Kepler descubre un planeta muy “inestable”

Sistema Kepler-413

Concepción artística del planeta Kepler-413b y su sistema. Crédito: NASA / ESA / A. Feild.

Imagínese vivir en un planeta con estaciones tan erráticas que casi no se puede saber qué ponerse: ¡bermudas o un pesado abrigo! Esa es la situación en un raro mundo tambaleante descubierto por el  telescopio espacial de búsqueda de planetas Kepler de la NASA.

El planeta, designado Kepler-413b, se encuentra a 2.300 años luz de distancia en la constelación de Cygnus. Orbita cerca de una pareja de estrellas anaranjada y roja enanas cada 66 días.

Pero lo que hace este planeta muy inusual es que se tambalea (o tiene un movimiento de precesión) salvajemente sobre su eje de rotación, al igual que la peonza (o trompo) de un niño. La inclinación del eje de rotación del planeta puede variar tanto como 30 grados durante 11 años, dando lugar a los cambios rápidos y erráticos en las estaciones. En contraste la precesión de rotación de la Tierra es de 23,5 grados durante 26.000 años. El hecho de que este planeta lejano tenga esa precesión en una escala temporal humana es simplemente increíble, dicen los investigadores.

Lo más probable es que realmente no te preguntes qué ponerte en este planeta, porque es demasiado caliente para la vida tal como la conocemos. Su órbita está ligeramente más cerca de las estrellas que del borde interior de la zona habitable del sistema, una región donde las temperaturas permiten que exista agua líquida. También es un planeta gaseoso gigante de cerca de 65 masas terrestres – un super-Neptuno – por lo que es inhabitable.

La órbita del planeta es inusual, en la que está inclinada 2,5 grados con respecto al plano de la órbita de la estrella binaria. Durante un período de 11 años, la órbita del planeta parece también tambalearse mientras circula alrededor del par de estrellas.

Los astrónomos que usan el Kepler descubrieron esta característica cuando encontraron un patrón inusual de tránsito para el Kepler-413b. Normalmente, los planetas en tránsito se ven pasar por delante de sus estrellas madre como un reloj. Kepler encuentra estos planetas notando el oscurecimiento de la estrella madre – o en este caso, las estrellas – como el planeta se desplaza delante de una de ellas.

“Lo que vemos en los datos de Kepler de más de 1.500 días, es de tres tránsitos en los primeros 180 días (un tránsito cada 66 días), luego estuvimos 800 días sin ningún tránsito”, explicó Veselin Kostov, el investigador principal en la observación. Kostov está afiliado con el Space Telescope Science Institute (STScI) y la Universidad Johns Hopkins (JHU, sus siglas en inglés) en Baltimore, Md. “Después de eso, vimos cinco tránsitos más en fila”.

El próximo tránsito no se prevé que se produzca hasta el año 2020. Esto se debe no sólo a la oscilación orbital, sino también a los pequeños diámetros de las estrellas y el hecho de que el plano orbital de las estrellas no está exactamente de canto hacia nuestra línea de visión. Fue casualidad que los astrónomos captaran el planeta mientras transitaba.

Debido a la oscilación orbital, la órbita se mueve continuamente hacia arriba o hacia abajo con respecto a nuestro punto de vista. Este cambio es tan grande que a veces se pierde al pasar por delante de las estrellas, visto desde la Tierra.

Para entender los complicados movimientos de este planeta, imagínese una rueda de bicicleta tumbada de lado. Gira la rueda mientras está tumbada en el suelo, y se tambaleará. Esto es como la órbita del planeta. Ahora imagina poner una peonza en el borde de la horizontal girando la rueda. Esto es como el movimiento de oscilación de la precesión de rotación del planeta.

Los astrónomos aún están tratando de explicar por qué este planeta está fuera de la alineación con sus estrellas. Podría haber otros cuerpos planetarios en el sistema que inclinan la órbita. O bien, podría ser que una tercera estrella cercana que es un compañero visible en realidad, puede estar gravitacionalmente unido al sistema y ejercer una influencia sobre él.

“Es de suponer que hay planetas ahí fuera como este que no estamos observando porque estamos en el periodo desfavorable”, dijo Peter McCullough, un miembro del equipo del STScl y la JHU. “Y esta es una de las cosas que Vaselin está investigando. ¿Hay una mayoría silenciosa de cosas que no estamos observando?”.

Los resultados del equipo aparecen en un artículo en The Astrophysical Journal del 29 de enero.

Fuente: Hubble Site

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...