Curiosity encuentra metano en Marte

Fuentes metano Marte

Posibles fuentes de generación y desaparición de metano en Marte. Crédito: NASA/JPL-Caltech/SAM-GSFC/U. de Michigan.

El rover Curiosity de la NASA ha encontrado metano en Marte, un compuesto químico orgánico. El metano fue detectado por el rover en la atmósfera y también encontró otras moléculas orgánicas en una muestra de polvo recolectada por el taladro del laboratorio robótico.

Las mediciones de Curiosity mostraron un aumento temporal y brusco de diez veces en la cantidad de metano detectado. Esto sugiere la existencia de una fuente relativamente localizada que vierte metano hacia la atmósfera.

Los investigadores usaron el instrumento SAM (Sample Analysis at Mars) una docena de veces a lo largo de un periodo de 20 meses para “olfatear” metano en la atmósfera. Durante dos de esos meses, a finales de 2013 y comienzos de 2014, cuatro mediciones promediaron siete partes por mil millones, con un máximo de nueve partes por cada mil millones. Antes y después de eso, las lecturas promediaron solo un décimo de ese nivel; 0,7 partes por mil millones.

Curiosity también detectó diferentes compuestos orgánicos en la muestra de polvo recogida de una roca apodada Cumberland, la primera detección definitiva de compuestos orgánicos en material superficial de Marte. Estos compuestos marcianos podrían haberse formado en el Planeta Rojo o haber sido llevados a Marte por meteoritos.

Las moléculas orgánicas, que contienen carbono y generalmente hidrógeno, son los bloques químicos fundamentales de la vida, aunque se debe dejar claro que pueden existir sin la presencia de seres vivos. Los hallazgos de Curiosity a partir del análisis del suelo y de la atmósfera no revelan que Marte haya albergado microbios, pero arrojan luz sobre un Marte moderno químicamente activo y sobre condiciones favorables para la vida en el Marte antiguo.

Segunda perforación Curiosity

Curiosity perfora su segundo objetivo marciano, apodado “Cumberland”, en 2013 Crédito: NASA/JPL-Caltech/MSSS.

Los investigadores trabajaron durante muchos meses para determinar si el material orgánico detectado en Cumberland era verdaderamente marciano, ya que el rover detectó compuestos orgánicos en varias muestras que resultaron ser de procedencia terrestre, es decir, que esos compuestos fueron transportados a Marte por Curiosity. Sin embargo, cuidadosas pruebas y análisis demostraron que esta detección de compuestos orgánicos corresponde a material marciano.

La identificación de los materiales orgánicos detectados en las muestras de roca es complicada debido a que cuando las muestras son calentadas, los minerales de tipo perclorato alteran la estructura de los compuestos orgánicos originales. Es por esa razón que la identidad de los compuestos detectados en la roca sigue siendo desconocida.

Ahora, el desafío es encontrar otras rocas en Monte Aeolis (conocido también como Monte Sharp) que puedan tener mayor cantidad y diferentes compuestos orgánicos.

En cuanto a las mediciones de metano en la atmósfera, la medición de una proporción relativamente alta (7 partes por mil millones) y su posterior regreso a niveles más bajos (0,7 partes por mil millones) puede indicar una liberación de gas atrapado bajo la superficie, causando que la cantidad de metano alrededor de Curiosity aumentara de manera repentina y momentánea.

Debido a la manera en que se comporta el metano, los científicos creen que la fuente de dicho compuesto orgánico debe ser localizada en lugar de ser más extensa. Por ahora solo se puede especular sobre su origen exacto, por lo que no se puede descartar que tenga un origen biológico, pero es muy probable que su origen esté relacionado con algún proceso geológico.

Anteriores mediciones ya habían detectado metano en la atmósfera de Marte mediante orbitadores y desde la Tierra, por lo que estos nuevos resultados pueden ayudar a crear mejores modelos de la atmósfera marciana y estrechar la búsqueda de la posible fuente del gas.

El estudio “Mars methane detection and variability at Gale crater” fue publicado en línea el 16 de diciembre de 2014 en la revista Science Express.

Fuentes: Mars Science Laboratory, SPACE

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...