.

Investigadores de la Universidad de Exeter, la Universidad de Edimburgo y el Imperial College de Londres recrearon la vasta energía liberada por un asteroide de 15 kilómetros de ancho que chocó contra la Tierra, lo cual ocurrió en el tiempo en que los dinosaurios se extinguieron.

Encontraron que cerca al lugar de impacto —un cráter de 180 kilómetros en México— el pulso del calor duró menos de un minuto. Este calor intenso, pero rápido en extinguirse, no pudo haber incinerado plantas, desafiando la idea de que el impacto llevó a tormentas de fuego globales.

Sin embargo, encontraron que algunos efectos del impacto pudieron ser incluso peores en el otro lado del planeta, donde menos intensos pero más largos periodos de calor pudieron incendiar plantas.

“Al combinar simulaciones de computador del impacto con métodos de ingeniería hemos sido capaces de recrear el calor del impacto en un laboratorio”, dijo la doctora Claire Belcher, de la Universidad de Exeter. “Esto nos muestra que el calor, posiblemente, afectó en una forma más severa ecosistemas a lejanas distancias, tales como los bosques de Nueva Zelanda, que tuvieron una mayor probabilidad de sufrir grandes incendios forestales que los de Norteamérica, que estaba más cerca del impacto. Esto invierte nuestro entendimiento sobre los efectos del impacto y quiere decir que los paleontólogos deben buscar nuevas claves de fósiles que se encuentren a gran distancia del impacto para entender de mejor manera este evento de extinción masiva”.

La extinción masiva del Cretácico-Terciario fue una de las más grandes en la historia de la Tierra y evidencia geológica del impacto ha sido descubierta en capas de rocas alrededor del mundo en este periodo. Algunos críticos de la teoría del impacto del asteroide han apuntado que algunos microfósiles del Golfo de México muestran que el impacto ocurrió antes de la extinción y no fue su causa primaria. Algunos se inclinan hacia el volcanismo que produjo las Traps del Decán en la India por la misma época como la causa.

Pero múltiples modelos han mostrado que un impacto como este causaría devastadoras ondas de choque instantáneas, tsunamis y la liberación de grandes cantidades de polvo, escombros y gases que habrían llevado a un nivel bajo de luz por un largo periodo, enfriando la superficie de la Tierra. La oscuridad y el invierno global habrían decimado la vida del planeta.

Así que mientras el fuego y el azufre pudieron no haber jugado un gran rol en la extinción del Cretácico-Terciario, sí hubo suficiente destrucción y violencia para resultar en la extinción de más del 70% de las especies existentes.

Acá hay un video de los investigadores que muestra sus descubrimientos. Cerca del lugar del impacto, el pulso de calor fue muy corto para incendiar plantas.

Fuente: Universe Today

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...