A través del polvo de la Pequeña Nube de Magallanes

Pequeña Nube de Magallanes

Imagen de la Pequeña Nube de Magallanes obtenida por VISTA. Crédito: ESO/VISTA VMC.

La Pequeña Nube de Magallanes (SMC por sus siglas en inglés) es una galaxia enana, más pequeña que su gemela, la Gran Nube de Magallanes (LMC). Son dos de nuestras galaxias vecinas más cercanas: SMC se encuentra a unos 200.000 años-luz de distancia, tan sólo una doceava parte de la distancia a la conocida galaxia de Andrómeda. Como resultado de las interacciones entre ellas y con la propia Vía Láctea, ambas tienen una forma bastante peculiar. Sigue leyendo

Evidencia del desarrollo de protoanillos en Marte

MAVEN

Ilustración artística de MAVEN orbitando Marte. Crédito: Centro de Vuelo Espacial Goddard.

Un par de investigadores en India, utilizando los datos enviados por la sonda MAVEN (Mars Atmosphere and Volatile Evolution) de la NASA, ha descubierto posible evidencia del desarrollo de anillos alrededor del Planeta Rojo. En su artículo, J.P. Pabari y P.J. Bhalodi describen los datos, lo que la sonda midió, y la probabilidad de que parte del polvo que rodea a Marte pueda un día acumularse en un conjunto de anillos alrededor del planeta.

Los científicos han especulado durante muchos años que algún día (entre 20 y 70 millones de años a partir de ahora), Marte tendrá anillos alrededor de su ecuador similares a los que vemos alrededor de Saturno en la actualidad; esto se debe a que el material que compone sus dos lunas es inestable y probablemente hará que ambas se despedacen al acercarse al planeta debido a su gravedad. Sigue leyendo

Una “Gran mancha fría” en Júpiter

Mancha fría en Júpiter

Imagen de la “Gran mancha fría” de Júpiter captada por el instrumento CRIRES. Crédito: ESO/T. Stallard.

La Gran Mancha Roja de Júpiter es una tormenta gigantesca en la que cabrían varias Tierras. Durante siglos, ha soplado embravecida vientos de más de 600 kilómetros por hora. Pero tiene un rival: los astrónomos han descubierto que Júpiter tiene una segunda gran mancha, esta vez una gran mancha fría.

Para este hallazgo, los astrónomos han utilizado el instrumento CRIRES, instalado en el Very Large Telescope de ESO, junto con otras instalaciones. Estudiando las regiones polares del planeta, han encontrado una mancha oscura en la atmósfera superior (debajo de la aurora, a la izquierda) unos 200 °C más fría que sus alrededores. Sigue leyendo

Descubierta la estrella más cercana a un agujero negro

Enana blanca y agujero negro X9

Ilustración artística de la enana blanca y el agujero negro del sistema X9 en el cúmulo 47 Tucanae. Crédito: NASA/CXC/M.Weiss y A. Bahramian.

Un equipo de astrónomos ha encontrado evidencia de una estrella que orbita un agujero negro dos veces por hora. Esta puede ser la danza orbital más estrecha detectada hasta ahora entre un agujero negro y una estrella.

Este descubrimiento fue realizado utilizando los observatorios NuSTAR y Chandra de la NASA, y el conjunto Australia Telescope Compact Array (ATCA) de CSIRO.

La pareja estelar se encuentra en el cúmulo globular 47 Tucanae, un denso conjunto de estrellas a unos 14.800 años-luz de la Tierra. Sigue leyendo

¿Qué pasaría si un asteroide impacta en el océano?

Impacto asteroide en océano

Ilustración del impacto de un asteroide en el océano y el vapor de agua generado. Crédito: LANL.

El 70% de la superficie de la Tierra está cubierta de agua, lo que significa que si tuviéramos la desgracia de ser impactados por un enorme asteroide, probablemente “salpicaría” mucha agua. Un equipo de científicos del Laboratorio Nacional de Los Álamos (LANL) decidió recientemente modelar lo que pasaría si un asteroide impactara en el mar. A pesar de lo apocalíptico que parece el tema, los resultados son bastante esperanzadores. Sigue leyendo

Desvelando el campo magnético de la Tierra

Anomalía magnética, Bangui

Anomalía magnética en Bangui. Crédito: ESA/DTU Space/DLR.

Los satélites Swarm de la ESA están detectando minúsculos detalles en una de las capas más difíciles de observar del campo magnético de la Tierra y estudiando la historia magnética oculta en la corteza de nuestro planeta.

