Lanzamiento del segundo Falcon 9 1.1

Lanzamiento SES-8

Lanzamiento del satélite SES-8 a bordo de un cohete Falcon 9.

Ayer a las 22:41 UTC SpaceX ha logrado lanzar la segunda unidad de este cohete, después de que se pospusiera tres veces por diversos motivos, aparentemente sin relación alguna entre ellos.

El Falcon 9 1.1 es un cohete absolutamente nuevo, pese a que se le denomine la versión 1.1. Tiene dos etapas y quema queroseno líquido y oxígeno líquido en ambas fases. Se desconoce las medidas exactas de la primera y segunda etapa, pero se sabe que  la cofia es de 13,1 metros, dándole una altura final de 68 metros. Pesa 505 toneladas una vez cargado de combustible, y puede poner 13 toneladas en órbita baja o 4,5 toneladas en órbita de transferencia geoestacionaria. Para comparar, un cohete Soyuz 2.1A pesa “solo” 312 toneladas y puede colocar 7020 Kg en órbita baja de 200 Km y 51,6º de inclinación.

La primera vez que se aplazó fue por culpa del comportamiento de la segunda etapa en el vuelo inaugural del vehículo, que debía hacer una segunda ignición una vez separado del satélite Cassiope para probar el funcionamiento del motor una vez encendido y apagado. Ocurrió una anomalía y fue apagado automáticamente por el ordenador de a bordo. Tras eso, piezas de basura espacial extremadamente ligeras que pertenecían a la segunda etapa fueron catalogadas por la USPACECOM. SpaceX necesitó aplazar el lanzamiento del 1 de noviembre para acabar de solventar los problemas.

El segundo aplazamiento fue durante los últimos minutos antes del lanzamiento, que sufrió hasta tres reseteos de la cuenta atrás, el primero de ellos para analizar un pequeño fallo en una válvula de la primera etapa, el segundo por un problema durante el cambio de alimentación externa a baterías de a bordo y el tercero por una lectura errónea de un sensor del tanque de oxígeno líquido de la primera etapa. Tras este aplazamiento, existían problemas de encontrar otra ventana de lanzamiento, por el gran tráfico aéreo que sufre Estados Unidos en los días anteriores y posteriores a Acción de Gracias. La administración general de aviación no se podía permitir desviar decenas de vuelos. Se encontró un hueco el jueves, por lo que se intentó de nuevo. Esta vez la cuenta atrás se paró en T+00:02 segundos cuando el ordenador de a bordo detectó que los 9 motores Merlin 1D crearon el empuje requerido, pero tardaron demasiado tiempo en hacerlo, parando la cuenta atrás. Por lo que se tuvo que aplazar unos días más el lanzamiento, concretamente hasta ayer.

En esta ocasión no hubo retrasos y despegó en la apertura de la ventana de lanzamiento. La primera etapa funcionó correctamente y el motor Merlin 1-D de la segunda etapa se re-encendió correctamente para dejar a al pequeño satélite SES 8 de 3,1 toneladas en GTO (Órbita de Transferencia Geoestacionaria) supersíncrona (un periodo de 1,0027 revoluciones/día, igual que un geoestacionario, pero en una órbita altamente elíptica). A partir de aquí, el propio satélite tendrá que maniobrar con su propio combustible para circularizar su órbita, pasar de 21º de inclinación a 0º, y colocarse sobre la longitud deseada, sobre Asia.

Este lanzamiento era crítico para la empresa ya que muchos de los satélites comerciales que SpaceX intenta lanzar a precios abaratados (56 millones de dólares por unidad) funcionan en órbitas geoestacionarias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...