Climas extremos en el Sistema Solar (Parte 1/2)

Mancha Júpiter

Representación artística de la Gran Mancha de Júpiter.
Crédito de la imagen: NASA/JPL/Björn Jonsson (IAAA).

El clima en la Tierra es mucho más agradable que en cualquier otro planeta de nuestro sistema solar. Por supuesto, hay veces en la que usted tiene que llevarse un paraguas, las plantas de sus pantalones se mojan enteras, y el viento levanta y transporta el polen que puede causar terribles alergias. Pero por suerte usted no tiene que preocuparse por el ácido sulfúrico que cae del cielo.

En nuestro Sistema Solar encontramos un clima bastante extremo. Aquí os dejo algunos ejemplos:

Mercurio

Mercurio tiene unos cambios de temperatura increíbles, desde los 480 grados centígrados hasta los -180 grados centígrados. Crédito: MESSENGER Teams, JHU APL, NASA

Mercurio tiene unos cambios de temperatura increíbles, desde los 480 grados centígrados hasta los -180 grados centígrados.
Crédito: MESSENGER Teams, JHU APL, NASA

Mercurio casi no tiene atmósfera, pero eso no significa que no tenga condiciones físicas extremas. Como este planeta es el más cercano al Sol, no es de extrañar que su temperatura pueda llegar a ser extremadamente caliente. Pero la falta de atmósfera significa que no capaz de retener el calor y por lo tanto puede tener cambios de temperatura increíbles.

Además, Mercurio no tiene un eje de inclinación muy pronunciado. Debido a esto, no tiene cambios estacionales en el clima. También gira muy lentamente, ya que sólo completa tres vueltas sobre su eje cada dos años. Cuando Mercurio está más cerca del Sol, la temperatura de su superficie puede llegar a más de 4300C. Durante la noche, las temperaturas pueden descender hasta los -1800C.

Si un ser humano fuera a visitar Mercurio, él o ella estallaría en llamas o se congelaría, dependiendo de donde aterrice la nave espacial.

Venus

Representación artística de Venus. Venus es un puro infierno, con temperaturas extremadamente calientes, una presión aplastante, y lluvia de ácido sulfúrico.  Crédito: SSV, MIPL, Magellan Team, NASA

Representación artística de Venus. Venus es un puro infierno, con temperaturas extremadamente calientes, una presión aplastante, y lluvia de ácido sulfúrico.
Crédito: SSV, MIPL, Magellan Team, NASA

Nuestro vecino Venus es esencialmente un ejemplo de cómo los gases de efecto invernadero pueden llegar a crear un entorno completamente infernal. Con un ambiente súper denso en dióxido de carbono (en su mayoría), Venus es capaz de atrapar y retener mucha más radiación solar que Mercurio, lo que le permite alcanzar unas temperaturas súper altas. La temperatura de su superficie se mantiene relativamente constante durante todo el año, a unos 4800C. La presión sobre Venus es aproximadamente 90 veces más alta que la presión al nivel del mar aquí en la Tierra. Con el fin de recrear esta presión aquí, un buceador tendría que aventurarse unos 1.000 metros de profundidad en el océano.

La lluvia en Venus es casi puramente ácido sulfúrico, que es extremadamente corrosivo. El ácido sulfúrico puede erosionar la ropa casi al instante y producir quemaduras graves en la piel. Sin embargo, la temperatura en la superficie de Venus es tan grande, que la lluvia se evapora antes de llegar al suelo. Hay un poco de agua en la atmósfera, que puede producir explosiones violentas cuando se encuentra con el ácido sulfúrico. Aunque Venus es sólo un poco más pequeño que la Tierra, la atmósfera sólo tarda unas cuatro horas en dar una vuelta completa alrededor del planeta. En la Tierra, esta misma tarea tarda alrededor de 243 días.

Incluso con estas temperaturas extremadamente altas, hay nieve en Venus. Bueno, no es la nieve tal y como la conocemos. Es un remanente basáltico helado de metales que se vaporizan en la atmósfera.

Ni se imagine lo que pasaría si un humano fuera a visitar Venus. Ni siquiera hemos enviado sondas que duraran más de un par de horas en la superficie, debido a las condiciones extremas.

Marte

Imagen de una tormenta de polvo, de 20 km de altura, sobre la superficie de Marte. Crédito: NASA/ JPl-Caltech/ UA

Imagen de una tormenta de polvo, de 20 km de altura, sobre la superficie de Marte.
Crédito: NASA/ JPl-Caltech/ UA

Actualmente Marte está siendo investigado enormemente, ya que algunos creen que pudo albergar vida en el pasado y que nos podría dar pistas sobre el origen de la vida en la Tierra.

