Detectan formaciones en Marte similares a estructuras generadas biológicamente en la Tierra

Sílice opalina en Home Plate

Sílice opalina en Home Plate en Marte (izquierda) con apariencia similar a estructuras que se pueden encontrar en la Tierra. Crédito: ASU/Ruff & Farmer.

Durante su desplazamiento en el Planeta Rojo, el rover Spirit de la NASA ha encontrado formaciones parecidas a estructuras generadas por la vida en la Tierra, señalan científicos de la Universidad Estatal de Arizona (ASU).

En el estudio, los investigadores contrastaron el análisis de Spirit de “Home Plate” –una meseta de rocas estratificadas que el robot exploró durante la primera parte de su tercer año en Marte– con formaciones encontradas dentro de canales de descarga de fuentes termales/géiseres activos en un sitio conocido como El Tatio, en el norte de Chile.

Como se informa en el artículo, el trabajo de campo en Chile realizado por el equipo de ASU –Steven Ruff y Jack Farmer de la Escuela de Exploración de la Tierra y Espacial de la universidad– muestra que las estructuras de sílice nodulares y digitadas en El Tatio que tienen un gran parecido con lo encontrado en Marte, incluyen estructuras sedimentarias complejas producidas por una combinación de procesos bióticos y abióticos.

“Aunque los procesos completamente abióticos no están descartados para las estructuras de sílice marcianas, satisfacen una definición a priori de potenciales biofirmas”, escribieron los investigadores en el estudio.

Un escenario antiguo

Spirit aterrizó en Marte en enero de 2004, unas pocas semanas antes que Opportunity se posara en un lugar diferente del Planeta Rojo. Durante sus misiones, que originalmente debían durar tres meses, ambos rovers tenían la tarea de buscar signos de actividad de agua en el pasado.

Spirit encontró afloramientos y regolito compuesto de sílice opalina (SiO2·nH2O amorfo) en un antiguo entorno hidrotermal volcánico en el cráter Gusev.

Se consideró posible un origen a través de filtración de sulfatado ácido por fumarolas o vía precipitación de fluidos de las fuentes termales. “Sin embargo, no se reconoció la importancia potencial de las estructuras nodulares y digitadas de escala [milimétrica] de sílice opalina características”, señalaron Ruff y Farmer en el estudio.

El Tatio: condiciones marcianas

El entorno físico de El Tatio ofrece una rara combinación de elevación alta, bajo índice de precipitaciones, alta tasa anual promedio de evaporación, congelamiento-descongelación diurna común e irradiancia ultravioleta extremadamente alta.

“Tales condiciones proporcionan un análogo ambiental de Marte mejor que los del Parque Nacional Yellowstone (EE.UU.) y otros sitios geotérmicos bien conocidos en la Tierra”, sugirieron Ruff y Farmer. “Nuestros resultados demuestran que las condiciones similares a las de Marte en El Tatio producen depósitos únicos, incluyendo estructuras de sílice formadas biológicamente, con características que se comparan favorablemente con los afloramientos de sílice de Home Plate. Las similitudes incrementan las posibilidades de que las estructuras de sílice marcianas se formaran de manera similar”.

Definición de “biofirma”

Previamente, un equipo de científicos de la NASA definió una biofirma potencial como “un objeto, sustancia y/o patrón que podría tener un origen biológico y, por lo tanto, obliga a los investigadores a recolectar más datos antes de llegar a una conclusión como la presencia o ausencia de vida”.

Sílice opalina en Marte

Sílice opalina en afloramientos adyacentes a Home Plate. Las felchas señalan afloramientos de sílice nodulares. Crédito: ASU/Ruff & Farmer.

“Dado que no podemos probar ni descartar un origen biológico para las estructuras digitadas de sílice similares a micro estromatolita en Home Plate, ellas constituyen una biofirma potencial según esta definición”, escribieron Ruff y Farmer.

Exploración futura

Spirit quedó atrapado en el suelo blando de Marte en mayo de 2009.

A finales de enero de 2010, después de meses de intentos de liberar el rover, la NASA comenzó a usar al robot como una plataforma de investigación estacionaria. La falta de movilidad y el duro clima de Marte sellaron el destino de Spirit; la última señal del rover fue recibida en marzo de 2010 y los intentos por restablecer el contacto finalizaron en mayo de 2011, culminando la misión de Spirit.

Los investigadores de ASU sugirieron que una misión futura con un rover especialmente preparado podría quizá proporcionar una evaluación más certera del posible origen biológico de las estructuras de sílice en Home Plate.

No obstante, dados los desafíos de obtener evidencia inequívoca in situ, podría ser necesario que el análisis microscópico y de composición de muestras marcianas sea realizado en laboratorios en la Tierra para poder llegar a una conclusión sólida con respecto a la presencia o ausencia de antigua vida marciana en esas rocas, señalaron Ruff y Farmer.

El artículo “Silica deposits on Mars with features resembling hot spring biosignatures at El Tatio in Chile” fue publicado en línea el 17 de noviembre de 2016 por Nature Communications.

Fuente: Space.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...