La radiación en Marte es “manejable” para las misiones tripuladas

Misión tripulada a Marte

Ilustración artística de 1989 de una misión tripulada a Marte. Crédito: Les Bossinas, Centro de Investigación Lewis de la NASA.

El riesgo de exponerse a la radiación no es un problema “demasiado grave” para una misión a largo plazo a Marte, sugieren resultados recientes del rover Curiosity de la NASA.

Una misión que conste de un viaje de 180 días a Marte, una estadía de 500 días en el Planeta Rojo y un vuelo de retorno de 180 días a la Tierra expondría a los astronautas a una dosis acumulativa de radiación de aproximadamente 1,01 sieverts, indican las mediciones del instrumento RAD (Radiation Assessment Detector) de Curiosity.

Para ponerlo en perspectiva: La Agencia Espacial Europea (ESA) generalmente limita la dosis de radiación total durante el servicio de sus astronautas a 1 sievert, lo que se asocia con un aumento de 5% del riesgo de padecer un cáncer fatal durante su vida.

“Definitivamente es un número manejable”, dijo Don Hassler, investigador principal de RAD, del Instituto de Investigación del Sureste en Boulder, Colorado, autor principal de un estudio que informó acerca de los hallazgos en la edición del 9 de diciembre de la revista Science.

Una dosis de radiación de 1 sievert en Marte violaría los estándares actuales de la NASA, que limita el exceso de riesgo de cáncer de los astronautas en 3%. Pero estas directrices fueron diseñadas pensando en misiones a la órbita terrestre baja, y los ajustes para dar paso a viajes más lejanos pueden estar a la vista, dijo Hassler.

“La NASA trabaja junto con el Instituto de Medicina de las Academias Nacionales para evaluar cuáles serían los límites apropiados por una misión de espacio profundo, tal como una misión a Marte”, dijo Hassler a Space.com. “Así que es una actividad emocionante”.

Los nuevos resultados representan la descripción más completa hasta ahora del entorno de radiación de camino a Marte y en la superficie del Planeta Rojo. Incorporan datos que RAD reunió durante la etapa de crucero de ocho meses de Curiosity a través del espacio y los primeros 300 días del rover en Marte, donde aterrizó en agosto de 2012.

Las mediciones de RAD cubren dos tipos diferentes de radiación de partículas energéticas: rayos cósmicos galácticos (“galactic cosmic rays”, GCRs), que son acelerados a velocidades increíbles por lejanas explosiones de supernovas, y partículas energéticas solares (“solar energetic particles”, SEPs), que son enviadas al espacio por tormentas de nuestro propio Sol.

Los datos de RAD muestran que los astronautas que explorasen la superficie marciana acumularían alrededor de 0,64 milisieverts de radiación por día. La tasa de dosis es casi tres veces mayor durante el viaje a Marte; 1,84 milisieverts por día.

Pero el ambiente de radiación de Marte es dinámico, así que las mediciones que Curiosity ha hecho hasta ahora no deberían ser vistas como la palabra final, destacó Hassler. Por ejemplo, los datos de RAD han sido obtenidos cerca del máximo del ciclo de actividad solar de 11 años, un momento en que el flujo de GCR es relativamente bajo (debido a que el plasma solar tiende a dispersar los GCRs).

Las mediciones de radiación de Curiosity deberían ayudar a la NASA a planificar una misión tripulada a Marte, la que la agencia espacial espera realizar a mediados de la década de 2030, dijo Hassler. Y también deberían aportar información a la búsqueda de vida pasada o presente en el Planeta Rojo, otra alta prioridad de la NASA.

Por ejemplo, los nuevos resultados de RAD sugieren que es poco probable que exista vida microbiana en la superficie de Marte, dijo Hassler. Pero misiones futuras pueden no tener que excavar demasiado profundo para encontrar vida marciana, si es que la hay o la hubo.

“Estas mediciones nos hacen pensar que podría ser viable encontrar signos de posible vida existente o pasada a tan poca profundidad como 1 metro”, dijo Hassler.

El nuevo estudio, titulado “Mars’ Surface Radiation Environment Measured with the Mars Science Laboratory’s Curiosity Rover”, corresponde a uno de seis papers publicados en línea a comienzos de diciembre de 2013 en Science sobre los resultados de Curiosity.

Fuente: SPACE

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...