Podemos imaginar el campo magnético terrestre como una enorme envoltura que nos protege de la radiación cósmica y las partículas cargadas que bombardean nuestro planeta con el viento solar. Sin él no existiría la vida tal y como la conocemos. Sigue leyendo

Así perdió Marte su atmósfera

Atmósfera de Marte

Ilustración del frío y seco ambiente actual en Marte (izquierda) y el que pudo tener en el pasado (derecha). Crédito: Centro de Vuelo Espacial Goddard.

Los últimos análisis de la delgada atmósfera de Marte demuestran que esta se ha reducido en los últimos millones de años debido al bombardeo de partículas del viento solar, que han arrastrado los gases marcianos hacia el espacio, produciendo cambios significativos en el clima del planeta.

“Esto ha contribuido a la transición del clima templado, caliente y húmedo que tuvo Marte en el pasado a la fría, seca y delgada atmósfera que conserva hoy”, explica un grupo de investigadores liderados por Bruce Jakosky desde la Universidad de Colorado en Boulder (EE.UU.). Sigue leyendo

Buscando obtener la primera imagen de un agujero negro

Telescopios de GMVA y EHT

Ubicación de los telescopios participantes del Global mm-VLBI Array (GMVA) y del Event Horizon Telescope (EHT). Crédito: ESO/O. Furtak.

El centro de nuestra galaxia alberga un monstruo cósmico: un agujero negro supermasivo conocido como Sagitario A*, cuya masa equivale a unos cuatro millones de veces la masa del Sol. Su gravedad es tan intensa que ni siquiera la luz escapa a su fuerza de atracción, lo que significa que no lo podemos ver y si no fuera por su influencia gravitacional sobre las estrellas que lo rodean, ¡ni siquiera sabríamos que existe! Sin embargo, se ha puesto en marcha una ambiciosa colaboración para obtener una imagen del horizonte de eventos del agujero negro. Sigue leyendo

Estrellas que nacen de agujeros negros supermasivos

Estrellas naciendo de agujeros negros supermasivos

Ilustración artística de una galaxia formando estrellas dentro de los potentes chorros de material lanzados por los agujeros negros supermasivos situados en su centro. Crédito: ESO/M. Kornmesser.

Un grupo europeo de astrónomos, dirigido por investigadores del Reino Unido, ha utilizado los instrumentos MUSE y X-shooter, instalados en el Very Large Telescope (VLT) de ESO, en el Observatorio Paranal (Chile), para estudiar una colisión que está teniendo lugar entre dos galaxias, conocidas colectivamente como IRAS F23128-5919. Estas galaxias se encuentran a unos 600 millones de años-luz de la Tierra. El equipo observó los colosales chorros de material, que se originan cerca del agujero negro supermasivo situado en el centro de la galaxia más al sur, y han encontrado la primera evidencia clara de que hay estrellas naciendo dentro de ellos. Sigue leyendo

ALMA observa un “agujero cósmico”

Efecto SZ en cúmulo galáctico RX J1347.5-1145

La imagen muestra la medición del efecto SZ en el cúmulo galáctico RX J1347.5-1145 obtenida con ALMA (azul). La imagen de fondo fue captada por el telescopio Hubble. Crédito: ALMA(ESO/NAOJ/NRAO), Kitayama et al., Telescopio Espacial Hubble NASA/ESA.

Un equipo de investigadores usó el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA) para obtener una imagen de radio de un “agujero” alrededor de un cúmulo galáctico situado a 4.800 millones de años-luz de la Tierra. Se trata de la imagen de mayor resolución obtenida a la fecha de un agujero de este tipo, provocado por el efecto Sunyaev-Zel’dovich (efecto SZ). La imagen demuestra la capacidad de ALMA para estudiar la distribución y la temperatura del gas presente alrededor de los cúmulos de galaxias a través del efecto SZ.

Un equipo de investigación dirigido por Tetsu Kitayama, profesor de la Universidad Toho (Japón), usó ALMA para estudiar el gas caliente de un cúmulo galáctico. Este gas es un elemento clave para comprender la naturaleza y la evolución de los cúmulos galácticos. Aunque no emite ondas de radio detectables por ALMA, el gas caliente dispersa las ondas de radio del fondo cósmico de microondas y produce un “agujero” alrededor del cúmulo galáctico. Es el llamado efecto Sunyaev-Zel’dovich. Sigue leyendo

Estallidos rápidos de radio y naves extraterrestres

Vela impulsada por haces de radio

Ilustración artística de una vela impulsada por haces de radio generados en la superficie de un planeta. Las fugas de estos pulsos podrían verse en el cielo como FRBs. Crédito: M. Weiss/CfA.

