Nuevo planeta helado orbita en un sistema binario de estrellas

Planeta OGLE-2013-BLG-0341LBb en sistema binario

Ilustración artística del planeta OGLE-2013-BLG-0341LBb orbitando una estrella de un sistema binario. Crédito: Cheongho Han, Universidad Nacional Chungbuk, República de Corea.

Un nuevo planeta ha sido descubierto en un sistema de estrellas binarias localizado a 3.000 años-luz de la Tierra, y está cambiando las nociones de dónde se pueden formar planetas como la Tierra, y por lo tanto potencialmente habitables, y cómo pueden ser encontrados.

Con una masa dos veces mayor que la de la Tierra, el planeta orbita una de las estrellas a casi la misma distancia a la cual la Tierra orbita el Sol. El planeta es mucho más frío que la Tierra, un poco más frío, de hecho, que Europa, la luna congelada de Júpiter.

Cuatro equipos de investigadores internacionales, dirigidos por el profesor Andrew Gould de la Universidad Estatal de Ohio, en Columbia publicaron su descubrimiento el 4 de Julio en la revista Science. La investigación está parcialmente subvencionada por la NASA.

El estudio muestra la primera evidencia de que planetas terrestres se pueden formar en órbitas similares a la de la Tierra, incluso en un sistema de estrellas binario, donde las estrellas no están muy alejadas. A pesar de que este planeta en concreto es demasiado frío como para ser habitable, el mismo planeta orbitando una estrella similar al Sol en un sistema binario de estas características podría estar en la llamada “zona habitable”, la región en la que las condiciones deberían ser adecuadas para la vida.

“Esto aumenta las potenciales localizaciones para descubrir planetas habitables en el futuro”, dijo Scott Gaudi, profesor de Astronomía en la Universidad Estatal de Ohio. “La mitad de las estrellas en la galaxia están en sistemas binarios. No sabíamos si planetas tipo Tierra en órbitas similares a la de la Tierra se podrían formar en estos sistemas”.

Las primeras evidencias de que se forman planetas en sistemas de estrellas binarios provienen de los telescopios espaciales Kepler y Spitzer, de la NASA, pero los planetas y estructuras de polvo en aquellos estudios no eran similares a los de la Tierra.

La técnica que los astrónomos utilizan para encontrar el planeta, llamado OGLE-2013-BLG-0341LBb, se llama microlente gravitacional. En este método, la luz de una estrella distante es aumentada por una estrella más cercana que pasa por delante, si un planeta está también presente alrededor de la estrella que está en primer plano, además alterará y distorsionará la luz de la estrella más lejana. Los telescopios utilizados en este estudio son parte de varios proyectos, incluyendo el OGLE (Optical Gravitational Lensing Experiment), MOA (Microlensing Follow Up Network), y el Wise Observatory.

Buscar planetas en sistemas binarios es difícil para la mayoría de las técnicas, porque la luz de la segunda estrella complica la interpretación de los datos. “Pero en microlentes gravitacionales”, explicó Gould, “no miramos a la luz del sistema planeta-estrella. Sólo observamos cómo su gravedad afecta a la luz de una estrella más distante, independiente del sistema. Esto nos da una nueva herramienta en la búsqueda de planetas en sistemas estelares binarios”.

La NASA propuso que la misión WFIRST-AFTA (Wide-Field Infrared Survey Telescope-Astrophysics Focused Telescope Assets) utilizase la técnica de la microlente para encontrar y caracterizar cientos de miles de planetas en sistemas binarios.

Fuente: JPL

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Esta entrada fue publicada en Exoplanetas y exolunas y etiquetada , , , por Isabel Baleato Lamas. Guarda enlace permanente.
Isabel Baleato Lamas

Acerca de Isabel Baleato Lamas

Soy aficionada a la Astronomía desde que leí “Cosmos”, de Carl Sagan, no tanto en los aspectos técnicos de las observaciones como en la explicación teórica de los fenómenos que tienen lugar en las estrellas, formación de planetas, evolución del Universo como un todo y demás aspectos de esta ciencia. Por eso estudié Física e hice un master y varios cursos de Astronomía. Me gustaría conseguir que disfrutaseis tanto como yo de los pequeños descubrimientos que se van haciendo, y también, ¿por qué no?, de las preguntas que siguen a cada nuevo hallazgo.