Misterioso objeto “G2” en el centro de la Vía Láctea es una estrella binaria

Crédito: NASA / CXC / MIT / F.K. Baganoff et al. / E. Slawik / G. Witzel et al.

Crédito: NASA / CXC / MIT / F.K. Baganoff et al. / E. Slawik / G. Witzel et al.

Un misterioso objeto columpiándose alrededor del agujero negro súpermasivo en el centro de nuestra galaxia ha sorprendido astrónomos al sobrevivir a lo que varios consideraban sería un encuentro devastador. Con su supervivencia, los investigadores han logrado resolver el acertijo de qué es el objeto, conocido como G2. Desde su descubrimiento en el 2011, había un debate sobre si era una gigantesca nube de hidrógeno o una estrella rodeada por gas. Resulta que no era ninguna… o de hecho todas las anteriores e incluso más.

Los astrónomos señalan ahora que la G2 es más que probable un par de estrellas binarias que han estado orbitando el agujero negro en tándem y que se mezclaron entre ellas en una estrella extremadamente grande, envuelta en gas y polvo.

“G2 sobrevivió y continúo felizmente en su órbita, una simple nube de gas no podría haber hecho eso”, dijo Andrea Ghez de la UCLA (Universidad de California en Los Ángeles), quien lideró las observaciones. “No sufría los efectos del agujero negro. No hubo fuegos artificiales”.

Este ha sido uno de los eventos más observados en la astronomía reciente, ya que esta fue la primera vez que los astrónomos han podido observar un encuentro con un agujero negro de esta categoría en tiempo real. Se creía que observando la extinción de la G2 no solo revelaría qué objeto era, también proveería más información sobre cómo se comporta la materia cerca de agujeros negros y cómo los agujeros negros súpermasivos ‘comen’ y evolucionan.

Utilizando el Observatorio Keck, Ghez y su equipo pudieron mantener un ojo en los movimientos de la G2 y cómo lo afectaba el fuerte campo gravitacional del agujero negro.

Mientras algunos investigadores inicialmente creían que la G2 era una nube de gas, otros argumentaban que no se veía estirarse (o “espaguetización”) al objeto como se hubiera esperado si fuera un nube de gas.

Ghez le contó al portal Universe Today, a comienzos de este año, que pensó que se trataba de una estrella. “Su órbita se parecía mucho a las órbitas de otras estrellas”, aclaró. “Claramente está sucediendo un fenómeno y hay algunas capas de gas que interactúan porque se puede ver la espaguetización, pero eso no quiere decir que hay una estrella en el centro”.

Ahora, después de observar, los objetos por varios meses, Ghez dice que la G2 parece ser una categoría emergente de estrellas cerca del agujero negro que son creadas por la poderosa gravedad, mezclando estrellas binarias en solo una. También recordó que, en nuestra galaxia, las estrellas masivas vienen generalmente en pares. Asegura que la estrella sufrió abrasiones en su capa exterior, pero que estará bien.

Ghez explicó en un comunicado de prensa de la UCLA que cuando dos estrellas convergen en una cerca de un agujero negro, la estrella se expande por más de un millón de años antes que se asiente.

“Esto puede suceder con más frecuencia de lo que pensamos. Las estrellas en el centro de la galaxia son masivas y generalmente binarias”, explicó Ghez. “Es posible que muchas de las estrellas que hemos estado observando y no comprendamos sean el producto final de una convergencia que está en calma ahora”.

Ghez y sus colegas también determinaron que la G2 parece estar en un estado de inflación y que sigue estando en un proceso de “espaguetización”. Al mismo tiempo, el gas de la superficie está siendo calentado por estrellas cercanas, creando una enorme nube de gas y polvo que ha envuelto a la mayor parte de la estrella masiva.

Usualmente en astrofísica, la escala de tiempo de los eventos es extremadamente larga, no sobre el curso de varios meses. Pero es importante señalar que la G2, en realidad, hizo esta travesía al centro de la galaxia hace unos 25 mil años atrás. Por la cantidad de tiempo que tarda la luz en viajar, apenas podemos ver este evento que sucedió mucho tiempo atrás.

“Estamos viendo un fenómeno sobre agujeros negros que no se puede observar en ninguna otra parte del universo”, añadió Ghez. “Estamos empezando a comprender la física de los agujeros negros en una forma que no había sido posible antes”.

La investigación puede leerse en Astrophysical Journal Letters.

Fuente: Universe Today

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...