Intentos terrestres de comunicación interestelar

Radiotelescopio de Arecibo

Vista aérea del Radiotelescopio de Arecibo. Crédito: NAIC.

El 16 de noviembre de 2014 marcó el aniversario número 40 del mensaje de Arecibo, un mensaje transmitido desde el radiotelescopio de Arecibo en Puerto Rico hacia Messier 13, un cúmulo globular de estrellas que se encuentra a más de 22.000 años-luz de distancia.

El contenido del mensaje fue determinado por el astrofísico y fundador de SETI (Search for Extraterrestrial Intelligence), Frank Drake, con un poco de ayuda de otros científicos como Carl Sagan. Usó una cadena de 1.679 dígitos binarios; la idea era que la civilización extraterrestre que recibiera el mensaje reconociera a 1.679 como un número semiprimo, múltiplo de 23 y 73. “Ah”, pensarían ellos (en su lenguaje nativo, obviamente), “esta cadena binaria de origen desconocido es interesante. Ordenemos los datos en una cuadrícula de 23 por 73 y veamos qué aparece”.

Mensaje de Arecibo

Mensaje de Arecibo ordenado en una cuadrícula. Crédito: Arne Nordmann.

Cuando los unos y ceros se colocan en forma de cuadrícula, lo que resulta es un resumen pixelado de la humanidad. Contiene siete partes. La primera parte del mensaje muestra los números del 1 al 10. Luego están los números atómicos del carbono, hidrógeno, oxígeno, nitrógeno y fósforo. Después están los nucleótidos y una representación muy simple de la doble hélice del ADN. Le sigue la figura de un humano, una representación de la posición de la Tierra en el Sistema Solar –con Plutón mostrado como un planeta- y una imagen del telescopio de Arecibo.

Incluso si la gente de Messier 13 respondiera inmediatamente este mensaje, tendríamos que esperar al menos 43.960 años para recibir su respuesta. Pero el mensaje de Arecibo en realidad nunca tuvo la intención de establecer una comunicación interestelar real; fue principalmente una demostración de la capacidad del telescopio de Arecibo. (El plato fue actualizado en 1974, y la transmisión digital de tres minutos, supuestamente enviada a otra civilización, fue más bien una forma de celebración.)

Puede ser que los hipotéticos habitantes de Messier 13 nunca lleguen a ser nuestros amigos por correspondencia, pero la tentadora perspectiva de la comunicación interestelar continúa seduciendo a los terrícolas. Desde que el mensaje de Arecibo fue transmitido al Universo, al menos otros ocho mensajes de radio interestelares han sido transmitidos al cielo, y todos en los últimos 15 años.

"Teen Age Message"

El “Teen Age Message” siendo enviado desde Crimea en 2001. Crédito: Rumlin (Wikimedia Commons).

En 2001, el astrónomo ruso Aleksandr Zaitsev y un grupo de jóvenes de ese país emitieron una serie de transmisiones conocidas en conjunto como el “Teen Age Message” (TAM). Los mensajes, apuntados a seis estrellas ubicadas a entre 45,9 y 68,5 años-luz de distancia, incluían música popular rusa y obras de compositores clásicos como Beethoven y Vivaldi. Toda esta música fue tocada theremín, por lo que Zaitsev se refirió al mensaje como el “primer concierto de theremín para extraterrestres”. La transmisión, enviada desde el Radar Planetario de Eupatoria en Crimea, fue el primer mensaje de radio interestelar musical. Ha habido más: En 2008, la NASA emitió la canción “Across the Universe” de The Beatles al Universo, apuntando a la Estrella del Norte, Polaris.

El asunto de la mejor manera de comunicarse con extraterrestres es uno de los intereses actuales de SETI. En noviembre de 2014, la organización realizó en California un taller con el título “Communicating Across the Cosmos” (“Comunicándose a través del cosmos”, en español). Un tema común fue el antropocentrismo de la humanidad. Al componer mensajes interestelares, tendemos a asumir que los posibles destinatarios comprenderán lo que estamos intentando decir. Pero tanto el conocimiento científico como la fisiología de civilizaciones no humanas pueden ser tan diferentes de los nuestros que una composición de Beethoven o una figura humana pixelada puede ser totalmente indescifrable para ellos.

Incluso el lenguaje de las matemáticas, supuestamente universal, puede no ser la mejor lengua vehicular. Durante una charla en la conferencia SETI, Carl DeVito planteó una interesante pregunta: “¿Son los números naturales, 1, 2, 3, 4… solo creaciones de la mente humana o existen independientemente de nosotros?”. Su propia respuesta fue: “Pienso que los números naturales existen independientemente de nosotros. El resto de las matemáticas, sin embargo, podrían no existir más que en nuestras mentes”.

"A Message From Earth"

Distancia viajada por los mensajes de “A Message From Earth”, hasta el 24 de enero de 2015.

De los ocho mensajes interestelares enviados desde 1999, el primero en alcanzar su destino será “A Message From Earth”, que fue enviado al planeta extrasolar Gliese 581 c en octubre de 2008 y se planea que llegue a comienzos de 2029. La transmisión, planeada como una cápsula del tiempo digital, fue iniciada por la extinta compañía británica RDF Digital y Bebo, una red social declarada en quiebra en 2013. Las 501 fotos y mensajes de texto en la transmisión fueron seleccionados por usuarios de Bebo vía votación web. En aproximadamente 15 años, los residentes de Gliese 581 c, asumiendo que los haya, recibirán una avalancha de información acerca de gente de la Tierra.

Aunque cada transmisión interestelar ha variado enormemente en estilo y contenido, cada una refleja un mensaje central común: “Estamos aquí. Esto somos nosotros”. Si estas emisiones alcanzan otras civilizaciones es casi irrelevante. La posibilidad de resumir cómo es la humanidad a una audiencia extraterrestre es atrayente.

Fuente: Atlas Obscura

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Esta entrada fue publicada en Otras Ciencias y etiquetada por Felipe Campos. Guarda enlace permanente.
Felipe Campos

Acerca de Felipe Campos

Ingeniero en Informática. Atraído desde pequeño por la ciencia, y aficionado a la astronomía desde hace algunos años. Con el tiempo que dispone, intenta acercar esta ciencia a la gente, ya sea mediante la publicación de artículos o de eventos y actividades astronómicas en Chile. Traductor de ESOcast para el Observatorio Europeo Austral.