Cariclo y la posible existencia de más cuerpos menores anillados

Cariclo

Ilustración artística de Cariclo y su sistema de anillos. Crédito: Lucie Maquet.

Cariclo, el centauro más grande conocido y que orbita en una región entre Saturno y Urano, es un objeto muy interesante que sorprendió a los astrónomos en 2014 cuando, durante una ocultación estelar, se descubrió que posee anillos. El astrónomo José Luis Ortiz del Instituto de Astrofísica de Andalucía en España, miembro del equipo que realizó el descubrimiento, asume que los sistemas de anillos en otros objetos menores del Sistema Solar podrían ser más comunes de lo que se piensa.

“Existe la posibilidad de que otros centauros y objetos transneptunianos (TNOs) puedan tener anillos, así que puede ser demasiado prematuro llamar a Cariclo el ‘Pequeño Señor de los Anillos’, ya que puede haber otros sistemas con características similares o más notables”, dijo Ortiz.

Cariclo tiene unos 250 km de diámetro y dos anillos; uno de aproximadamente 7 km y el otro de unos 3 km de ancho, separados por un espacio de 9 km, a 396 y 405 km del cuerpo menor. Es el objeto más pequeño conocido del que se sabe que posee anillos y apenas el quinto en el Sistema Solar –después de los gigantes Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno– que posee esta característica.

El descubrimiento fue sorprendente debido a que se pensaba que los anillos solo podrían ser estables alrededor de cuerpos mucho más masivos. Tomando en cuenta la relativamente poca masa de Cariclo, los anillos deberían dispersarse en unos pocos millones de años como mucho, por lo que los científicos concluyen que o son muy jóvenes o deberían encontrarse comúnmente en lunas pastoras con una masa comparable a la de los anillos.

“Fue una gran sorpresa. Esperaba que pudiéramos detectar anillos alrededor de grandes objetos transneptunianos a través de ocultaciones estelares, y de hecho había mencionado esa posibilidad explícitamente en varias de mis propuestas científicas para obtener fondos años antes del descubrimiento de los anillos de Cariclo, pero no esperaba que un cuerpo tan pequeño como de 250 km de diámetro albergara un sistema de anillos”, dijo Ortiz.

“Sospechamos que los satélites pastores confinan los anillos y que esto puede prevenir que el sistema de anillos se disperse por completo. Este es nuestro escenario favorito, pero también puede haber otros mecanismos dinámicos que podrían mantener la creación de material para los anillos y evitar que los anillos de dispersen durante la vida de Cariclo”, añadió.

El descubrimiento es prometedor en términos de futuros hallazgos de sistemas de anillos en mundos más pequeños como Cariclo. Se cree que otro centauro, llamado Quirón, también posee anillos alrededor aunque esta característica no se ha confirmado. En noviembre de 2011, un grupo de científicos en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) observó una ocultación estelar en que Quirón pasó frente a una estrella brillante e identificó rasgos ópticos que sugieren que este centauro puede poseer un disco de escombros que lo orbita.

“Quirón también posee al menos un sistema parcial de anillos y otros escombros o polvo, y en particular, los anillos parecen ser más brillantes, con un albedo considerablemente más alto que el de los anillos de Cariclo”, señaló Ortiz.

Según Ortiz, son necesarias más observaciones de centauros y TNOs con técnicas similares a las usadas con Cariclo, específicamente ocultaciones de estrellas relativamente brillantes utilizando instrumentos de alta resolución temporal y sensibilidad. Él admite que hasta ahora hemos observado muy pocos objetos con la resolución temporal y sensibilidad necesarias para detectar anillos. Los anillos de Urano y los “arcos de anillos” alrededor de Neptuno fueron descubiertos de manera similar durante ocultaciones en 1977 y 1984, respectivamente.

Así que pronto podría resultar que Cariclo no sea el único “Pequeño Señor de los Anillos”.

Fuente: Phys.org

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...