Un impulso para la búsqueda de vida extraterrestre

Telescopio Green Bank

Telescopio Green Bank en el Observatorio Radioastronómico Nacional en Virginia Occidental, que será utilizado en la búsqueda de vida. Crédito: Walter Bibikow/JAI/Corbis.

Se podría decir que el silencio ha sido ensordecedor. Desde su comienzo hace más de medio siglo, la búsqueda dedicada de inteligencia extraterrestre (SETI) ha fallado en su objetivo de detectar la presencia de civilizaciones extraterrestres. Sin embargo, el lunes 20 de julio, en la Royal Society de Londres, el multimillonario ruso Yuri Milner anunció una inyección para SETI: un proyecto de una década de duración de US$100 millones, para llevar a cabo la búsqueda de comunicaciones extraterrestres más extensa realizada hasta ahora.

La iniciativa, llamada Breakthrough Listen, utilizará radiotelescopios en Green Bank en Virginia Occidental, el Observatorio Parkes en Australia, y el telescopio óptico del Observatorio Lick en San José, California, para escanear alrededor de un millón de estrellas en la Vía Láctea y una centena de galaxias cercanas. Milner también ha publicado una carta abierta respaldando la idea de una búsqueda intensificada, la que ha sido co-firmada por numerosos científicos, incluyendo al físico Stephen Hawking.

“En un Universo infinito, debe haber más vida”, dijo Hawking en el evento de lanzamiento. “No existe una pregunta más grande. Es momento de comprometerse con la búsqueda de la respuesta”, dijo.

“Generalmente tendríamos de 24 a 36 horas en un telescopio por año, pero tendremos miles de horas por año en los mejores instrumentos”, dice uno de los líderes del proyecto, Andrew Siemion, científico de SETI en la Universidad de California, Berkeley. “Es difícil exagerar cuán grande es esto. Es una revolución”.

Tradicionalmente, los proyectos SETI buscan señales ópticas o de radio que parezcan venir de una fuente artificial, por ejemplo, debido a que estén centradas en una frecuencia y se repitan de manera regular. Pero el financiamiento ha sido disperso: a comienzos de la década de 1990, la NASA patrocinó algunas búsquedas, pero detuvo ese apoyo en 1993. “En los últimos años, el apoyo alrededor del mundo para SETI fue de aproximadamente un millón de dólares, mayoritariamente en Estados Unidos, y todo de donaciones privadas”, dice Frank Drake, uno de los pioneros del SETI moderno, quien también está en el equipo de Breakthrough Listen. “Ahora tendremos $100 millones, así que es un verdadero progreso”.

Con este proyecto, la pequeña comunidad SETI será inundada por un torrente de datos; tal vez tanto en un día como lo recolectado por proyectos anteriores en todo un año. Los datos serán públicos para permitir a los entusiastas unirse a la búsqueda y Breakthrough Listen también se asociará con el proyecto SETI@home que conecta computadores personales de voluntarios alrededor de todo el mundo para analizar los datos.

Por otro lado, Drake afirma que Breakthrough Listen tendrá un impacto positivo en la comunidad astronómica en general. La inversión salvó a los telescopios Green Bank y Parkes, relativamente viejos, de la amenaza de cierre, ya que los gobiernos desvían fondos hacia proyectos de mayor escala y mejor resolución, tales como el Square Kilometre Array (SKA), dice Drake. Además, el sondeo del cielo puede descubrir más púlsares, y ayudar a aclarar el origen los misteriosos “estallidos de radio rápidos”; pulsos que duran solo unos pocos milisegundos.

Breakthrough Listen aún no ha definido completamente su estrategia de búsqueda, pero una de las primeras tareas del proyecto será escanear estrellas en busca de señales en la banda de frecuencias entre aproximadamente 1 y 10 GHz (incluyendo la región conocida como “agujero del agua”, dado que incluye frecuencias en que el H y OH emiten ondas de radio). Esta banda ha sido identificada en el pasado como un buen canal para la comunicación extraterrestre debido a que las señales pueden viajar a través del espacio interestelar y la atmósfera de la Tierra sin demasiada interferencia.

Yuri Milner hizo su fortuna a través de inversiones en Facebook y otros negocios en Internet, y en 2012 fundó los premios “Breakthrough” para galardonar la excelencia en ciencias de la vida, física fundamental, y matemáticas. Graduado en física de partículas, bromea diciendo que su interés en SETI comenzó en 1961, el año de su nacimiento; lleva el nombre del cosmonauta ruso Yuri Gagarin, inculcando una fascinación de por vida por el espacio y la posibilidad de vida extraterrestre.

Fuente: Nature

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Esta entrada fue publicada en Otras Ciencias y etiquetada , por Felipe Campos. Guarda enlace permanente.
Felipe Campos

Acerca de Felipe Campos

Ingeniero en Informática. Atraído desde pequeño por la ciencia, y aficionado a la astronomía desde hace algunos años. Con el tiempo que dispone, intenta acercar esta ciencia a la gente, ya sea mediante la publicación de artículos o de eventos y actividades astronómicas en Chile. Traductor de ESOcast para el Observatorio Europeo Austral.