Fuegos artificiales de una estrella que muere

Esta imagen de la nebulosa NGC 3582 muestra gigantescos arcos de gas asombrosamente similares a las prominencias solares. Se piensa que estos arcos son eyectados por estrellas que mueren, sin embargo también hay nuevas estrellas que nacen en esta maternidad estelar. Estas estrellas jóvenes y energéticas emiten una intensa radiación ultravioleta que hace brillar el gas dentro de la nebulosa, dando la impresión de fuegos artificiales.

La imagen muestra gigantescos arcos de gas eyectados por estrellas que mueren, los que resultan asombrosamente similares a las prominencias solares.

La región de formación estelar NGC 3582. Crédito: ESO, Digitized Sky Survey 2 y Joe DePasquale

NGC 3582 es parte de la gran región de formación estelar de la Vía Láctea llamada RCW 57. Se encuentra cerca del plano central de la Vía Láctea, en la constelación austral de Carina. John Herschel fue el primero en observar esta región de gas incandescente y nubes oscuras de polvo en 1834, durante su estadía en Sudáfrica.

Algunas de las estrella en formación en regiones como NGC 3582 son mucho más masivas que el Sol. Estas monstruosas estrellas emiten energía a velocidades prodigiosas y poseen vidas muy cortas que terminan en explosiones llamadas supernovas. El material eyectado en estos dramáticos eventos crea burbujas en el gas y polvo circundantes. Probablemente ésta sea la causa de los arcos visibles en esta imagen.

Esta fotografía fue tomada a través de múltiples filtros con el instrumento Wide Field Imager del telescopio MPG/ESO de 2,2 metros en el Observatorio La Silla de ESO, en la Región de Coquimbo en Chile. Los datos tomados a través del filtro rojo están representados con los colores verde y rojo, y los datos tomados a través de un filtro que aísla el característico brillo rojo del hidrógeno también son representados con el color rojo. Datos adicionales obtenidos por el Digitized Sky Survey son representados con el color azul.

La imagen fue procesada por ESO usando datos de archivo identificados por Joe DePasquale, de Estados Unidos, quien participó en el concurso de astrofotografía de ESO Tesoros Escondidos 2010. El concurso, organizado por ESO en Octubre-Noviembre de 2010, estuvo dirigido a todos quienes disfrutan creando bellas imágenes del cielo nocturno a partir de datos astronómicos obtenidos a través de telescopios profesionales.

Fuente

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...