Como demuestran muchas observaciones, alguna vez en el pasado tuvo que fluir agua en la superficie de Marte, por lo que tiene que haber habido una atmósfera capaz de sostener agua líquida. Ahora la superficie está completamente seca, y enormes ciclones de polvo pueden destrozar el paisaje.

La atmósfera que falta en Marte es todo un misterio, y también hay un montón de fenómenos climatológicos extraños en el planeta. Los polos están cubiertos de capas de hielo, y hay tormentas de nieve intensas. Mientras que nuestra nieve está hecha de agua congelada, la nieve de Marte está hecha de dióxido de carbono congelado, lo que conocemos como “hielo seco”.

Al igual que Mercurio, Marte tiene una atmósfera súper delgada, y por lo tanto tiene dificultades para conservar el calor del Sol. Durante el día, las temperaturas en el ecuador pueden estar alrededor de los 200C, pero por la noche en ese mismo punto pueden descender a los -500C.

En Marte, las enormes tormentas de polvo pueden ocurrir con bastante facilidad. Mientras que en la Tierra los remolinos de polvo suceden en las zonas secas, en Marte pueden envolver todo el planeta en el transcurso de unos pocos días.

En cuanto a las misiones tripuladas a Marte, puede que no tengan que esperar mucho tiempo. Se espera que los planes y las misiones para enviar los primeros astronautas a Marte se desarrollen en las próximas décadas.

Júpiter

No hace falta tener un telescopio particularmente grande para ver que Júpiter tiene una gran cantidad de tormentas gigantescas. La más famosa de estas tormentas se la conoce como la Gran Mancha Roja (GRS), que se ha estado librando como un huracán por lo menos durante 400 años. Esta tormenta es tan masiva que podrían fácilmente caber dentro de ella tres Tierras.

Las manchas rojas de Júpiter, fotografiadas por el astrónomo aficionado Christopher Go, el 27 de febrero de 2006. El nombre oficial de esta tormenta es “Oval BA”, pero “Red Jr.” queda mejor.

Las manchas rojas de Júpiter, fotografiadas por el astrónomo aficionado Christopher Go, el 27 de febrero de 2006. El nombre oficial de esta tormenta es “Oval BA”, pero “Red Jr.” queda mejor.

Hay otro punto conocido como el Oval BA, que fue descubierto hace unos siete años, y que ahora se está moviendo más rápido que la otra mancha más grande, e incluso parece estar aumentando de tamaño.

Las rayas de Júpiter son causadas por las corrientes en chorro. Las corrientes en chorro en la Tierra varían, aunque por lo general sólo hay 1 o 2 en cada hemisferio. Júpiter es el hogar de al menos unas 30 rayas que recorren el planeta en direcciones opuestas, y que pueden alcanzar velocidades de más de 482 km/h. Las nubes que aparecen como rayas se componen de amoniaco congelado, ya que la temperatura en la parte superior de la atmósfera es de unos -1400C. A principios de este año, se descubrió que Júpiter puede formar diamantes en su atmósfera.

Europa

Representación artística de la superficie de Europa, recubierta de hielo, con una profundidad de 100 metros. Esta superficie envuelve a un océano de agua salada que podría contener los ingredientes básicos para la vida. Crédito: NASA/ JPL-Caltech

Representación artística de la superficie de Europa, recubierta de hielo, con una profundidad de 100 metros. Esta superficie envuelve a un océano de agua salada que podría contener los ingredientes básicos para la vida.
Crédito: NASA/ JPL-Caltech

Algunas de las 67 lunas de Júpiter también pueden tener un clima bastante intenso. La superficie de Europa está cubierta por un océano de agua salada de 100 kilómetros de profundidad, que a su vez está encerrado en una capa de hielo. Europa puede incluso tener algunos de los compuestos químicos necesarios para la vida, por lo que tiene a muchos astrobiólogos entusiasmados.

Ío

Io tiene cientos de volcanes que pueden disparar a más de cientos de kilómetros de altura sobre la superficie.  Crédito: NASA/ JPL

Io tiene cientos de volcanes que pueden disparar a más de cientos de kilómetros de altura sobre la superficie.
Crédito: NASA/ JPL

Ío tiene cientos de volcanes en su superficie, que responden a las fluctuaciones gravitacionales de Júpiter. Si bien estos puntos activos pueden superar los 14000C, otras manchas de la luna se deben a la congelación. Debido a la baja gravedad de la luna, estas erupciones volcánicas se pueden disparar a más de 402 kilómetros de altura sobre la superficie. A principios de este año, se descubrió que los volcanes no están donde deberían estar, basado en los modelos de temperaturas.

Ver parte 2

Fuente: IFLScience

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...