Philae se enfrenta a la eterna hibernación

Hibernación Philae

Rosetta intenta escuchar a Philae, pero el aterrizador enfrenta duras condiciones. Crédito: ESA.

Philae, el módulo de aterrizaje de la misión Rosetta, ha permanecido en silencio los últimos siete meses, y ahora debe hacer frente a unas condiciones en la superficie del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko que podría no soportar.

Rosetta continuará su misión estudiando el cometa hasta el próximo mes de septiembre, cuando está previsto que impacte de forma controlada con su superficie. En los últimos meses ha estado compaginando sus observaciones científicas con trayectorias diseñadas específicamente para tratar de escuchar a Philae. Sin embargo, el módulo de aterrizaje no da señales de vida desde el 9 de julio de 2015.

“Lamentablemente, se están agotando las posibilidades de que Philae se ponga en contacto con su centro de control”, explica Stephan Ulamec, responsable del proyecto Philae en el Centro Aeroespacial Alemán (DLR). “Ya no le enviamos nuevos comandos, y sería muy sorprendente si volviésemos a recibir su señal”.

El equipo de Philae, compuesto por ingenieros y científicos de los centros espaciales alemán, francés e italiano, entre otros países europeos, lleva juntando pistas que le permitan determinar en qué estado quedó el módulo después de completar su primera secuencia de actividades científicas tras su aterrizaje en el cometa el 12 de noviembre de 2014.

Descenso de Philae

Serie de 19 imágenes de Rosetta que registraron el descenso de Philae al cometa. Crédito: ESA/Rosetta/MPS for OSIRIS Team MPS/UPD/LAM/IAA/SSO/INTA/UPM/DASP/IDA.

En ese histórico día la misión de Philae dio varios giros inesperados. Tras un descenso de siete horas, los problemas con su motor de aterrizaje se juntaron con la imposibilidad de lanzar los arpones que le permitirían anclarse a la superficie del cometa. Philae rebotó desde el punto donde tenía previsto aterrizar, Agilkia, hasta terminar posándose en Abidos, a más de un kilómetro de distancia. El equipo de la misión todavía está analizando las imágenes en alta resolución del cometa para determinar con precisión su ubicación final.

La reconstrucción de la trayectoria seguida por el módulo de aterrizaje durante su descenso indica que entró en contacto con la superficie del cometa un total de cuatro veces durante las dos horas que siguió sobrevolando el lóbulo menor de 67P. Tras rebotar en Agilkia, pasó rozando el borde de la depresión Hatmehit, rebotó de nuevo y finalmente se posó en Abidos.

A pesar de todos estos imprevistos, Philae fue capaz de realizar una impresionante serie de experimentos científicos, algunos incluso mientras sobrevolaba la superficie del cometa tras su primer rebote.

Cuando por fin se detuvo sobre el cometa, los equipos de ciencia y operaciones de la misión empezaron una carrera contrarreloj para reajustar los instrumentos y aprovechar al máximo esta nueva situación, totalmente inesperada. Philae consiguió completar el 80% de las tareas previstas durante su primera secuencia de actividades científicas.

Durante las 64 horas que pasaron desde la separación de Rosetta hasta entrar en modo de hibernación, Philae fotografió el cometa a distancia y desde su superficie, buscó compuestos orgánicos y estudió el entorno local y las propiedades del cometa, obteniendo resultados revolucionarios sobre estos fascinantes objetos.

Ubicación Philae

El equipo de la misión todavía intenta determinar la ubicación de Philae. Crédito: ESA.

Sin embargo, en su nueva ubicación Philae no estaba recibiendo la iluminación solar necesaria para cargar sus baterías secundarias. El equipo de la misión centró todos sus esfuerzos en recoger datos y enviárselos a Rosetta antes de que se agotase la batería primaria. Philae entró en modo de hibernación en la noche del 14 al 15 de noviembre de 2014.

Los contactos con Philae se produjeron los días 13, 14, 19, 20, 21, 23 y 24 de junio, y el 9 de julio de 2015.

“Estaríamos muy sorprendidos si escucháramos nuevamente a Philae después de tanto tiempo, pero mantendremos el canal de escucha de Rosetta activo hasta que no sea posible debido a las limitaciones de energía a medida que nos alejamos más del Sol hacia el final de la misión”, dice Patrick Martin, director de la misión Rosetta de la ESA.

Fuente: ESA

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...