En la búsqueda de vida extraterrestre, hace falta una lista de requisitos

Kepler-186f

Esta ilustración artística muestra el planeta Kepler-186f, el primer exoplaneta del tamaño de la Tierra descubierto en la zona de habitabilidad de su estrella.
Crédito: NASA Ames/SETI Institute/JPL – Caltech.

Una nueva investigación sugiere que se necesita una lista de los diferentes requisitos que se tienen que dar para que surja vida en otros mundos distantes.

Los astrónomos han confirmado la existencia de más de 1.700 planetas más allá del Sistema Solar, y muy pronto se podrá probar la existencia de muchos más exoplanetas.

Chris McKay, astrobiólogo del Centro de Investigación Ames de la NASA en Moffett Field, California, dijo: “A medida que encontremos más y más exoplanetas, ciertamente descubriremos mundos que se asemejan a la Tierra en algún grado. Esto plantea la cuestión de si estos tipos de exoplanetas podrían albergar vida y, si así fuera, qué tipo de vida podría vivir allí”.

Según McKay, para entender si la vida puede existir en otros mundos, los científicos deben evaluar tanto las necesidades de la vida en la Tierra como los límites de la vida en la Tierra. Aunque el conocimiento científico de los requisitos para la vida no ha cambiado en muchos años, los pensamientos de los investigadores sobre los límites de la vida se han alterado de manera significativa en las últimas décadas.

Hay cuatro categorías generales de requisitos para la vida en la Tierra: energía, carbono, agua líquida, y otros factores.

  • La energía para la vida en la Tierra proviene de la combinación aleatoria de electrones de molécula en molécula debida a las reacciones químicas, que son accionadas por proteínas. Por ejemplo, en el caso de las plantas, para hacer la fotosíntesis, éstas utilizan proteínas (clorofila) que absorben la luz del Sol.
  • Está claro que el carbono es la columna vertebral de la vida en la Tierra, ya que puede soportar una extraordinaria variedad de moléculas con uso biológico.
  • El agua líquida sirve como disolvente en el cual las reacciones químicas de la vida tienen lugar en la Tierra.
  • Otros factores requeridos para la vida en la Tierra incluyen elementos tales como el nitrógeno, que se utiliza para hacer las proteínas y el ADN, entre muchas otras moléculas.

McKay señaló que la vida podría dominar en los exoplanetas, y por lo tanto ser detectable a través de distancias interestelares. Pero eso sólo sucederá si esa vida se alimenta de luz. Sin embargo, puede que no en todos los casos la vida necesite mucha luz; por ejemplo, las algas de la Tierra que viven en las profundidades del mar o bajo el hielo pueden sobrevivir con niveles de luz solar menores del 1/100.000 de lo que recibe la Tierra.

La luz también puede proporcionar energía para la vida en formas que van más allá de la fotosíntesis. Por ejemplo, en mundos como la luna de Saturno, Titán, la luz del Sol genera moléculas como el acetileno y gas de hidrógeno en la atmósfera que podrían ser utilizadas como energía para una biología extraterrestre.

McKay dijo: “Estas fuentes de energía (o alimentos), que caerían del cielo, bastarían para los microorganismos de Titán; no hace falta molestarse con la fotosíntesis”.

Para investigar los límites de la vida en la Tierra, los investigadores se tornan hacia los extremófilos, o sea organismos que se han adaptado para vivir en condiciones ambientales extremas, como por ejemplo, temperaturas extremas de calor, frío y de radiación.

La temperatura más alta a la cual los científicos han detectado vida ha incrementado significativamente, pasando de 800C a la friolera de 1220C, o sea por encima del punto de ebullición del agua. Recientemente, los investigadores también han descubierto que los microbios pueden vivir a temperaturas muy frías, como a unos -150C, por debajo del punto de congelación.

McKay sugirió que es muy improbable que muchos de estos límites potenciales para la vida, tales como la acidez, salinidad o radiación UV, sean suficientemente extremos como para sofocar la vida. Además, añadió que el parámetro más importante para la vida en la Tierra es la presencia de agua líquida. Pero hay estudios de la vida en los desiertos extremos que muestran que incluso una pequeña cantidad de lluvia, niebla, nieve e incluso simplemente humedad puede ayudar a sostener la vida. Por otra parte, la vida extraterrestre puede incluso no necesitar agua líquida; los lagos de hidrocarburos en Titán, por ejemplo, podrían servir de base para la vida, jugando el mismo papel que el agua para la vida en la Tierra.

Representación artística de Kapteyn b, un mundo potencialmente habitable, con el cúmulo globular Omega Centauri en el fondo. Se cree que Omega Centauri es el núcleo de una galaxia enana que se fusionó con nuestra propia galaxia hace miles de millones de años, y que la estrella Kapteyn formaba parte de esta galaxia enana.  Crédito: PHL@UPR Arecibo, Aladin Sky Atlas.

Representación artística de Kapteyn b, un mundo potencialmente habitable, con el cúmulo globular Omega Centauri en el fondo. Se cree que Omega Centauri es el núcleo de una galaxia enana que se fusionó con nuestra propia galaxia hace miles de millones de años, y que la estrella Kapteyn formaba parte de esta galaxia enana.
Crédito: PHL@UPR Arecibo, Aladin Sky Atlas.

Aún así, los investigadores ya no tienen que centrarse en si la vida puede existir en planetas extremos. McKay dijo: “En nuestro sistema solar, los mundos de interés para la astrobiología – Marte, Europa, Encelado y Titán – son pequeños, fríos y secos en realidad, y en comparación con la Tierra, son bastante sombríos, pero es todo lo que tenemos aquí. En cambio, los exoplanetas que estamos viendo ahora son mundo similares a la Tierra, donde la vida podría no ser tan extrema”.

McKay sugirió que si un mundo distante posee niveles de oxígeno atmosférico superior a un cierto nivel, podría haber vida multicelular compleja allí. Dijo que los que buscan oxígeno en exoplanetas, deberían centrarse en Kepler 186f, a unos 500 años luz de distancia en la constelación de Cygnus. Kepler 186f es el primer planeta descubierto del tamaño de la Tierra que orbita a una estrella en la “zona de habitabilidad” – la gama de distancia de una estrella donde podría haber agua líquida en la superficie del planeta.

Dijo: “Mi primer objetivo ahora mismo es el exoplaneta Kepler 186f que podría tener vida. Si nos enteramos de que hay oxígeno allí, eso sería un descubrimiento histórico, y casi seguro una señal de vida. Eso sería realmente genial”.

Fuente: Space.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...