Frenando el giro salvaje de una estrella muerta

Ilustración artística del sistema PSR B1257+12. Crédito: NASA/JPL-Caltech/R. Hurt.

Los pulsares de milisegundo giran tan rápido que la velocidad de rotación del más rápido podría llevarte a la Luna en sólo 7 segundos. Pero un nuevo estudio indica que estas estrellas muertas, que miden sólo 25 kilómetros de diámetro y que poseen más masa que el Sol, girarían aún más rápido si no hubiese algo que las frenara. Estos objetos alcanzan velocidades tan altas –giran hasta 716 veces por segundo- debido al gas que cae sobre ellos desde una estrella en órbita como el agua que hace girar una rueda hidráulica.

Ahora, los cálculos presentados en línea el 2 de febrero en Science, demuestran que cuando esta transferencia termina, la magnetosfera del pulsar –la región del espacio donde su campo magnético retiene las partículas cargadas- se expande y por tanto disminuye la velocidad de giro de la misma manera en que lo hacen los patinadores de hielo cuando extienden sus brazos. Como resultado, el pulsar puede perder más del 50% de su energía de rotación. Sin este proceso, los pulsares de milisegundo serían aún más extremos, posiblemente presentando periodos menores a un milisegundo.

Además, el material de la estrella compañera puede rodear el pulsar en un disco que luego puede formar planetas. De hecho, el pulsar de milisegundo de la imagen, llamado PSR B1257+12, fue el lugar donde se encontraron los primeros planetas más allá de nuestro Sistema Solar en 1991.

Fuente: ScienceNOW

Felipe Campos

Acerca de Felipe Campos


Estudiante de Ingeniería Informática. Atraído desde pequeño por la ciencia, y aficionado a la astronomía desde hace algunos años. Autodidacta en esta ciencia que, con el tiempo que dispone, intenta acercar un poco a la gente, ya sea mediante la publicación de artículos o de eventos y actividades astronómicas en Chile. Traductor de ESOcast para el Observatorio Europeo Austral.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Share