Espirales dentro de un surco en el disco de polvo de una estrella en formación

Disco circumestelar de AB Aurigae

Imagen del disco circumestelar de AB Aurigae que revela espirales de gas (en azul) dentro del surco al interior del disco de polvo (en rojo). Crédito: ALMA (ESO/NAOJ/NRAO)/Tang.

Los planetas se forman en discos compuestos de gas y polvo en los que van forjando surcos al aglutinar el material que encuentran en sus órbitas. De acuerdo a predicciones teóricas, la formación de planetas puede generar ondas en espiral dentro del disco de origen. Para entender cuándo y dónde se pueden formar planetas en fases tempranas de formación estelar, ALMA cuenta con la capacidad de observar con gran resolución los discos y detectar evidencia de la existencia de planetas en formación escondidos en el disco.

Tanto los surcos de polvo como los espirales se han detectado por separado en varios discos. Las nuevas imágenes de AB Aurigae muestran claramente un espiral de gas dentro de un ancho surco en el polvo, y podrían revelar la presencia de al menos dos planetas en el sistema. Se necesita un planeta a 80 UA (unidades astronómicas; 1 UA es la distancia entre la Tierra y el Sol) desde la estrella para crear el disco de polvo que está bien definido. Otro planeta a 30 UA máximo se requiere para producir los espirales.

Los espirales de gas nos entregan además más información para el entendimiento de la interacción entre los planetas y el disco. Imágenes previas en el infrarrojo cercano muestran espirales en el borde interior de aquellos detectados en este estudio. Esto sucede cuando los espirales de gas se inflan y difuminan más luz estelar en las proximidades de la estrella. El movimiento del gas al interior de los espirales sigue principalmente la rotación del disco, y solo en donde se encuentra el planeta formado a 30 UA tiene mayores velocidades, lo que sugiere que hay flujos en las cercanías de la estrella.

El estudio “Planet Formation in AB Aurigae: Imaging of the Inner Gaseous Spirals Observed inside the Dust Cavity” fue publicado el 2 de mayo de 2017 en The Astrophysical Journal.

Fuente: ALMA

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...