Observan la agitada adolescencia de galaxias similares a la Vía Láctea

Galaxias jóvenes

Cuatro jóvenes galaxias similares a la Vía Láctea (Arriba-izquierda: ZFOURGE CDFS 467; Arriba-derecha: ZFOURGE CDFS 4409; Abajo-izquierda: ZFOURGE CDFS; Abajo-derecha: ZFO,URGE CDFS 6497). La observación del monóxido de carbono se muestra en rojo. Crédito: ALMA (ESO/NAOJ/NRAO) C. Papovich; A. Angelich (NRAO/AUI/NSF); Telescopio Espacial Hubble NASA/ESA.

Las galaxias espirales como la Vía Láctea no siempre fueron remolinos bien formados como los que vemos en el Universo hoy. Los astrónomos creen que hace unos 8 a 10 mil millones de años, los progenitores de la Vía Láctea y demás galaxias espirales similares eran estructuras más pequeñas y menos organizadas, pero increíblemente ricas en material que sirve de alimento para las estrellas en formación. Tanto así, que probablemente hayan sido verdaderas fábricas que producían estrellas más rápido que en cualquier otro período del Universo.

Ahora, gracias al Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA), los astrónomos encontraron indicios que respaldan su teoría. Tras estudiar cuatro jóvenes galaxias similares a la Vía Láctea observándolas como eran hace unos 9.000 millones de años, descubrieron que todas eran extraordinariamente ricas en gas de monóxido de carbono, un material conocido por propiciar la formación de estrellas.

“Usamos ALMA para detectar versiones adolescentes de la Vía Láctea y descubrimos que efectivamente tienen cantidades mucho mayores de gas molecular, que alimentarían un rápido proceso de formación estelar”, explica Casey Papovich, astrónomo de la Texas A&M University, en College Station, y autor principal de un artículo que describe los resultados. “Estas galaxias las comparo con un adolescente que consume grandes cantidades de alimento para poder crecer”.

Pese a la extrema abundancia de gas que alimenta los procesos de formación estelar, estas galaxias aún no están del todo formadas, y son relativamente pequeñas en comparación con la Vía Láctea tal como la vemos hoy. Los nuevos datos obtenidos con ALMA indican que la mayor parte de la masa de estas galaxias está formada por el frío gas molecular más que por las estrellas. Según los astrónomos, estas observaciones ayudan a entender a cabalidad cómo evolucionó la materia en las galaxias de tamaño similar al de la Vía Láctea y cómo se formó nuestra propia galaxia.

El artículo “Large molecular gas reservoirs in ancestors of Milky Way-mass galaxies nine billion years ago” fue publicado en línea el 19 de diciembre de 2016 por Nature Astronomy.

Fuente: ALMA

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...