En busca de nuevos hábitats

Ilustración artística de planetas habitables

James Kasting: En busca de un planeta habitable

A medida que alcanzamos el éxito y superamos los contratiempos de la sostenibilidad ambiental de nuestro planeta, están aquellos que tienen la misión de averiguar, en principio, qué hace a la Tierra habitable y si existe vida en otro lugar del Universo.

James Kasting, un profesor de geociencia de la Universidad Estatal de Penn y, podría decirse que es el líder mundial en el estudio de planetas habitables, propuso algunos conceptos en la Academia de Ciencias de California en San Francisco.

Recientemente, lanzó su nuevo libro, “How to Find a Habitable Planet“, que podría considerarse como la base para la búsqueda de otra vida. Otros científicos, como Peter Ward, autor de “The Medea Hypothesis” (2009), han adoptado el punto de vista de que la vida es poco común en el Universo porque su impacto desestabilizador es básicamente nocivo para el clima de un planeta (un argumento difícil de refutar en la era actual del cambio climático).

Kasting, el protegido de Carl Sagan, tiene una perspectiva más positiva en la que toma a la Tierra como el prototipo para la búsqueda de planetas habitables. Para los fines de esa investigación, le interesan los planetas que tienen agua líquida en la superficie, con algunas similitudes a las placas tectónicas (para el ciclo de carbono), y que ocupen una “zona habitable” cerca de su estrella (en relación con el Sol, la Tierra, por supuesto, califica, mientras que Marte y Venus no). Todo esto permite la existencia de una atmósfera en un planeta, lo que hace posible la vida.

“Si le interesa el clima de alguna manera, algo difícil de ignorar debido al cambio climático, sabrá que la temperatura de la superficie depende del gas del efecto invernadero”, dijo Kasting.

¿El único problema? Hasta ahora se ha descubierto que sólo nuestro planeta tiene esas cualidades.

“Los astrónomos están descubriendo muchos planetas, pero no como el nuestro”, dijo.

Si bien muchas de las investigaciones han demostrado algo de potencial para el avance de la ciencia, Kasting basa sus esperanzas en la Misión Kepler, patrocinada por el Ames de la NASA en Mountain View. El observatorio espacial, lanzado el 9 de marzo de 2009, controla el brillo de 145.000 estrellas cerca de la Cruz del Norte. Si un planeta pasa frente a una estrella, el brillo de esa estrella se atenúa y esto permite determinar el tamaño y la proximidad del planeta a la estrella.

Hasta ahora, los resultados son alentadores. “Han descubierto planetas más pequeños que grandes en proximidad cercana a las estrellas”, dijo Kasting. Estos planetas de tamaño similar a la Tierra son prometedores porque son lo suficientemente grandes como para mantener una atmósfera, pero no tanto como para convertirse en un planeta gaseoso, como Júpiter. “Lo más importante para poder tener una superficie para la vida es la materia sólida”, dijo Kasting.

Descubrir otro planeta habitable no significa que nos embarcaremos en una misión de Battlestar Galactica para transportarnos a un planeta más nuevo y menos deteriorado cuando llegue el momento. Aún así es prudente que cuidemos a la Tierra. Sin embargo, podemos aprender un poquito más de otros planetas sobre por qué la Tierra admite la vida y cómo nosotros, como la forma de vida dominante, podemos mantenerlo saludable.

Ayudando a las especies agonizantes a hallar nuevos hábitats

Hablando de hallar un nuevo planeta habitable, la revista Science del 24 de septiembre destacó un interesante debate en la comunidad de conservación sobre recolonizar especies que se están extinguiendo debido al cambio climático. La esperanza reside en evitar que las especies se extingan al brindarles un nuevo hogar, uno que ahora sea habitable por las condiciones del cambio climático.

Entre el 20 y el 30 por ciento de las especies de la Tierra se encuentran en riesgo de extinción si las temperaturas globales superan los dos grados Celsius por encima de los niveles preindustriales, según el Panel Intergubernamental del Cambio Climático.

Como el cambio climático ocasiona modificaciones en los hábitats, al convertir en inhóspitos los viejos hogares y en lugares acogedores las nuevas áreas para estas especies, la pregunta importante que surge es si los humanos debemos ayudar activamente a esa transición. Desde una perspectiva más teórica, ¿se deben considerar a los hábitats como lugares estables y eternos, y preservarlos como reservas o parques naturales? O bien, ¿son los hábitats dinámicos y cambiantes?, teniendo en cuenta al cambio climático como ejemplo reciente de la infinita transitoriedad del paisaje.

Estas son preguntas que incluso los ecologistas con más experiencia se plantean. Por un lado, el artículo señala que trasladar una especie puede ser la última esperanza de salvarla de su extinción. Por el otro lado, llevarla a un nuevo lugar podría provocar una serie de consecuencias desconocidas para las otras especies que viven allí, lo que sería similar a la destrucción ocasionada por otras especies introducidas. ¿Se salva una especie y se pone en riesgo a otras?

Lo que está claro es que no hay mucho tiempo para tomar buenas decisiones. Las especies están muriendo a un ritmo alarmante y los estudios ecológicos demoran mucho y requieren demasiado esfuerzo intelectual para generar respuestas satisfactorias. La inactividad por parte de los científicos podría significar que grupos de ciudadanos y organismos tomen decisiones por su cuenta.

La “Colonización asistida”, como se la llama, es una especie de geoingeniería. Las personas están buscando una solución tecnológica a la crisis porque otras soluciones parecen imposibles. Pero no sabemos realmente en qué nos estamos metiendo o si podremos llevarlo a cabo.

Fuente: Astrobiology Magazine

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

  • Delia Panadero

    Es un artículo muy interesante y muy bien traducido a nuestro idioma. Se comprende perfectamente las ideas y las preocupaciones que originalmente ha planteado el autor. Gracias, Lorena Prieto por tu valioso y desinteresado aporte a la Ciencia y al conocimiento popular de este tipo de artículos que nos enseñan a seguir preocupándonos por nuestro inestimable planeta Tierra.

  • Pingback: Enlaces yuriesféricos del 08/05/2011 | La Yuriesfera()

  • Lorena Prieto

    qué tierna! graaaaacias maaaa! :)))))

  • Creo que la vida en el universo es muchisimo mas común como algunos cientificos ecepticos creen. Porque?
    partiendo de El Big Ban, todo sale con una velocidad y al mismo tiempo que se aleja empieza a dar vueltas en circulo….. entonces que?
    Basico – Quien pueda medir el espacio del universo y la edad podria asumir mas o menos cuantos planetas existentes en el Universo poseerian vida… Si somos los unicos, que lo demuestren…