Gemini obtiene imágenes del cometa ISON

Imágenes del Observatorio Gemini capturan el progreso del cometa ISON en los últimos tres meses, dando a conocer que el cometa está en transición.

Cometa ISON, fotografías de Gemini

Imágenes del cometa ISON obtenidas por Gemini Norte el 4 de febrero, 4 de marzo, 3 de abril y 4 de mayo de 2013 (de izquierda a derecha). Crédito: Observatorio Gemini.

Una nuevas serie de imágenes provenientes del Observatorio Gemini muestra al cometa C/2012 S1 (ISON) a toda velocidad hacia una cercanía poco usual con el Sol. A fines de noviembre el cometa ofrecerá una impactante vista en el cielo del atardecer y permanecerá fácilmente visible e incluso brillante hasta comienzos de diciembre de este año.

Las imágenes secuenciales en el tiempo, atravesando de comienzos de febrero hacia mayo de 2013, muestra al cometa exhibiendo considerable actividad independiente de la gran lejanía que tiene con el Sol, y la Tierra. La información que se obtuvo de la serie brinda pistas vitales sobre el comportamiento general del cometa y su potencialidad en presentar un espectacular show. En todo caso, todos se preguntan si el cometa tiene el “material correcto” para sobrevivir a su paso extremadamente cercano al Sol a fines de noviembre y volverse un espectáculo matinal de madrugada desde la Tierra hacia diciembre de 2013.

Cuando Gemini obtuvo esta secuencia en el tiempo, el cometa estaba entre un rango aproximado de 730-580 millones de kilómetros (o 4,9-3,9 unidades astronómicas) del Sol, o justo dentro de la distancia orbital de Júpiter. Cada imagen en la serie, tomadas con el Espectrógrafo Multi Objeto de Gemini en el telescopio de Gemini Norte en Mauna Kea, Hawái, muestra el cometa en el rojo lejano del espectro óptico, lo cual enfatiza el material de polvo del cometa ya escapando de lo que los astrónomos describen como “una sucia bola de nieve”. (La imagen final en la secuencia, obtenida a comienzos de mayo, consiste en 3 imágenes, incluyendo datos de otras partes del espectro óptico, que producen una imagen de composición de color.)

Las imágenes muestran al cometa denotando una capucha parabólica bien definida hacia la dirección del Sol la cual se encona en una pequeña y rechoncha cola que apunta en dirección opuesta al Sol. Estas características se forman cuando el polvo y el gas escapan del núcleo de hielo del cometa y rodean el cuerpo principal para formar una atmósfera relativamente extensa llamada coma. El viento solar y la presión de la radiación empujan las pequeñas partículas de polvo de material de la coma lejos del Sol para formar la cola del cometa, la cual vemos aquí en un pequeño ángulo (por ello su apariencia rechoncha).

Descubierto en septiembre de 2012 por dos astrónomos aficionados rusos, es probable que el cometa ISON haga su primer paso por el Sistema Solar interior desde la nube de Oort de cometas y cuerpos de hielo, la cual se encuentra en la profundidad de nuestro Sistema Solar exterior. Históricamente, los cometas que hacen una primera pasada alrededor del Sol, exhiben una gran actividad apenas entran al interior del Sistema Solar, pero a menudo efervescen a medida que se acercan al Sol.

Midiendo al cometa ISON

La astrónoma Karen Meech, del Instituto para la Astronomía de la Universidad de Hawái en Honolulu (IfA), se encuentra actualmente trabajando en análisis preliminares de nuevos datos de Gemini (al igual que de otros observatorios de todo el mundo) y nota que la actividad del cometa ha ido decreciendo algo en el último mes.

“Un temprano análisis de nuestros modelos muestra que el brillo de ISON hasta abril pudo ser reproducido por gas expulsado de monóxido o dióxido de carbono. La actual disminución puede deberse a que este cometa se está acercando al Sol por primera vez, y ‘un hielo volátil’ pudiera estar desprendiéndose, revelando una capa interna menos atractiva. Recién ahora se está acercando lo suficiente al Sol para que el agua salga expulsada del núcleo revelando los secretos de ISON”, dice Meech.

“Puede que los cometas no sean completamente uniformes en su formación y pueden haber erupciones de actividad a medida que se vaya descubriendo la materia fresca”, agrega la astrónoma de IfA Jacqueline Keane. “Nuestro equipo, al igual que el de los astrónomos de todo el mundo, estará ansiosamente observando el desarrollo de este cometa el próximo año, especialmente si se rompe en pedazos, y revela su interior de hielo durante su paso excepcionalmente cerca del Sol a fines de noviembre”.

El satélite Swift de NASA y el Telescopio Espacial Hubble (HST) también han logrado imágenes del cometa ISON recientemente en esta región del espacio. Las observaciones ultravioletas de Swift determinaron que el cuerpo principal del cometa estaba expulsando alrededor de 850 toneladas de polvo por segundo a comienzo de año, lo que llevaba a los astrónomos a estimar que el diámetro del núcleo del cometa tiene alrededor de 5 a 6 kilómetros. Los científicos de HST han concordado con esa medida, agregando que la coma del cometa mide cerca de 5.000 km de largo.

