¿Podría haber terrestres en Marte?

La probabilidad de haber contaminado Marte con vida procedente de la Tierra puede, irónicamente, impulsar la búsqueda de vida marciana.

Viking 2

Una vista de Marte obtenida por Viging 2. Crédito: NASA/JPL-Caltech.

En casi cualquier lugar de la Tierra que visites encontrarás especies extranjeras que fueron introducidas –a menudo de forma inadvertida- por el ser humano. Ahora, parece posible que hayamos hecho lo mismo en Marte. A pesar de las rigurosas normas concebidas para evitar la contaminación, microbios de la Tierra pueden haber llegado al Planeta Rojo.

Puede parecer un golpe para los esfuerzos de detectar vida marciana. Pero, irónicamente, puede terminar siendo lo opuesto. Algunos científicos planetarios argumentan que si la contaminación ya es probable, deberíamos abandonar la prudencia. Las reglas estrictas en realidad dificultan la búsqueda de vida al adicionar costos innecesarios a las misiones, dicen.

¿Se podría flexibilizar las normas? Quizá. Si Marte tuviese su propia vida, debería ser bastante diferente de la vida terrestre para poder reconocerla. Si no es así, cualquier vida que encontrásemos sería claramente terrestre. En cualquier caso, la vida terrestre deberá luchar por colonizar Marte. Es improbable que los recién llegados prosperen en las duras condiciones marcianas, y la posibilidad de que superen a los nativos es tan probable como que los loros colonicen la Antártida y expulsen a los pingüinos.

Sin embargo, muchos experimentos de detección de vida se basan en captar gas o rastros de compuestos químicos en vez de buscar vida directamente. Cualquier flexibilización de las reglas debe descartar la posibilidad de que contaminación terrestre lleve a falsos positivos.

Además, hay otro factor. Aunque los gobiernos de la mayoría de las naciones con programas interplanetarios han acordado cumplir las reglas, la ley no es clara en cuanto a las compañías privadas como SpaceX y Mars One, que esperan llegar a Marte antes que las agencias nacionales. Mars One ha declarado que se guiará por las normas si tiene éxito al comenzar la primera colonia humana en Marte. Pero otros pueden no hacer lo mismo.

En otros lugares del Sistema Solar, sin embargo, las reglas de esterilización siguen siendo vitales; especialmente para las lunas heladas como Europa de Júpiter y Titán de Saturno, que es donde están las mejores esperanzas de encontrar un origen independiente de la vida.

Si una sonda impactara o fundiera la capa de Europa hacia el océano subsuperficial, podría tener consecuencias fatales para cualquier ser que viviese allí. Lo único peor que no encontrar vida sería encontrarla después de haberla destruido.

Fuente: New Scientist

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...