Científicos aficionados realizan descubrimientos increíbles

En esta imagen, el "Voorwerp" flota cerca de una galaxia espiral. Crédito: Telescopio Espacial Hubble NASA/ESA

“En algún lugar, algo increíble espera ser conocido”, escribió Carl Sagan.

Y ahora usted puede ser quien lo descubra, gracias a Zooniverse (palabra en idioma inglés compuesta de Zoo: zoológico, y Universe: universo), un sitio único en internet para los ciudadanos interesados en la ciencia. Los voluntarios (conocidos como científicos aficionados o científicos ciudadanos) de Zooniverse, quienes se autodenominan “Zooites”, están trabajando en un proyecto llamado Galaxy Zoo (palabra en idioma inglés compuesta de Galaxy: galaxia y Zoo: zoológico), clasificando imágenes de galaxias distantes fotografiadas por el Telescopio Espacial Hubble, de la NASA.

“Las personas no solamente son mejores que las computadoras para detectar las sutilezas que diferencian las galaxias, sino que pueden hacer cosas que las computadoras no pueden, como por ejemplo detectar cosas que parecen interesantes”, explica Chris Lintott, quien es el director de Zooniverse, y astrónomo de la Universidad de Oxford.

Hanny van Arkel, una profesora holandesa que trabaja como voluntaria en el proyecto, descubrió un extraño objeto verde (en la imagen) flotando en su ‘sopa cósmica’.

Cuando van Arkel notó este inusual objeto verdoso y subió la imagen en el foro Galaxy Zoo, y ni siquiera los expertos sabían qué era. Lo nombraron “Voorwep”, que en idioma holandés significa “objeto”.

Otro grupo de “Zooites” encontró ‘guisantes’ verdes en su ‘sopa cósmica’ y apodó a su grupo los “Peas-Corp” (o la corporación guisante, en idioma español).

Los guisantes resultaron ser pequeñas galaxias verdes, redondas, de aproximadamente una décima parte del tamaño de la Vía Láctea. Ahora se cree que éstas son las fábricas de estrellas más eficientes del Universo, las cuales rápidamente forman enormes cantidades de estrellas. “Fue fácil encontrar ‘guisantes’ por computadora una vez que supimos que estaban allí, pero sin el factor humano nunca los hubiéramos notado”, dice Lintott.

Lintott dio inicio a Zooniverse en el año 2007 con el fin de resolver un problema muy grande y único: “Tenía muchas galaxias en mis manos”, explica él.

Asimismo, Lintott clasificó, según la forma, un millón de imágenes de galaxias tomadas por el programa Sloan Digital Sky Survey (Exploración Digital del Espacio Sloan, en idioma español). Primero, hizo lo que cualquier científico que se precie hubiera hecho: “Le pedí a un estudiante de posgrado que las clasificara”.

El estudiante era bueno para eso, pero después de que catalogó 50.000 imágenes, era obvio que necesitaba ayuda -mucha ayuda- para clasificar las otras 950.000. La solución se le ocurrió a Lintott y al muy aliviado estudiante mientras estaban sentados en un bar: “¿Por qué no pedir voluntarios?”. Zooniverse y su primer proyecto, Galaxy Zoo, habían nacido.

“Quedamos anonadados por la respuesta. Tuvimos tanto éxito que nuestro servidor colapsó durante la primera mañana”.

Rápidamente resolvieron el problema del servidor y el proyecto prosiguió su marcha. Con el Telescopio Espacial Hubble, Galaxy Zoo lleva a los voluntarios más profundo que nunca hacia el cosmos. Y el equipo Zooniverse ha demostrado que las clasificaciones de los “Zooites” son tan buenas como aquellas hechas por astrónomos profesionales.

“Su contribuciones son extremadamente importantes”, dice Lintott. “Ellos nos están ayudando a aprender cómo se forman y evolucionan las galaxias. Y toman su trabajo muy seriamente”.

Pero eso no evita que tengan una sensación de aventura y de absoluta diversión mientras investigan.

“Hace poco tiempo, algunos ‘Zooites’ nos pidieron que los lleváramos en peregrinación al lugar donde había nacido Zooniverse. ¡Hubo una gran celebración en el bar aquella noche!”

Después de que Galaxy Zoo estuvo en marcha, científicos comenzaron a acercarse a Lintott en conferencias para pedirle ayuda. “Ellos se dieron cuenta de que habíamos encontrado una manera genial de clasificar muchos datos rápidamente”.

Ahora, Zooniverse ofrece diversos proyectos de “ciencia ciudadana”, entre los cuales se incluyen tres proyectos más en los que se utiliza información proporcionada por la NASA. Los voluntarios de Moon Zoo (palabra en idioma inglés compuesta de Moon: Luna y Zoo: zoológico) usan datos proporcionados por el Orbitador de Reconocimiento Lunar de la NASA, para contar cráteres, ayudando de este modo a escribir la historia de la Luna. Participantes del proyecto Vía Láctea rastrean imágenes infrarrojas reunidas en dos sondeos de regiones interiores de la Vía Láctea llevados a cabo por el Telescopio Espacial Spitzer, de la NASA. Ellos colaboran con los astrónomos para catalogar características intrigantes, confeccionar mapas de nuestra galaxia y planear futuras investigaciones. Los cazadores de planetas de Zooniverse ayudan al telescopio Kepler, de la NASA, a encontrar estrellas que podrían albergar planetas.

“Me encantaría confirmar uno de sus descubrimientos y poder enviar un correo electrónico a alguien diciendo: ‘¡Usted ha encontrado un planeta!'”

Ahora, por favor disculpe a este escritor. Tiene que realizar una cacería de planetas.

Fuente: Ciencia@NASA

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...