El cometa se pone más brillante a medida que la salida de gases aumenta y empuja más polvo de la superficie del cometa. Los científicos están usando el brillo del cometa, junto a la información del tamaño del núcleo y medidas de la producción de gas y polvo para comprender la composición de los hielos que controlan la actividad. La mayoría de los cometas se iluminan significativamente y desarrollan una notoria cola más o menos a la distancia del cinturón de asteroides (cerca de 3 veces la distancia de la Tierra al Sol, entre las órbitas de Marte y Júpiter) porque esto es cuando los rayos entibiantes del Sol pueden convertir el agua hielo de adentro del cometa en gas. Este cometa era brillante y activo fuera de la órbita de Júpiter, aunque se encontraba dos veces más lejos del Sol. Esto significaba que otro gas distinto al agua estaba controlando la actividad.

Meech concluye que el Cometa ISON “… podría aún volverse espectacularmente brillante a medida que se acerque al Sol”, pero es cautelosa, “sería negligente, si no agregara que es aún muy pronto para predecir lo que ocurrirá con ISON ya que los cometas son notoriamente impredecibles”.

Un encuentro cercano

El 28 de noviembre de 2013, el cometa ISON hará una de las pasadas más cercanas alguna vez registradas de un cometa que se acerca al Sol, penetrando la atmósfera externa de más de un millón de grados, llamada corona, de nuestra estrella el Sol y moviéndose a menos de 1,3 millones de km de la superficie del Sol. Un poco antes de este paso crítico, el cometa pudiera aparecer lo suficientemente brillante para observadores expertos usando el cuidado apropiado para verlo cerca del Sol en el día.

Lo que ocurre luego de eso, nadie lo sabe con seguridad. Pero si el cometa ISON sobrevive a ese encuentro, este pudiera aparecer en nuestro cielo de la mañana antes del amanecer a comienzos de diciembre y llegar a ser uno de los más grandes cometas de los últimos 50 años o más. Incluso si se desintegrara completamente, los observadores del cielo no debieran perder la esperanza. Cuando el cometa C/2011 W3 (Lovejoy) se hundió en la corona del Sol en diciembre de 2011, su núcleo se desintegró totalmente en pequeños pedazos de hielo y polvo, y aún así hizo un glorioso espectáculo luego de que ello ocurriera.

La pregunta permanece, ¿está todo dado para tener ese espectáculo?

Avistamiento desde el norte y sur

Independiente de que el cometa ISON llegue a ser o no el “cometa del siglo,” como especulan algunos, será probablemente una maravilla de ver con el ojo descubierto o con binocular desde ambos hemisferios en las semanas que lo lleven a su acercamiento máximo con el Sol.

A fines de octubre, el cometa debiera ser visible con binoculares como una luz borrosa en el cielo del este antes del amanecer, en la parte lejana del sudeste de la constelación de Leo. A comienzos de noviembre, el cometa debiera ser un objeto de binocular mucho más fino, brillará constantemente a medida que se va aún más rápido, noche a noche, a través de la parte sur de Virgo, pasando cerca de la estrella brillante Spica. Es al final de la mitad del mes cuando las observaciones se harán más importantes, a medida que el cometa se introduzca en Libra en la mañana, donde brillará a visibilidad de ojo desnudo y quizá se vea su cola obvia.

El cometa alcanza su perihelio (el punto más cercano en su órbita al Sol) el 28 de noviembre, cuando además tendrá su máximo brillo, y quizá sea visible en el día. Si el cometa ISON sobrevive el perihelio, oscilará alrededor del Sol y aparecerá tanto como un objeto de la madrugada como también de la tarde en el hemisferio norte. La situación es menos favorable desde el hemisferio sur, ya que el cometa se pondrá antes del Sol en la tarde y aparecerá con el Sol en la mañana.

Hacia el 10 de diciembre, y si todo marcha bien, el cometa ISON pudiera ser un fino espectáculo en el cielo de la mañana temprana si es visto desde el hemisferio norte. En cielos oscuros, puede observarse que lleva una cola larga que se estira hacia arriba desde el horizonte del este, desde la constelación Ofiuco hasta la Osa Mayor. El cometa también será visible en el cielo de la tarde durante esta época pero con su cola más en ángulo y cercana al horizonte.

Fuente: Gemini

Felipe Campos

Acerca de Felipe Campos


Estudiante de Ingeniería Informática. Atraído desde pequeño por la ciencia, y aficionado a la astronomía desde hace algunos años. Autodidacta en esta ciencia que, con el tiempo que dispone, intenta acercar un poco a la gente, ya sea mediante la publicación de artículos o de eventos y actividades astronómicas en Chile. Traductor de ESOcast para el Observatorio Europeo Austral.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Share