Los satélites GPS sugieren que la Tierra está cargada de materia oscura

Ilustración del satlélite GPS Block II-F en órbita terrestre.

Ilustración del satlélite GPS Block II-F en órbita terrestre.

El GPS es muy útil para encontrar una ruta, pero también podría ser capaz de resolver cuestiones fundamentales de la física. Un análisis de las órbitas de los satélites GPS insinúa que la Tierra es más pesada de lo que se pensaba, tal vez debido a un halo de materia oscura.

Se cree que la materia oscura representa alrededor del 80 por ciento de la materia del universo, pero poco más se sabe de ella, incluyendo el cómo se distribuye en el Sistema Solar. Todos los indicios de que la materia oscura podría rodear la tierra provienen de las observaciones de las sondas espaciales, ya que varias de ellas cambiaron sus velocidades de forma inesperada mientras volaban junto a la Tierra. En 2009, Steve Adler, del Instituto de Estudios Avanzados (IAS, sus siglas en inglés) en Princeton, Nueva Jersey, mostró como la materia oscura junto con la gravedad de la Tierra podrían explicar estas anomalías.

Ben Harris de la Universidad de Texas en Arlington se preguntó si la materia oscura también podría afectar a los satélites. “Lo bueno de los satélites GPS es que conocemos sus órbitas muy, muy bien”, dijo. Tras recopilar nueve meses de datos de los grupos de satélites GLONASS, GPS y Galileo, calculó la masa de la Tierra tal y como la “sentían” cada uno.

En una reunión de la American Geophysical Union en San Francisco en diciembre, Harris informó que la masa de la Tierra era entre un 0,005 y 0,008 por ciento mayor que el valor de la misma establecido por la International Astronomical Union (Unión Astronómica Internacional). También dijo que un disco de materia oscura alrededor del ecuador de 191 km de espesor y 70.000 km de diámetro podría explicar esto.

Harris todavía tiene que tener en cuenta las perturbaciones de las órbitas de los satélites debido a la relatividad y la atracción gravitatoria del Sol y la Luna. Es más, los datos preliminares de la sonda Juno de la NASA, también presentados en la reunión de la AGU, sugieren que su velocidad fue la esperada cuando sobrevoló cerca de la Tierra, poniendo en duda las anomalías citadas anteriormente.

Pero si la explicación de Harris resulta correcta, los satélites podrían revelar propiedades de la materia oscura, tales como si sus partículas interactúan entre sí.

Fuente: NewScientist

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...