El exoplaneta de Einstein

Exoplaneta Kepler-76b

El exoplaneta Kepler-76b ha sido descubierto usando un efecto de la relatividad de Einstein. Crédito de la imagen: David A. Aguilar, CfA

Ochocientos ochenta y nueve exoplanetas (planetas alrededor de estrellas distintas de nuestro Sol) han sido descubiertos hasta la fecha. La mayoría de ellos se encontraron usando el satélite Kepler, que ve las pequeñas atenuaciones en la luz de la estrella cuando la órbita de un planeta bloquea periódicamente nuestra visión (un ‘tránsito’).

El satélite recientemente detuvo sus operaciones debido a un giroscopio defectuoso, por lo que su misión podría probablemente terminarse, pero sigue habiendo una gran base de datos de posibles exoplanetas por estudiar.

Mientras tanto, la NASA ha seleccionado una nueva misión para desarrollar: TESS (Transiting Exoplanet Survey Satellite – Satélite de Inspección de Tránsito de Exoplanetas), en la que los astrónomos de CfA (Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica), quienes han jugado roles activos en la investigación de exoplanetas, continúan su liderazgo.

El conjunto de datos de Kepler ha sido firmemente explotado para los planetas en tránsito. El astrónomo del CfA Dave Latham y cuatro de sus colegas han descubierto un nuevo planeta en los datos de Kepler buscando, no por tránsitos, sino por un efecto menos conocido de la relatividad de Einstein: efectos relativistas. Latham está siendo homenajeado con una conferencia titulada ‘Exoplanetas en la era post-Kepler’.

El efecto puede ocurrir cuando un planeta en órbita induce un ligero bamboleo en el movimiento de la estrella con la correspondiente modulación del brillo estelar. El efecto en el contexto de los exoplanetas fue previsto por primera vez por dos astrónomos del CfA en 2003, Avi Loeb y Scott Gaudi, en un documento de evaluación donde se afirmó que nunca conduciría a resultados prácticos (la variación en el brillo es generalmente sólo unas pocas partes por diez mil).

Simulación del efecto de la relatividad descrito para una estrella moviéndose hacia la derecha (en relación a nosotros) al 55% de la velocidad de la luz.
Crédito de la imagen: Matthew Francis

El nuevo planeta tiene una masa alrededor de dos veces la de Júpiter, orbita su estrella cada 1.5 días, y (gracias a las observaciones de seguimiento usando otros observatorios) tiene una atmósfera caliente con rápidos movimientos del viento en corrientes de chorro. El nuevo resultado no sólo añade otro exoplaneta al creciente catálogo, sino que demuestra la habilidad de los efectos de la relatividad para descubrir y estudiar exoplanetas, y el poder del seguimiento estelar de alta precisión.

Fuente: Smithsonian Astrophysical Observatory

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...