Hablando con extraterrestres

Señales de radio terrestres

Ilustración artística de señales de radio transmitidas desde la Tierra al espacio. Crédito: FOX/Cosmos Studios.

¿Qué le dirías a un extraterrestre? Esta pregunta puede no ser la más importante de tu vida, pero fue el tema central de una conferencia de dos días realizada en el Instituto SETI, en California, en noviembre de 2014.

Este es el por qué: Un década de investigación astronómica sugiere que un billón de planetas salpica la Vía Láctea. Así que, a menos que la Tierra sea especial por alguna razón inexplicable, se puede asumir con seguridad que hay muchas civilizaciones allí fuera.

Eso no quiere decir que vendrán a la Tierra (o que, como muchos creen, ya lo han hecho). El viaje interestelar, a pesar de lo que se puede ver en el cine, es complejo. Pero podríamos ponernos en contacto fácilmente a través de señales de radio o destellos de luces láser.

SETI (Search for Extraterrestrial Intelligence o Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre, en español) ya escanea los cielos en busca de dichas señales. Hasta ahora no han encontrado ninguna. Pero algunos piensan que también deberíamos transmitir señales; que deberíamos intentar hablar sin que nos hablen primero.

Hacerlo, produciría un montón de preguntas. Por ejemplo, ¿en qué direcciones se debería emitir la transmisión, y cómo se codificaría el mensaje? Además, está la incómoda polémica sobre si revelar nuestra existencia podría traernos problemas.

Todos los puntos de vista deberían considerarse. Pero la conferencia de noviembre tuvo un enfoque más reducido: el contenido del mensaje. Si decidimos tomar el teléfono, ¿sobre qué hablaremos?

Para obtener un rango de puntos de vista tan amplio como fuera posible, el organizador de la conferencia, Doug Vakoch, director de Composición del Mensaje Interestelar del instituto, reunió un equipo internacional de antropólogos, filósofos, lingüistas, astrónomos, arqueólogos, sicólogos, periodistas y diseñadores. Como puedes imaginar, este grupo heterogéneo frecuentemente llegó a conclusiones opuestas a pesar de comenzar con premisas similares.

Por ejemplo, ¿cuál es la mejor manera de crear un mensaje comprensible para mentes que pueden estar organizadas de formas muy distintas de la nuestra? Algunos afirmaron que cualquier sociedad con las herramientas necesarias para detectar transmisiones de la Tierra habrá dominado las matemáticas y la química. Deberíamos utilizar estas ciencias como base para codificar nuestros mensajes. Pero si intentas escribir un ensayo acerca del amor o del gobierno usando solo símbolos matemáticos, descubrirás rápidamente que no es fácil (ni poético).

“Enviemos el equivalente de una piedra Rosetta”, fue lo que dijeron los otros participantes. Después de todo, suena como una buena manera de ayudar a los extraterrestres a aprender rápidamente algo de lenguaje terrícola. Por supuesto, la “piedra” debe tener textos paralelos con otro idioma o dos, pero si eso no es posible, quizá se puede subtitular imágenes; una especie de diccionario de imágenes.

Pero un lingüista hizo una advertencia. Dadas las incertidumbres acerca de por qué el Homo sapiens siquiera tiene idiomas (¿es solamente un talento concedido por una mutación genética aleatoria ocurrida hace 150.000 años?), no hay garantía de que los extraterrestres tendrán el don de la palabra. Podrían no tener un lenguaje avanzado.

Eso nos lleva nuevamente a las imágenes. ¿Por qué no simplemente hablarles de nosotros enviando imágenes? Las cápsulas de tiempo son un precedente, señaló un participante. Son pequeñas colecciones de cultura contemporánea que son selladas, enterradas y ‘enviadas’ al futuro (o al espacio, en nuestro caso). Un idea ingeniosa, pero si enviamos el equivalente de una cápsula del tiempo a los klingons, ¿qué pondríamos en ella? ¿Les contaríamos acerca de nuestras crueldades, de la pobreza y de las guerras? ¿O es mejor mostrar solo lo mejor de nosotros?

Un tema importante de la conferencia –algo sobre lo que todos estuvieron de acuerdo– fue el tener cuidado con el antropocentrismo. No se puede asumir que la manera en que pensamos o describimos las cosas es igual a la de los extraterrestres. El contexto y el conocimiento conforman el marco de nuestras vidas diarias, y es fácil olvidar que son propios de nosotros, tanto en lugar como en tiempo. Los extraterrestres no entenderán nuestras bromas, literatura, o reality shows. Sus mentes, presumiblemente amplias y profundas, podrían ser tan diferentes de las nuestras como las nuestras respecto de las de los murciélagos y abejas.

Placa de las Pioneer

Placa instalada en las sondas Pioneer, que indica la ubicación de la Tierra y muestra figuras humandas a una posible civilización que interceptara la sonda. Crédito: NASA.

Es un gran problema, y Seth Shostak, astrónomo senior y director del Centro de Investigación SETI, opinó que –en lugar de discutir una y otra vez lo que deberíamos decir– se enviara todo. O al menos una gran cantidad. Shostak sugirió que se transmitiera el contenido de Internet, o un subconjunto de dicho contenido, en lugar de ofrecer más saludos o tarjetas de presentación similares a las que hay a bordo de algunas naves espaciales. Es cierto, hay un montón de cosas absurdas en la web, ya que no hay filtro. Pero también tiene contenidos muy amplios, cubriendo gran parte de las actividades humanas, y es altamente redundante. Por ejemplo, el concepto de “automóvil” está presente en descripciones, fotos y videos. Esta redundancia les ayudará –asumiendo que tengan la capacidad de procesar la información– a comprender gran parte de lo que enviemos.

Así que si decidimos transmitir un saludo a otros mundos, primero deberíamos abandonar la idea de que los habitantes de esos planetas tienen una forma de pensar similar a la nuestra, e incluso una mente similar.

Fuente: SETI Institute

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Esta entrada fue publicada en Otras Ciencias y etiquetada por Felipe Campos. Guarda enlace permanente.
Felipe Campos

Acerca de Felipe Campos

Ingeniero en Informática. Atraído desde pequeño por la ciencia, y aficionado a la astronomía desde hace algunos años. Con el tiempo que dispone, intenta acercar esta ciencia a la gente, ya sea mediante la publicación de artículos o de eventos y actividades astronómicas en Chile. Traductor de ESOcast para el Observatorio Europeo Austral.

  • la liebre

    pero habría que evaluar también que quizás ellos no tengan los mismos sentidos que nosotros, podemos mandar una imagen pero ¿cómo sabemos que tienen el sentido de la vista?, podemos enviar un audio ¿pero pueden escuchar?, si todo es una cuestión de frecuencia, yo opino que habría que evaluar todas las frecuencias posibles, estudiaría cómo puedo manipular las ondas, frecuencias, que son las que pueden viajar en el espacio, ¿ y si sólo pueden sentir frecuencias que nosotros no?, por ejemplo infrarrojas o ultravioletas u otras que no sé ni conozco, yo empezaría por imaginar todos los sentidos de percepción posibles. Porque quizás las ondas o frecuencias en las que enviamos el mensajes no son perceptibles para otros seres. Creo que antes de tratar de que el mensaje sea comprensible quizás enviar un mensjae que sea AL MENOS PERCEPTIBLE.

  • la liebre

    Otra opinión, yo no me preocuparía porqué mensaje enviar, sino algo que provoque una reacción de curiosidad, sería muy incrédulo creer que podemos enviar un mensaje que ellos pudan comprender, pero sí podemos enviar un mensaje que provoque una reacción de curiosidad.