Luz verde para Hayabusa 2

Ilustración artística de Hayabusa 2 aproximándose al asteroide 1999 JU3. Crédito: Akihiro Ikeshita/JAXA.

Japón espera que la segunda vez, las cosas funcionen de maravilla para una misión de recolección de muestras de un asteroide. El gobierno acaba de dar luz verde a la misión Hayabusa 2, cuyo lanzamiento ocurriría en 2014.

La misión anterior visitó el asteroide Itokawa en 2005, pero sufrió una serie de fallos. Se suponía que dispararía “balas” hacia la roca espacial y recogería los escombros resultantes, pero los proyectiles nunca fueron lanzados. Afortunadamente, algo de polvo entró en los colectores de la sonda, cuyo contenedor volvió a la Tierra en 2010.

Hayabusa 2 intentará evitar los errores de su predecesor cuando se pose sobre el asteroide 1999 JU3. “Hemos aprendido mucho de Hayabusa”, dice el director de la misión Makoto Yoshikawa de la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón en Sagamihara. “Modificamos todas las partes donde Hayabusa tuvo problemas”.

Hayabusa 2 tendrá un software de respaldo en caso de fallas, y en lugar de usar balas, la sonda dejará caer un impactador desde una altitud de 300 metros antes de aterrizar y recolectar los restos.

“Lo nuevo es el impactador”, dice Yoshikawa. “El impactador creará un pequeño cráter en la superficie del asteroide, e intentaremos recoger el material que se encuentre dentro del cráter, lo que significa que intentaremos obtener material subsuperficial”. Esto permitirá a los científicos comparar la superficie afectada por la radiación con su prístino interior.

Dos acercamientos

Hayabusa 2 no es la única misión de recolección de muestras que tiene una roca espacial como destino. En 2016, la NASA planea lanzar una sonda llamada OSIRIS-Rex para recoger muestras de un asteroide.

OSIRIS-Rex orbitará su asteroide objetivo durante meses, tomando imágenes de alta resolución para determinar dónde debería recolectar muestras. Pero en lugar de aterrizar sobre la roca como las misiones Hayabusa, estirará su brazo robótico y capturará todo el material posible.

Yoshikawa dice que OSIRIS-Rex tiene como objetivo recoger muchos más restos rocosos que Hayabusa 2, que se espera que traiga de vuelta no más de 1 gramo. Pero dice que OSIRIS-Rex sólo tendrá éxito si la superficie de su asteroide objetivo está cubierta por partículas de roca conocidas como regolito. Si es un cuerpo sólido, la nave especial podría no ser capaz de recolectar muestras.

“Pienso que el método de Hayabusa 2 es mejor, si no conocemos las condiciones de la superficie del asteroide objetivo”, dice Yoshikawa. “En nuestro caso, podemos recoger la muestra incluso si no hay regolito en la superficie”.

Ambas misiones tendrán como objetivo asteroides ricos en minerales que se formaron en presencia de agua. Los estudios isotópicos del agua podrían arrojar luz sobre si el agua de la Tierra provino de los asteroides, cometas o de los propios bloques rocosos que conforman nuestro planeta.

Fuente: New Scientist

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...