Lluvias de meteoros, estrellas fugaces, cometas y asteroides

Perseidas

Representación artística de la lluvia de estrellas las Perseidas.
Crédito: Chris Williams

La gente con frecuencia usa palabras como “cometa” o “meteoro”, sin embargo, pocos se toman el tiempo para explicar exactamente lo que significan estos términos. Así que tomemos un momento para clasificar los distintos desechos espaciales…

Fuera de aquí, flotando en el Sistema Solar, hay miles de millones de asteroides. En el Cinturón de Asteroides, hay cientos de miles de asteroides, y el resto vagan a su antojo por el sistema solar. Se cree que la nube de Oort también contiene muchos asteroides.

Vienen en diferentes formas y tamaños. Algunos asteroides son demasiado pequeños como para ser detectados, en cambio, otros son bastante difíciles de perder de vista, como por ejemplo Ceres, que tiene un diámetro de 1.000 kilómetros.

Los asteroides son demasiado pequeños como para mantener una atmósfera; son cuerpos rocosos sin aire que giran alrededor del Sol. Son demasiado pequeños como para ser considerados planetas, aunque a menudo se les da el nombre de planetoides o planetas menores. Ceres es el único planeta menor del cinturón de asteroides, y se ha descubierto recientemente que ¡este mundo rocoso alberga vapor de agua!

Los cometas son más o menos como los asteroides, salvo que tienen colas. Esto se debe a que los cometas están compuestos de hielo polvoriento. Cuando se acercan demasiado al Sol, el hielo se calienta y forma una traza o cola detrás del cometa, en dirección opuesta al viento solar. A medida que se mueven en sus órbitas alrededor del Sol, los cometas dejan un rastro de polvo y gas que puede llegar a medir millones de kilómetros de largo. Por lo general son un poco más pequeños que los asteroides, aunque la cabeza brillante del cometa (la coma) puede llegar a ser igual de grande que un planeta menor. Después de muchos y muchos acercamientos al Sol, un cometa empieza a parecerse menos a un cometa y más a un asteroide, ya que su hielo se desgasta y su desgasificación empieza a frenarse.

Los meteoroides son trozos de escombros que se han desprendido de los cometas o asteroides, pero que no han entrando en contacto con la atmósfera. Esta categoría abarca de todo, desde los pequeños gránulos de polvo hasta las rocas del tamaño de un coche (o mayor).

Los meteoros son lo que vemos cruzando el cielo por la noche (y a los que nos gusta pedir un deseo). Son pequeños trozos de basura espacial que se están quemando en la atmósfera de la Tierra. Son inofensivos. Los meteoros se ven como rayas tenues, lo que significa que sólo son pequeños fragmentos de roca (o basura espacial) que se están quemando en la atmósfera. Por lo tanto, sabemos que nunca van a llegar a la superficie de la Tierra. Viajan a menudo a través de la atmósfera a una velocidad de 50 km/h, y pueden llegar a alcanzar una temperatura de 1.648 grados Celsius.

Los meteoritos son meteoroides que golpean realmente la superficie de la Tierra. En términos generales, los cometas y asteroides son un poco más grandes, y esto es lo que los diferencia de los meteoritos.

Tabla de resumen

Asteroide Un cuerpo rocoso relativamente pequeño e inactivo que orbita el Sol.
Cometa Un objeto relativamente pequeño y a veces activo, cuyo hielo puede se vaporizado por la luz solar formando una atmósfera (coma) de polvo y gas y, algunas veces, una cola de polvo y/o gas.
Meteoroide Una pequeña partícula de un cometa o asteroide que orbita el Sol.
Meteoro Fenómeno lumínico que ocurre cuando un meteoroide entra en la atmósfera de la Tierra y se vaporiza; una estrella fugaz.
Meteorito Un meteoroide que sobrevive a su paso a través de la atmósfera terrestre y cae en la superficie de la Tierra.

Hay otro pedazo de basura espacial que entra en la atmósfera terrestre y que es más brillante que un meteoro estándar, se le conoce con el nombre de bola de fuego. Las bolas de fuego son una subclase especial de meteoros. Para poner fin al debate entre meteoros luminosos y bolas de fuego tenues, la NASA ha definido a una “bola de fuego” como un meteoro con magnitud visual de menos de -3. En su mayor parte, incluso los meteoros que son lo suficientemente brillantes como para ser clasificados como bolas de fuego no son lo suficientemente grandes como para atravesar la atmósfera terrestre intactos. Por lo general, cuando un meteoroide es de al menos 1 metro de diámetro, se clasifica como una bola de fuego.

La definición de un bólido es un poco más delicada. Por lo general, los términos “bola de fuego” y “bólido” se intercambian constantemente, de modo que tienen el mismo significado; aunque hay ligeras diferencias entre ellos. La diferencia está en la explosión. Como dice la NASA, “las bolas de fuego que estallan en la atmósfera se conocen técnicamente como bólidos, aunque los términos bola de fuego y bólido se usan indistintamente”. El término ‘bólido’ proviene de la palabra griega ‘bolis’, que generalmente significa misil, pero, también puede tener el significado de ‘flash’. El término ‘bólidos’ también se utiliza para hacer referencia a los meteoros cuya composición no es conocida, con esto normalmente nos referimos a los antiguos cráteres que tuvieron lugar hace miles de millones de años.

Aquí os dejo un diagrama (a modo de resumen) de los diferentes términos que se utilizan para clasificar las rocas espaciales.

Meteoritos

Fuente: From Quarks to Quasars

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Esta entrada fue publicada en Astronomía General por Sara Muñoz. Guarda el enlace permanente.
Sara Muñoz

Acerca de Sara Muñoz

Tengo un grado en física y actualmente estoy haciendo un master en astronomía y astrofísica. Me encanta la ciencia en general, y en particular la astronomía. También me gusta la biología, la arqueología y la ciencia ficción. Y me gustaría dedicarme más a la divulgación de la ciencia.