El exoplaneta más cercano al Sistema Solar podría no existir

Alfa Centauri Bb

Ilustración artística de Alfa Centauri Bb. Crédito: PHL.

Tenemos un vecino no confiable. El año pasado, los astrónomos anunciaron el descubrimiento de un planeta con una masa similar a la de la Tierra a solo 4,3 años-luz de distancia en el sistema cercano Alfa Centauri. Otro análisis sugiere que el planeta puede no estar allí después de todo.

Xavier Dumusque, del Observatorio de Ginebra en Suiza, y sus colegas identificaron el planeta, conocido como Alfa Centauri Bb, a partir de 450 observaciones de Alfa Centauri B, las más pequeña de las dos estrellas del sistema[1].

El equipo buscó cambios en la luz de la estrella que podrían ser causados por un planeta en órbita, cuyo tirón gravitatorio induciría un leve bamboleo en la estrella. Este método, conocido como “velocidad radial”, a menudo es usado con éxito para cazar exoplanetas. Pero el tirón de los planetas más pequeños es menor, por lo que encontrar dichos mundos de esta manera es más difícil. Esto se debe a que el ruido de la estrella puede oscurecer la sutil señal y debe ser filtrada cuidadosamente.

Dumusque filtró los datos removiendo cualquier señal periódica, tales como manchas oscuras, que estaban sincronizadas con la rotación de la estrella. La señal restante fue interpretada como un planeta en órbita.

¿Se ha ido?

Sin embargo, Artie Hatzes de la Universidad Friedrich Schiller en Jena, Alemania, lo ve de otro modo. Tras usar dos filtros alternativos, dice que Alfa Centauri Bb podría no existir después de todo. “No digo que no esté allí, pero tengo serias dudas”, dice.

Primero, Hatzes eliminó las señales periódicas más fuertes, no necesariamente solo aquellas relacionadas con la rotación de la estrella, y encontró solo una débil evidencia de Bb. Después usó otra técnica que se centra en secciones cortas de la curva de datos para buscar señales del planeta, y no logró detectarlas.

Para confirmar que estos métodos en realidad serían capaces de encontrar a Bb si estuviese allí, Hatzes también generó una señal falsa para un planeta similar y lo insertó en los datos. Ambos métodos pudieron encontrar fácilmente al impostor, lo que sugiere que también deberían detectar a Bb.

“Mi instinto me dice que más mediciones podrían no apoyarlo. He encontrado planetas que han sido descartados con más datos, y esto simplemente no parece un descubrimiento sólido”, dice Hatzes. Sin embargo, le encantaría estar equivocado.

Dumusque, de la Universidad de Harvard, dice que siempre vale la pena reanalizar las detecciones planetarias. Su equipo está reuniendo más datos y también intenta detectar a Bb usando otro método que busca una atenuación de la luz cuando un planeta pasa frente a su estrella, desde la perspectiva terrestre.

Si Alfa Centauri Bb no existiera, quienes pagaron por darle un nombre al planeta podrían estar algo decepcionados.

Nota:
[1] Alfa Centauri es en realidad un sistema triple, formado por Alfa Centauri A y B, y Próxima Centauri. Alfa Centauri A es la estrella más brillante, Alfa Centauri B tiene un brillo ligeramente inferior, y Alfa Centauri C (conocida como Próxima Centaur) es la más débil.

Fuente: New Scientist

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...