Nuevo instrumento revela la “receta” para otras Tierras

Exoplaneta habitable

Ilustración artística de un exoplaneta habitable. Crédito: diversepixel (Shutterstock)

¿Cómo se puede hacer un planeta similar a la Tierra? La “cocina de prueba” de nuestro planeta nos ha dado una receta detallada, pero no era claro si otros sistemas planetarios pueden seguir la misma fórmula. Ahora, los astrónomos han encontrado que la receta de la Tierra también aplica para exoplanetas terrestres orbitando estrellas lejanas.

“Nuestro sistema solar no es tan único como pensábamos”, dijo la autora principal del CfA (Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics) Courtney Dressing. “Parece que los exoplanetas rocosos usan los mismos ingredientes básicos”.

La clave para realizar el descubrimiento fue el instrumento HARPS-North (High Accuracy Radial velocitu Planet Searcher in the Northen hemisphere, o “Buscador de Planetas por Velocidad Radial de Alta Precisión en el Hemisferio Norte”), instalado en el Telecopio Nazionale Galileo, ubicado en las Islas Canarias. Está diseñado para medir de manera precisa la masa de pequeños planetas, similares en su tamaño a la Tierra. Estas medidas son cruciales para determinar la densidad y posteriormente las composiciones de dichos planetas.

“Nuestra estrategia con el HARPS-North durante el año pasado ha sido enfocarse en planetas que tienen menos de dos veces el diámetro de la Tierra y estudiar unos pocos de ellos a profundidad”, explicó David Charbonneau, astrónomo de Harvard y el CfA, que actualmente lidera el equipo científico del HARPS-North.

Recientemente, el equipo se enfocó en Kepler-93b, un planeta que tiene 1.5 veces el tamaño de la Tierra y una corta órbita pues le da la vuelta a su estrella en apenas 4.7 días. La masa y la composición de este mundo eran inciertas. El HARPS-North precisó que la masa es 4.02 veces la de nuestro hogar, determinando que el planeta tiene una composición rocosa.

Los investigadores entonces compararon los diez exoplanetas que conocemos con una masa menor de 2.7 veces la de la Tierra. Encontraron que cinco de ellos con un diámetro menos de 1.6 veces el de nuestro planeta mostraron una fuerte relación entre la masa y el tamaño. Más que eso, Venus y la Tierra caben en la misma línea, sugiriendo que todos estos mundos tienen una composición similar de hierro y roca.

En cuanto a los exoplanetas más grandes y masivos, se ha probado que sus densidades son significativamente menores, lo cual quiere decir que una gran fracción de ellos es agua u otros volátiles como hidrógeno o helio. También mostraron una composición más diversa en vez de caber dentro de un solo grupo como los pequeños mundos terrestres.

El equipo también notó que no todos los planetas con una masa menor de seis veces la de la Tierra son rocosos. Incluso se conocen algunos mundos de masa ligera con una densidad muy baja (tales como los planetas del sistema Kepler-11). Pero para los típicos planetas pequeños cercanos, las probabilidades son que tienen una composición similar a la Tierra.

“Para encontrar un verdadero mundo como la Tierra, nos deberíamos enfocar en planetas que tengan menos de 1.6 veces el tamaño de la Tierra, porque esos son los mundos rocosos”, recomendó Dressing.

El estudio presentado fue aceptado para ser publicado en The Astrophysical Journal.

Fuente: CfA

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...