¿Son pulsos de radio los causantes de una de las señales más misteriosas del espacio? Un nuevo artículo realizado por Manasvi Lingam y Avi Loeb del Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica indica que los estallidos rápidos de radio (FRB, por sus siglas en inglés) podrían tener su origen en pulsos de radio extraterrestres que son usados como faros o para impulsar velas extraterrestres.

La fuente de los FRBs, que son pulsos de ondas de radio que duran milisegundos pero son increíblemente brillantes, ha intrigado y desconcertado a los astrónomos durante años y en realidad no es la primera vez que se ha sugerido extraterrestres como explicación. Sigue leyendo

El polvo estelar antiguo arroja luz sobre las primeras estrellas

Galaxia A2744_YD4

Ilustración artística de la joven y remota galaxia A2744_YD4. Crédito: ESO/M. Kornmesser.

Un equipo internacional de astrónomos, liderado por Nicolas Laporte, del University College de Londres, ha utilizado ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array) para observar la galaxia A2744_YD4, la más joven y más alejada vista por ALMA. Se sorprendieron al descubrir que esta joven galaxia contiene una gran cantidad de polvo interestelar formado por la muerte de una generación anterior de estrellas.

Posteriores observaciones de seguimiento realizadas con el instrumento X-shooter, instalado en el Very Large Telescope (VLT) de ESO, confirmaron la enorme distancia que nos separa de A2744_YD4. Vemos la galaxia como era cuando el universo tenía sólo 600 millones de años, durante el período en el que se estaban formando las primeras estrellas y galaxias. Sigue leyendo

ALMA desentraña la naturaleza elíptica de las órbitas de un sistema binario

Sistema de LL Pegasi y estrella compañera

La figura muestra la imagen del gas molecular alrededor de LL Pegasi. Crédito: ALMA (ESO/NAOJ/NRAO)/Hyosun Kim et al.

Un equipo internacional de astrónomos encabezado por Hyosun Kim, del Instituto de Astronomía y Astrofísica Academia Sinica (ASIAA, Taiwán), encontró una manera de determinar la forma de la órbita de unas estrellas binarias que presentan períodos orbitales demasiado largos para ser medida directamente. Esto fue posible gracias a una observación de la antigua estrella LL Pegasi realizada con el avanzado telescopio Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA).

“Es muy emocionante ver una estructura en espiral tan bonita en el cielo. Nuestras observaciones revelaron que esta concha en espiral tiene una geometría tridimensional de una extraordinaria regularidad, y hemos desarrollado una teoría muy verosímil para explicar sus pormenores”, afirma Hyosun Kim. Sigue leyendo

Dos asteroides lejanos apoyan la hipótesis del “Planeta Nueve”

Objeto transneptuniano extremo y un planeta

Ilustración artística de un objeto transneptuniano extremo (a la derecha) y un planeta (izquierda) en los confines del Sistema Solar. Crédito: José Antonio Peñas (SINC).

Los “objetos transneptunianos extremos” (ETNO, por sus siglas en inglés) reciben ese nombre porque se mueven más allá de Neptuno, en órbitas muy alejadas respecto a la de la Tierra. Para hacerse una idea, nosotros orbitamos alrededor del Sol a una distancia media de una unidad astronómica (UA, 150 millones de km) y los objetos transneptunianos extremos lo hacen a más de 150 UA. Se conocen de forma indirecta un total de 21, y hasta ahora solo uno (Sedna) se había podido observar mediante espectroscopía. Sigue leyendo

Una nueva era para la supernova 1987A

Supernova 1987A

La supernova 1987A en múltiples longitudes de onda. Crédito: NASA, ESA y A. Angelich (NRAO); NASA, ESA y R. Kirshner (Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica y Fundación Gordon y Betty Moore); NASA/CXC/Penn State/K. Frank et al.; ALMA (ESO/NAOJ/NRAO) y R. Indebetouw (NRAO/AUI/NSF).

Hace tres décadas, los astrónomos encontraron una de las estrellas en explosión más brillantes que se hayan descubierto en más de 400 años. Una gigantesca supernova llamada 1987A (SN 1987A) que brilló con la intensidad de 100 millones de soles durante varios meses tras su descubrimiento, el 23 de febrero de 1987.

Desde aquella primera observación, SN 1987A ha seguido fascinando a los astrónomos con su asombroso espectáculo de luces. Esta explosión de supernova, ubicada en la Gran Nube de Magallanes, es la más cercana que se haya observado en cientos de años, y ha sido la mejor oportunidad que han tenido los astrónomos para estudiar el antes, durante y después de la muerte de una estrella. Sigue leyendo