Curiosity descubre que Marte tuvo condiciones propicias para la vida

Dos ambientes acuosos diferentes

Rocas observadas por Opportunity (izquierda) y Curiosity (derecha) en dos lugares diferentes de Marte. Crédito: NASA/JPL-Caltech/Cornell/MSSS.

Un análisis de una muestra de roca recogida por el rover Curiosity de la NASA demuestra que el Marte de la antigüedad podría haber albergado microbios vivos.

Los científicos identificaron azufre, nitrógeno, hidrógeno, oxígeno, fósforo y carbono –algunos de los ingredientes químicos clave para la vida- en el polvo que Curiosity extrajo de una roca sedimentaria cerca del antiguo lecho de un arroyo en el cráter Gale el mes pasado en el Planeta Rojo.

“Una pregunta fundamental para esta misión es si Marte podría haber mantenido un entorno habitable”, dijo Michael Meyer, científico principal del Programa de Exploración de Marte de la NASA en las oficinas centrales de la agencia en Washington. “Por lo que sabemos ahora, la respuesta es sí”.

Las pistas de este entorno habitable provienen de los datos enviados por los instrumentos SAM (Sample Analysis at Mars) y CheMin (Chemistry and Mineralogy) del rover. Los datos indican que el área Yellowknife Bay que Curiosity está explorando fue el final de un antiguo sistema de ríos o el lecho de un lago intermitente que podría haber proporcionado energía química y otras condiciones favorables para los microbios. La roca está compuesta por lutita de grano fino que contiene minerales arcillosos, sulfatos y otros compuestos químicos. Este antiguo ambiente húmedo, a diferencia de otros en Marte, no era demasiado oxidante, ácido ni extremadamente salado.

La porción de roca donde Curiosity taladró para obtener su primera muestra se encuentra en una antigua red de canales que descendían desde el borde del cráter Gale. La roca también es una lutita de grano fino y muestra evidencia de múltiples periodos de condiciones húmedas, incluyendo nódulos y vetas.

La perforación de Curiosity recogió la muestra en un sitio a solo unos pocos cientos de metros del lugar donde el rover descubrió un antiguo cauce en septiembre de 2012.

“Los minerales de arcilla componen al menos el 20 por ciento de la composición de esta muestra”, dijo David Blake, investigador principal del instrumento CheMin en el Centro de Investigación Ames de la NASA en Moffett Field, California.

Estos minerales arcillosos son un producto de la reacción de agua relativamente fresca con minerales ígneos, como olivino, también presente en el sedimento. La reacción podría haber tenido lugar dentro del depósito sedimentario, durante el transporte del sedimento, o en la región de origen del sedimento. La presencia de sulfato de calcio junto con la arcilla sugiere que el suelo es neutro o ligeramente alcalino.

Los científicos se sorprendieron al descubrir una mezcla de compuestos químicos oxidados, menos oxidados, e incluso no oxidados, proporcionando un gradiente de energía del tipo del que muchos microbios en la Tierra explotan para vivir. Se observaron indicios de esta oxidación parcial por primera vez cuando se descubrió que el polvo de la perforación era gris en lugar de rojo.

“La gama de ingredientes químicos que hemos identificado en la muestra es sorprendente, y sugiere parejas tales como sulfatos y sulfuros que indican una posible fuente de energía química para los microorganismos”, dijo Paul Mahaffy, investigador principal del conjunto de instrumentos SAM en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland.

Una muestra adicional de la perforación será usada para ayudar a confirmar estos resultados para varias de las trazas de gases analizadas por el instrumento SAM.

“Hemos caracterizado un ‘Marte gris’ muy antiguo, pero extrañamente nuevo donde las condiciones fueron una vez favorables para la vida”, dijo John Grotzinger, científico del proyecto Mars Science Laboratory en el Instituto de Tecnología de California en Pasadena, California. “Curiosity se encuentra en una misión de descubrimiento y exploración, y como equipo sentimos que hay descubrimientos mucho más interesantes delante de nosotros en los próximos meses y años”.

Los científicos planean trabajar con Curiosity en el área de Yellowknife Bay durante muchas semanas más antes de comenzar un largo viaje a la montaña central del cráter Gale, Aeolis Mons. La investigación de la pila de capas expuestas en Aeolis Mons, donde se ha identificado desde órbita minerales arcillosos y sulfatos, puede añadir información acerca de la duración y diversidad de las condiciones habitables.

Fuente: JPL

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...