¿Está muriendo el universo?

Simulación estructura universo

Simulación detallada de la estructura a gran escala del Universo. La distribución de la materia oscura se muestra en azul y la distribución de gas en naranja. Esta simulación se basa en el estado actual del universo y está centrada en un cúmulo masivo de galaxias. La región que se muestra mide alrededor de 300 millones de años luz. Crédito: Illustris Collaboration.

Sí, el universo está muriendo, hay que superarlo.

Primero, hay que retroceder. El universo, definido como “todo lo que existe, en su suma total”, no está yendo a ningún lado pronto. O nunca. Si el universo cambia a algo diferente en el futuro, eso significa que hay más universo ¿cierto?

¿Pero todo lo que hay en el universo? Esa es una historia diferente. Cuando hablamos de las cosas, entonces sí, todo en el universo está muriendo. Un miserable día a la vez.

En un artículo pasado de Paul Sutter (¿Qué inició el Big Bang?) mencionó que tan revolucionario es el paradigma moderno cosmológico: no vivimos en un universo estático y sin cambios, sino en un dinámico que ha existido por un tiempo finito y continuará cambiando en el futuro. Pero lo que no mencionó es que el proceso es agonizantemente lento, doloroso y triste.

No se puede ver con un simple vistazo al cielo nocturno, pero la oscuridad definitiva se está asentando. Las estrellas aparecieron en una fase temprana del cosmos, hace más de 13 mil millones de año, solo unos pocos millones de años después del Big Bang. Pero hay tantas cosas en el universo y solo unas pocas oportunidades para hacer bolas gigantescamente densas para iniciar la fusión nuclear, creando las estrellas que luchan contra la implacable noche.

La expansión del universo diluye todo en él, lo que significa que habrá cada vez menos oportunidades de hacer que la magia nuclear suceda. Hace aproximadamente 10 mil millones de años, la expansión llegó a su punto de inflexión. La materia que se expandió en el cosmos era muy fina. Los motores de la creación se cerraron. La cortina cayó: la época del pico de la formación estelar había pasado y actualmente estamos viviendo en la etapa de caída. Las estrellas siguen formándose, pero la tasa de nacimiento está decayendo.

Al mismo tiempo, la ruin energía oscura está causando que la expansión del universo se acelere, separando las galaxias a una velocidad mayor que la de la luz (así crean que esto viola las leyes de la física), alejándolas que cualquier posible contacto -o incluso visibilidad- con sus vecinas. Con la excepción de Andrómeda y algunas otras pequeñas que no valen la pena, ninguna otra galaxia será observable. Estaremos muy solitarios en nuestro pedazo observable del universo.

El universo infante era una criatura de luz y calor, pero el cosmos del futuro será un animal frío y oscuro.

La única consolación es la escala de tiempo que nos tomará eso. ¿Creen que 14 mil millones de años fue hace mucho? Los siguientes números son ridículos, aún con su notación exponencial. Es difícil que la cabeza los comprenda. Simplemente son… grandes.

Para empezar, tenemos al menos dos billones de años para que el último sol nazca, pero las estrellas pequeñas continuarán ardiendo lenta y establemente por otros cien billones de años. Nuestro Sol se habrá ido hace mucho tiempo, quemando a su paso la Tierra. Alrededor de la misma época, la Vía Láctea y Andrómeda habrán colisionado creando un desastre en el sistema local.

Al final de esta era de cien billones de años, el universo quedará solo con sobras: enanas blancas (algunas enfriadas a enanas negras), estrellas de neutrones y agujeros negros. Muchos agujeros negros.

Bienvenidos a la era de la degeneración, un estado que es tan triste como suena. Pero esto no será el fin del juego. No. Se pone peor. Después de incontables interacciones gravitacionales, los planetas serán expulsados de sus decadentes sistemas y las mismas galaxias se disolverán. Al perder cohesión, nuestro camino en el universo será una despeinada ruina, con sombrías estrellas muertas regadas al azar y agujeros negros acechando en las profundidades.

El universo joven fue un lugar muy extraño, y el universo final será igualmente extraño. Debido al tiempo, las cosas que parecían imposibles aparecerán y objetos que se creían inmutables cambiarán. A través de un duro proceso llamado Efecto Túnel, cualquier objeto sólido lentamente perderá átomos, por lo que se disolverán. Debido a esto, desaparecerán las enanas blancas, los planetas, los asteroides, todo lo sólido.

Incluso las partículas fundamentales no son inmunes. En 100 quintillones de años (un 100 seguido de 33 ceros), los neutrones en las estrellas de neutrones se separarán en partículas. Todavía no sabemos si el protón es estable, pero si no lo es, solo tiene 100 sextillones de años (un 100 seguido de 39 ceros) para conocer su final.

Con el tiempo suficiente (lo tenemos, por lo que han podido ver), el universo consistirá en nada más que partículas de luz, protones y agujeros negros. Los agujeros negros probablemente comenzarán a disolverse vía la radiación de Hawking, iluminando de manera corta la impenetrable oscuridad antes que decaigan.

Después de 100 hexadecallones de años (un 100 seguido de 99 ceros, si alguien sigue contando), no quedará nada más que desechos macroscópicos. Solo una débil sopa de partículas y protones, esparcidos tan lejos que difícilmente interactuarán.

¿Y entonces qué? ¿Quién sabe? Cuando miramos a escalas de tiempo tan insondables, es difícil de predecir. De pronto el universo se continuará enfriando, borrando cualquier diferencia de temperaturas, haciendo que los motores, la computación y la cognición sean efectivamente imposibles.

Pero de pronto nuestro universo es solo un parche pequeño de un gran retazo, y mientras el nuestro está muriendo, otro pedazo del cosmos más grande está entrando en sus gloriosos días de formación de estrellas. No es que lo podamos alcanzar, pero es un pequeño consuelo. De pronto cambie la fluctuación e iniciará un nuevo Big Bang. De pronto lo que sea que maneja la energía oscura revelará su verdadera naturaleza y decaerá, dando nueva vida a un cosmos destrozado. De pronto… De pronto… De pronto… De pronto no.

Por ahora, tengan un buen día.

Fuente: Space

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...