Determinado el posible origen de los estallidos rápidos de radio

Arecibo y señales de FRB 121102

El telescopio de Arecibo registró las señales altamente polarizadas de FRB 121102. Crédito: Danielle Futselaar; Brian P. Irwin/Dennis van de Water.

Los astrónomos están más cerca de encontrar la fuente de enigmáticos estallidos rápidos de ondas de radio procedentes del espacio profundo, uno de los fenómenos astronómicos más misteriosos que han surgido en los últimos años.

Los investigadores descubrieron el primer estallido rápido de radio (FRB) hace 10 años y desde entonces han encontrado un puñado más. Inicialmente pensaron que los estallidos con duración de unos pocos milisegundos, procedían de algún evento cataclísmico como la fusión de dos estrellas de neutrones –remanentes estelares altamente densos– para formar un agujero negro. Pero el descubrimiento en 2012 de un FRB que se repite en intervalos regulares, apodado FRB 121102, sugiere que lo que sea que esté causando este particular estallido no es destruido en el proceso.

El año pasado, un equipo reportó haber encontrado la ubicación del FRB 121102 en una pequeña galaxia a 3.000 millones de años-luz de distancia, sugiriendo la existencia de una poderosa fuente para ser detectable desde tan lejos, pero curiosamente se originan en una galaxia pequeña; un hogar poco probable para eventos muy poderosos.

Ahora, usando el radiotelescopio de Arecibo en Puerto Rico, un equipo ha descubierto que la polarización –la dirección en que las ondas vibran– de las ondas de radio de los estallidos rota de una forma rápida e impredecible. Según indican los investigadores, esto sugiere que los estallidos proceden de algún lugar muy caliente y con un campo magnético muy alto. Tales condiciones existen alrededor de un agujero negro masivo, y la breve duración de los pulsos sugiere que vienen de algo pequeño, como una estrella de neutrones.

Entonces, ¿una estrella de neutrones orbitando un agujero negro? Tal vez, pero otros modelos propuestos para los FRB, como nubes de gas magnetizadas o remanentes de supernova, también podrían explicar la polarización. En conclusión, aún no existe una explicación clara para los FRB, pero parecen tener su origen en algún lugar muy extremo.

El artículo “An extreme magneto-ionic environment associated with the fast radio burst source FRB 121102” fue publicado en la edición del 11 de enero de 2018 de Nature.

Fuente: Science

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...