ALMA observa un “agujero cósmico”

Efecto SZ en cúmulo galáctico RX J1347.5-1145

La imagen muestra la medición del efecto SZ en el cúmulo galáctico RX J1347.5-1145 obtenida con ALMA (azul). La imagen de fondo fue captada por el telescopio Hubble. Crédito: ALMA(ESO/NAOJ/NRAO), Kitayama et al., Telescopio Espacial Hubble NASA/ESA.

Un equipo de investigadores usó el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA) para obtener una imagen de radio de un “agujero” alrededor de un cúmulo galáctico situado a 4.800 millones de años-luz de la Tierra. Se trata de la imagen de mayor resolución obtenida a la fecha de un agujero de este tipo, provocado por el efecto Sunyaev-Zel’dovich (efecto SZ). La imagen demuestra la capacidad de ALMA para estudiar la distribución y la temperatura del gas presente alrededor de los cúmulos de galaxias a través del efecto SZ.

Un equipo de investigación dirigido por Tetsu Kitayama, profesor de la Universidad Toho (Japón), usó ALMA para estudiar el gas caliente de un cúmulo galáctico. Este gas es un elemento clave para comprender la naturaleza y la evolución de los cúmulos galácticos. Aunque no emite ondas de radio detectables por ALMA, el gas caliente dispersa las ondas de radio del fondo cósmico de microondas y produce un “agujero” alrededor del cúmulo galáctico. Es el llamado efecto Sunyaev-Zel’dovich. Sigue leyendo

Estallidos rápidos de radio y naves extraterrestres

Vela impulsada por haces de radio

Ilustración artística de una vela impulsada por haces de radio generados en la superficie de un planeta. Las fugas de estos pulsos podrían verse en el cielo como FRBs. Crédito: M. Weiss/CfA.

¿Son pulsos de radio los causantes de una de las señales más misteriosas del espacio? Un nuevo artículo realizado por Manasvi Lingam y Avi Loeb del Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica indica que los estallidos rápidos de radio (FRB, por sus siglas en inglés) podrían tener su origen en pulsos de radio extraterrestres que son usados como faros o para impulsar velas extraterrestres.

La fuente de los FRBs, que son pulsos de ondas de radio que duran milisegundos pero son increíblemente brillantes, ha intrigado y desconcertado a los astrónomos durante años y en realidad no es la primera vez que se ha sugerido extraterrestres como explicación. Sigue leyendo

El polvo estelar antiguo arroja luz sobre las primeras estrellas

Galaxia A2744_YD4

Ilustración artística de la joven y remota galaxia A2744_YD4. Crédito: ESO/M. Kornmesser.

Un equipo internacional de astrónomos, liderado por Nicolas Laporte, del University College de Londres, ha utilizado ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array) para observar la galaxia A2744_YD4, la más joven y más alejada vista por ALMA. Se sorprendieron al descubrir que esta joven galaxia contiene una gran cantidad de polvo interestelar formado por la muerte de una generación anterior de estrellas.

Posteriores observaciones de seguimiento realizadas con el instrumento X-shooter, instalado en el Very Large Telescope (VLT) de ESO, confirmaron la enorme distancia que nos separa de A2744_YD4. Vemos la galaxia como era cuando el universo tenía sólo 600 millones de años, durante el período en el que se estaban formando las primeras estrellas y galaxias. Sigue leyendo

ALMA desentraña la naturaleza elíptica de las órbitas de un sistema binario

Sistema de LL Pegasi y estrella compañera

La figura muestra la imagen del gas molecular alrededor de LL Pegasi. Crédito: ALMA (ESO/NAOJ/NRAO)/Hyosun Kim et al.

Un equipo internacional de astrónomos encabezado por Hyosun Kim, del Instituto de Astronomía y Astrofísica Academia Sinica (ASIAA, Taiwán), encontró una manera de determinar la forma de la órbita de unas estrellas binarias que presentan períodos orbitales demasiado largos para ser medida directamente. Esto fue posible gracias a una observación de la antigua estrella LL Pegasi realizada con el avanzado telescopio Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA).

“Es muy emocionante ver una estructura en espiral tan bonita en el cielo. Nuestras observaciones revelaron que esta concha en espiral tiene una geometría tridimensional de una extraordinaria regularidad, y hemos desarrollado una teoría muy verosímil para explicar sus pormenores”, afirma Hyosun Kim. Sigue leyendo

Dos asteroides lejanos apoyan la hipótesis del “Planeta Nueve”

Objeto transneptuniano extremo y un planeta

Ilustración artística de un objeto transneptuniano extremo (a la derecha) y un planeta (izquierda) en los confines del Sistema Solar. Crédito: José Antonio Peñas (SINC).

