La NASA tacha de “imposible” el motor de curvatura del espacio-tiempo

Viaje a través de agujero de gusano

Una nave dispuesta a viajar a través de un agujero de gusano. Crédito: Les Bossinas, NASA.

Pese a las febriles informaciones que se han disparado por la red recientemente, los portavoces de la NASA insisten en que la agencia no está desarrollando ningún sistema de propulsión libre de combustible que sea capaz de superar la velocidad de la luz.

Un equipo del Johnson Space Center (JSC) de la NASA en Houston informó que recientemente había probado un prototipo de motor en el vacío y determinó que había producido una pequeña cantidad de impulso. Esta noticia se reveló en el foro NASASpaceFlight.com a principios del pasado año y posteriormente impactó fuertemente en Internet, ya que algunos detalles vinculaban la tecnología al largamente buscado “warp drive”, o motor de curvatura.

¿Por qué toda esta atención? El nuevo sistema de propulsión está basado en el EmDrive, un invento británico que supuestamente crea un impulso sin propulsor haciendo rebotar microondas alrededor del interior de una cámara. Si funciona, el motor podría revolucionar el viaje espacial – y también podría, aparentemente, violar las leyes de la física.

Pero la NASA está restando importancia a la investigación y a su potencial para revolucionar los sistemas de propulsión en un futuro cercano.

“Aunque la investigación conceptual alrededor de nuevos métodos de propulsión en el Johnson Space Center de Houston ha creado muchos titulares, éste es un pequeño esfuerzo que todavía no ha producido ningún resultado tangible”, declararon los portavoces de la NASA en un comunicado. “La NASA no está trabajando en tecnología de empuje por curvatura”.

Poca información

El nuevo diseño de motor espacial produciría, supuestamente, más energía de la recibida, violando así la ley de la conservación de la energía, que esencialmente afirma que la energía no puede destruirse o crearse.

“El motivo de la controversia es que viola la Tercera Ley de Newton”, explicó a Space.com Brian Koberlein, un astrofísico que estudia la relatividad general y la astrofísica computacional.

Es posible que las fugas electromagnéticas en la cámara o la conexión con el campo magnético de la Tierra sean responsables de este resultado teórico imposible, dijo Koberlein, que trabaja en el Instituto de Tecnología de Rochester. Pero la reciente prueba en la cámara de vacío, si es que efectivamente es válida, descarta otra prosaica explicación – que de alguna forma el motor estuviera empujando contra la atmósfera de la Tierra, añadió.

Los científicos externos están comprensiblemente impacientes por conocer lo que ha conseguido el equipo de JSC Eagleworks, y cómo lo hicieron. Pero los observadores todavía no pueden analizarlo, porque el trabajo aún no ha sido sometido a evaluación, explicó Koberlein.

Efectivamente, el sitio donde tienen que ir los investigadores externos es el foro de NASASpaceFlight, que incluye un hilo de posts que se ha ido extendiendo ya varios años, donde se discute sobre el desarrollo del EmDrive. (Paul March, un ingeniero de del equipo de Eagleworks, contribuyó a la discusión del foro. Cuando se le contactó desde Space.com, derivó las preguntas a su jefe, el ingeniero de JSC Harold “Sonny” White, quien no contestó a la petición para una entrevista).

No está claro en las entradas de este foro si el prototipo de sistema de propulsión generó un impulso durante las pruebas recientes, comenta Ethan Siegel, profesor de física y astronomía en el Lewis & Clark College de Portland, Oregon. Siegel también escribió acerca del EmDrive en la revista Forbes, en la que colabora regularmente.

Siegel afirmó que está viendo anuncios de impulsos conseguidos solo unas pocas veces a lo largo de numerosas pruebas, con una frecuencia que “no es inconsistente con el azar”. Además, el impulso producido en estas raras ocasiones está justo por encima del margen de error en la medición, agregó.

“Se trata de decenas de micro-newtons, menos que el peso de un copo de nieve”, dijo Siegel a Space.com. Concretamente, Siegel dijo que está observando informes de entre 50 y 70 micro-newtons. La tasa de error de medición, sin embargo, se sitúa entre los 15 y 30 micro-newtons.

“Lo deseable es una señal que sea mucho más grande que los errores que puedes detectar”, afirmó.

Esperando nuevos avances

Siegel dijo que espera que el equipo Eagleworks de la NASA siga con su investigación en el desarrollo del motor.

“Es para asegurarse de que reciba un trato prioritario y escrutarlo lo máximo posible”, comentó. “No queremos la falsa esperanza de un milagro que nunca sucederá. Antes de esto, realizaremos robustas pruebas, examinemos todos los criterios y asegurémonos de no estar engañándonos a nosotros mismos”.

Koberlein enfatizó que parte del mandato de la NASA es invertir en investigaciones que tengan objetivos interesantes, pero esto no implica necesariamente construir un prototipo que funcione.

“La NASA es una organización de investigación gubernamental”, declaró a Space.com, de modo que la agencia es “como los inversores en proyectos de riesgo. Desarrollan tecnologías probadas… pero también invierten dinero en ideas extremadamente innovadoras”.

Efectivamente, parte de la investigación de la NASA intenta conseguir grandes logros capaces de cambiar las reglas del juego, escribieron los portavoces en su comunicado.

“La agencia financia investigaciones muy fundamentales como parte de nuestros conceptos avanzados e innovadoras inversiones que amplían las fronteras de la ciencia y la ingeniería”, escribieron. “Esto es parte de la exploración de la NASA de lo desconocido, y la agencia está comprometida con las prioridades e inversiones identificadas en el Plan Estratégico de Inversión en Tecnología Espacial de la NASA. Gracias a estas inversiones, la agencia desarrollará las tecnologías necesarias para enviar al hombre al espacio más lejano que se haya alcanzado jamás”.

Fuente: SPACE

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Esta entrada fue publicada en Tecnología Espacial por Silvia Solans. Guarda el enlace permanente.

Acerca de Silvia Solans

Licenciada en periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona y traductora especializada en ingeniería, de niña ya miraba hacia el cielo nocturno buscando respuestas. Soy aficionada a la astronomía y me apasiona leer sobre cosmología y física cuántica. Pienso que la divulgación científica nos ayuda a desarrollar nuestro espíritu crítico, al mismo tiempo que despierta inquietudes y vocaciones futuras. En este campo, mis héroes son Carl Sagan e Isaac Asimov.