Nueva evidencia de un antiguo océano en Marte

Un nuevo estudio sugiere que las grandes rocas en las planicies del norte de Marte fueron llevadas a su ubicación por medio de deslizamientos de tierra submarinos masivos, lo que fortalece la evidencia de un antiguo océano marciano.

Océano en Marte

Ilustración artística de un océano en Marte. Crédito: ESA, C. Carreau.

¿Un vasto océano cubrió las planicies del norte de Marte? La idea ha sido debatida con vehemencia entre los científicos durante los últimos 20 años, incluso desde que las imágenes del orbitador Viking revelaron posibles riberas antiguas cerca del polo. Hallazgos posteriores sugirieron incluso que el océano primordial –apodado Oceanus Borealis- pudo haber cubierto una tercera parte del planeta.

Hoy en día, grandes campos de rocas cubren las planicies del norte de Marte. Para señalar un rasgo geológico análogo en la Tierra, Lorena Moscardelli, geóloga de la Universidad de Texas, Austin, sugiere que las rocas fueron llevadas a sus ubicaciones actuales por deslizamientos de tierra submarinos; lo que refuerza la evidencia de un antiguo océano marciano.

Las rocas fueron detectadas por la cámara HiRISE de Mars Reconnaissance Orbiter un tiempo atrás. Así que Moscardelli no informa su presencia como algo nuevo, sino más bien una nueva interpretación del proceso tras su origen.

Analogía terrestre

En el pasado, los geólogos pensaban en los sedimentos oceánicos como principalmente granos finos flotando en la columna de agua y depositándose como una lenta “lluvia” sobre el fondo marino, explicó Moscardelli. Pero ahora sabemos que no es el único escenario posible.

“Sabemos que los ‘deslizamientos de tierra submarinos’ pueden transportar grandes rocas –a veces tan grandes como una casa- por cientos de kilómetros hacia las aguas profundas de los océanos de la Tierra”, dijo. “Imagina un enorme deslizamiento de tierra que afectara al estado de Texas completo, pero que ocurriera en el océano”.

En su nuevo estudio, Moscardelli documenta varios sitios donde han ocurrido estos eventos en la Tierra, tales como el Grupo Jackfork de Pensilvania del centro-sur de Arkansas; los afloramientos de la Formación Guandacol en la Cuenca Pangazo, Argentina; o en la Cuenca de Santos, en el mar de Brasil. Ella incluso demuestra que estos eventos subacuáticos pueden afectar grandes áreas, como un masivo deslizamiento de tierra que cubrió miles de kilómetros cuadrados.

Algunos científicos han sugerido que las rocas de las planicies norte de Marte podrían ser resultado de impactos de meteoritos. Pero para Moscardelli, no es una teoría correcta.

“Esto es posible para algunas de las rocas, especialmente aquellas encontradas cerca de cráteres”, dice. “Pero ¿cómo explicar los campos de rocas que pueden cubrir miles de kilómetros cuadrados sin ningún cráter de impacto alrededor? La hipótesis submarina proporciona una alternativa factible”.

El caso de un océano marciano

En la década de 1980, las imágenes de la sonda Viking revelaron dos posibles riberas antiguas cerca del polo, muy similares a aquellas que se encuentran en las regiones costeras de la Tierra. Pero más observaciones mostraron que las costas variaban en altura, ondulando como una ola, y por lo tanto arrojando muchas dudas sobre la hipótesis del océano marciano. Sin embargo, estudios posteriores finalmente demostraron que la deformación podría ser explicada simplemente por el movimiento del eje de rotación de Marte.

Además de las rocas de las planicies del hemisferio norte, Moscardelli había documentado anteriormente otros rasgos geológicos que pueden formarse bajo agua en la Tierra, incluyendo islas con forma de lágrima y áreas con forma de polígono.

“Hay muchas hipótesis allí fuera y todavía necesitamos aprender mucho antes de poder estar seguros acerca cuál es correcta o incorrecta”, dijo. “Tengo una opinión fundamentada, basada en mis observaciones técnicas, pero soy prudente y humilde sobre el tema porque podría estar equivocada. Dicho esto, creo que mi caso es muy fuerte”.

Parte de la evidencia de los análogos terrestres proviene de los sondeos sísmicos 3D, una herramienta tradicional utilizada por la industria petrolera y del gas. Así que Moscardelli espera que su enfoque fomente una mayor investigación interdisciplinaria.

“Es sorprendente ver cuán poco interactúa la ciencia planetaria y la comunidad de geociencia marina”, dijo. “En todo caso, espero que mis contribuciones puedan ayudar a mejorar ese tipo de polinización cruzada y la cooperación”.

El paper “Boulders of the Vastitas Borealis Formation: Potential origin and implications for an ancient martian ocean” fue publicado en una revista de Geological Society of America.

Fuente: Astrobiology Magazine

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

  • Pingback: Bitacoras.com()

  • Jose Atencio

    Martes no es el planeta para habitar, pienso que ese planeta estuvo en la posición que actualmente ocupa la tierra y al irse desplazando en su orbita, fueron desapareciendo las condiciones atmósfericas y geológica del planeta Martes, de igual manera pienso que a futuro en miles de millones de años, el planeta Venus ocupará la posición de la Tierra actualmente, pareciera una hipótesis descabellada, pero es simple, investigar el comportamiento de la orbita planetaria en millones de años