Los “objetos transneptunianos extremos” (ETNO, por sus siglas en inglés) reciben ese nombre porque se mueven más allá de Neptuno, en órbitas muy alejadas respecto a la de la Tierra. Para hacerse una idea, nosotros orbitamos alrededor del Sol a una distancia media de una unidad astronómica (UA, 150 millones de km) y los objetos transneptunianos extremos lo hacen a más de 150 UA. Se conocen de forma indirecta un total de 21, y hasta ahora solo uno (Sedna) se había podido observar mediante espectroscopía. Sigue leyendo

Una nueva era para la supernova 1987A

Supernova 1987A

La supernova 1987A en múltiples longitudes de onda. Crédito: NASA, ESA y A. Angelich (NRAO); NASA, ESA y R. Kirshner (Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica y Fundación Gordon y Betty Moore); NASA/CXC/Penn State/K. Frank et al.; ALMA (ESO/NAOJ/NRAO) y R. Indebetouw (NRAO/AUI/NSF).

Hace tres décadas, los astrónomos encontraron una de las estrellas en explosión más brillantes que se hayan descubierto en más de 400 años. Una gigantesca supernova llamada 1987A (SN 1987A) que brilló con la intensidad de 100 millones de soles durante varios meses tras su descubrimiento, el 23 de febrero de 1987.

Desde aquella primera observación, SN 1987A ha seguido fascinando a los astrónomos con su asombroso espectáculo de luces. Esta explosión de supernova, ubicada en la Gran Nube de Magallanes, es la más cercana que se haya observado en cientos de años, y ha sido la mejor oportunidad que han tenido los astrónomos para estudiar el antes, durante y después de la muerte de una estrella. Sigue leyendo

Brotes de estrellas en galaxias donde no deberían nacer

Galaxias elípticas

Composición de las tres galaxias elípticas estudiadas, con la estructura en forma de brazos espirales delineada en contornos. Crédito: SDSS y CALIFA.

Las galaxias elípticas se caracterizan por su forma esferoidal, carente de rasgos destacables, y por un color rojizo que procede de una población estelar muy envejecida. Se trata de galaxias muy masivas donde la formación de estrellas se detuvo hace miles de millones de años. Sin embargo, un equipo internacional de astrónomos ha hallado, en tres galaxias elípticas del universo cercano, una estructura muy tenue similar a los brazos de las galaxias espirales que alberga estrellas en formación. Sigue leyendo

Ceres alberga compuestos orgánicos

Compuestos orgánicos en Ceres

Zonas alrededor del cráter Ernutet de Ceres donde se ha descubierto material orgánico (etiquetadas de la ‘a’ a la ‘f’). La intensidad de la banda de absorción orgánica se representa con colores, donde los más cálidos indican las concentraciones más altas. Crédito: NASA/JPL-Caltech/UCLA/ASI/INAF/MPS/DLR/IDA.

Entre las órbitas de Marte y Júpiter se mueve el planeta enano Ceres, el mayor de los objetos del cinturón de asteroides. La semana pasada, científicos italianos y estadounidenses informaron que han encontrado en su superficie un material orgánico alifático, formado por compuestos de carbono de cadena abierta implicados en la química que genera la vida. Sigue leyendo

La extraña órbita de Niku

Objeto del cinturón de Kuiper, KBO

Ilustración artística de un objeto del cinturón de Kuiper (KBO), a unos 6.400 millones de km del Sol. Crédito: NASA, ESA, y G. Bacon (STScI).

Un misterioso objeto en la región exterior del Sistema Solar orbita el Sol de una manera poco usual y los científicos no pueden explicar por qué.

El objeto ha sido apodado Niku, un adjetivo chino que significa “rebelde”, por el grupo de investigadores que anunciaron su descubrimiento en agosto de 2016. El nombre fue elegido debido a que la órbita del objeto es retrógrada, lo que significa que se mueve en la dirección opuesta de casi todos los demás objetos del Sistema Solar. Sigue leyendo

Datos contradictorios sobre un antiguo lago marciano

Curiosity

Autoretrato de Curiosity operando en el suelo marciano. Crédito: NASA/JPL-Caltech/MSSS.

