Dos cometas como posible origen de la señal Wow!

Cometa West (C/1975 V1)‎

El cometa West (C/1975 V1)‎ observado en 1975-1976. Crédito: P. Stättmayer/ESO.

El 15 de agosto de 1977, el radiotelescopio Big Ear de la Universidad Estatal de Ohio captó una poderosa señal procedente del espacio. Algunos creen que esta fue la primera detección de una transmisión extraterrestre. Ahora, un nuevo estudio indica que es posible que algo más cercano haya sido la fuente: un par de cometas.

La señal –conocida como la “señal Wow!” debido a una nota escrita por el astrónomo Jerry Ehman, quien la encontró– fue detectada en los 1.420 megahertz, correspondiente a una longitud de onda de 21 centímetros. Los investigadores han considerado esta longitud como un lugar auspicioso donde buscar, ya que es una de las principales frecuencias en que los átomos de hidrógeno, el elemento más común en el Universo, absorbe y emite energía. Además, esta frecuencia penetra fácilmente la atmósfera.

Pero 40 años después, no hemos vuelto a escuchar algo como esto. El análisis de la señal descartó un satélite, y una señal reflejada originada en la Tierra es poco probable debido a las regulaciones de transmisiones prohibidas en ese rango de frecuencia.

La intensidad de la señal aumentó y disminuyó durante 72 segundos, que es el periodo de tiempo que Big Ear podría mantener un objeto en su campo de visión debido a la rotación de la Tierra. Esto significa que claramente provino del espacio. Entonces, ¿qué era?

Antonio Paris, profesor de astronomía en el St Petersburg College en Florida, piensa que la señal podría haber venido de uno o dos cometas. Paris apunta a dos sospechosos, llamados 266P/Christensen y P/2008 Y2 (Gibbs). “Tuve la idea cuando estaba manejando mi auto y me pregunté si un cuerpo planetario, moviéndose suficientemente rápido, podría ser la fuente”, dice.

Nubes de hidrógeno

Los cometas liberan una enorme cantidad de hidrógeno conforme se mueven alrededor del Sol. Esto ocurre debido a que la luz ultravioleta rompe su agua congelada, creando una nube de gas que se extiende a millones de kilómetros del cometa.

Si los cometas estuvieran pasando frente a Big Ear en 1977, habrían generado una señal aparentemente corta, ya que el telescopio (ahora desmontado) tenía un campo de visión fijo. Las búsquedas posteriores en esa misma área –como lo hicieron otros radiotelescopios– no encontrarían nada. Paris dice que al trazar las posiciones de los cometas hacia atrás en el tiempo, el posible origen de la señal Wow! cae justo donde los cometas habrían estado.

Señal Wow!

Señal Wow! Crédito: Radio Observatorio de la Universidad Estatal de Ohio/NAAPO.

Ninguno de los cometas se conocía en 1977; ambos fueron descubiertos en la última década, lo que significaría que nadie habría pensado en buscarlos. La probabilidad de que cualquier telescopio los captara en la región de la señal Wow! por casualidad era bastante baja.

Para probar su idea, Paris propone observar la misma región del espacio cuando los cometas estén de vuelta. El cometa 266P/Christensen transitará la región primero el 25 de enero de 2017, y luego P/2008 Y2 (Gibbs) lo hará el 7 de enero de 2018. Un análisis de la señal de hidrógeno de los cometas debería revelar si Paris está en lo correcto.

Dudas

Algunos investigadores son escépticos; dicen que no está claro que los cometas puedan liberar suficiente hidrógeno para generar algo similar a la señal Wow!. James Bauer del Laboratorio de Propulsión a Chorro en Pasadena, California, está de acuerdo en que el hidrógeno de los cometas puede extenderse bastante lejos, pero piensa que la señal detectada no será suficientemente fuerte. “Si los cometas fueran brillantes en radio en [la longitud de onda de] 21 centímetros, estaría desconcertado en cuanto a por qué no son observados más a menudo en esas longitudes de onda”, señala.

Paris indica que futuras observaciones determinarán si él está en lo correcto. Una pieza crucial de evidencia será cuán rápido se mueven los cometas a través del cielo. Demasiado lento y Big Ear habría observado otra señal 24 horas después cuando volviera a apuntar hacia la misma área, a diferencia de la señal Wow! que no volvió a detectarse. “La hipótesis debe ser probada antes que sea descartada”, dice.

El artículo “Hydrogen Clouds from Comets 266/P Christensen and P/2008 Y2 (Gibbs) are Candidates for the Source of the 1977 “WOW” Signal” será publicado en Journal of the Washington Academy of Sciences.

Fuente: New Scientist

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Esta entrada fue publicada en Otros y etiquetada , por Felipe Campos. Guarda enlace permanente.
Felipe Campos

Acerca de Felipe Campos

Ingeniero en Informática. Atraído desde pequeño por la ciencia, y aficionado a la astronomía desde hace algunos años. Con el tiempo que dispone, intenta acercar esta ciencia a la gente, ya sea mediante la publicación de artículos o de eventos y actividades astronómicas en Chile. Traductor de ESOcast para el Observatorio Europeo Austral.