Las concentraciones de CO2 en la atmósfera primitiva de Marte, hace 3.500 millones de años, eran demasiado bajas para que, en zonas como el cráter Gale, en el ecuador del Planeta Rojo, se depositaran sedimentos como los encontrados por el rover Curiosity de la NASA.

Así lo revela un equipo de investigadores de la NASA, junto al investigador Alberto Fairén del Centro de Astrobiología (mixto del CSIC y el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial). Sigue leyendo

Crean en Chile red de cámaras para la detección de meteoros y encontrar meteoritos

Cámara Observatorio El Sauce

Cámara ubicada en Observatorio El Sauce. Crédito: Instituto Milenio de Astrofísica.

El proyecto CHACANA (Chilean Allsky Camera Network for Astro-geosciences) ya cuenta con las primeras cámaras que funcionarán como prototipo para la creación de una red que permitirá el seguimiento de meteoros que entran a la atmósfera en todo el territorio nacional.

La importancia de recoger meteoritos a sólo días de su ingreso a la Tierra es lo que motivó a la geóloga Millarca Valenzuela, miembro del Instituto Milenio de Astrofísica MAS y del Centro de Astroingeniería UC (AIUC) a crear el primer sistema de seguimiento y observación de meteoros en Chile. CHACANA nace del trabajo interdisciplinario entre Millarca y el astrónomo Leonardo Vanzi, del AIUC, junto con la colaboración de Samuel Ropert, Vincent Suc y Andrés Jordán (también del MAS) especialistas de la empresa OBSTECH. Sigue leyendo

Esculpiendo sistemas solares

Discos protoplanetarios

Discos protoplanetarios de las estrellas HD97048 (izquierda), HD135344B (centro) y RXJ1615 (derecha) observados por SPHERE. Crédito: ESO.

Tres equipos de astrónomos han hecho uso de SPHERE, un avanzado instrumento para la detección de exoplanetas instalado en el Very Large Telescope (VLT), en el Observatorio Paranal de ESO, con el fin de arrojar luz sobre la enigmática evolución de incipientes sistemas planetarios. El auge en el número de exoplanetas conocidos en los últimos años ha convertido su estudio en uno de los campos más dinámicos de la astronomía moderna. Sigue leyendo

Una onda gigante detenida en la atmósfera de Venus

Venus visto por Akatsuki

Temperatura y radiación de Venus tomada por la sona Akatsuki. Crédito: Planet-C.

La sonda Akatsuki de la agencia espacial japonesa (Japan Aerospace Exploration Agency, JAXA) ha detectado una estructura enorme e inmóvil en la atmósfera de Venus, según desvela un nuevo estudio publicado en Nature Geoscience.

Se trata de un hecho difícil de explicar, dado que en la espesa atmósfera superior de Venus, las nubes de ácido sulfúrico se mueven a una velocidad de 100 metros por segundo, mucho más rápido que la rotación del planeta (donde un día dura más de lo que tarda en dar la vuelta al Sol). Sigue leyendo

Las variaciones lumínicas de KIC 8462852 podrían deberse a la destrucción de un planeta

Estrella consumiendo planeta rocoso

Ilustración artística de un planeta siendo desintegrado por su estrella. Foto: Universidad de Vanderbilt.

Después de una cena para muchas personas, puede tomar mucho tiempo limpiar todo. Las variaciones en el brillo de la estrella KIC 8462852 podrían ser causadas por una nube de escombros en órbita producida cuando la estrella engulló parciamente un planeta.

KIC 8462852 adquirió fama en 2015, cuando un equipo de astrónomos observó una serie de variaciones abruptas en su luminosidad, disminuyendo hasta 22% antes de volver a la normalidad. Sigue leyendo

La Luna se pudo formar mediante múltiples impactos

Formación de la Luna por impactos

Modelo de formación de la Luna mediante múltiples impactos. Crédito: Raluca Rufu et al./Nature Geoscience .

Una de las teorías más aceptadas sobre la formación de la Luna es que surgió por los restos que salieron de la colisión de un objeto gigante del tamaño de Marte, llamado Theia, contra la joven Tierra.

Sin embargo, investigadores del Instituto Weizmann de Ciencias (Israel) plantean ahora que no fue por la colisión de un solo objeto de gran tamaño, sino de varios más pequeños, hasta 20. Sigue leyendo