¿Por qué los satélites son visibles de noche?

Visibilidad de satélites.

Mucha gente cuando va a un lugar libre de contaminación lumínica y observa el cielo ven “puntos” moviéndose. Normalmente la gente piensa que son aviones, pero, ¿cuando no lo son?

Un avión sobrevolando nuestros cielos es fácil de distinguir de un satélite, pese a que ambos tipos de objetos sobrevuelan a una velocidad angular parecida. Pero los aviones normalmente llevan 2 focos artificiales y además suelen tener una luz roja o verde que parpadea. En cambio, los satélites son una pequeña luz blanca (o rojiza a veces) que raramente brillan más que la estrella mas brillante del firmamento (a excepción de la Estación Espacial Internacional o destellos de Iridiums), aunque por el tamaño, su capacidad de reflejar la luz solar o distancia pueden hacerlos mucho mas oscuros.

En realidad, de unos 17.100 objetos catalogados (todo aquel objeto más grande que una pelota de fútbol) solamente pueden verse a simple vista unos pocos cientos, y encima únicamente pasan por nuestro trozo de cielo visible una fracción de ellos, por lo tanto, lo normal es ver en torno a 20 satélites por noche.

Pero, si los satélites brillan por el reflejo de la luz del sol, ¿por qué son visibles cuando en el lugar en que nos encontramos es de noche?

La respuesta es muy sencilla:

Los satélites sobrevuelan la Tierra a entre 125-40.000 km, aunque los visibles a simple vista están entre los 125-700 km. Al estar (por ejemplo) 500 km más altos que nosotros, se hacen de noche más tarde que si estuvieran en la superficie de la tierra, ya que la tierra los eclipsa más tarde que a nosotros. Esto hace que 3 horas después del anochecer y 3 horas antes del amanecer (aunque este tiempo pueda variar por la localización del observador, momento del año y otros factores) les de la luz del Sol.

Por lo tanto, si se dan las condiciones de un cielo despejado, que en el sitio del observador esté de noche y que el satélite refleje la luz del Sol es posible observar una noche de pasos de satélites.

Para ello se  recomienda llevar unos binoculares (catalejos)  para poder observarlos cuando la elevación del satélite es menor de 30 o 40º, ya que la humedad, una mayor capa de atmósfera y una distancia mayor hasta el satélite hacen que sea mucho mas oscuro el objeto. También es recomendable evitar ir noches donde luce la Luna, ya que, al igual que con las estrellas fugaces la Luna hace mucho más difícil el rastreo de satélites.

A veces quizá podremos ver como un satélite hace un “flash” o un cambio de brillo importante; son las denominadas “flash” o “flares” (destellos, en español) que se producen cuando la luz de el Sol rebota contra una superficie plana (como una placa solar, antena o pieza metálica) grande y llega justo a nuestro lugar de observación. En estos casos los satélites pueden alcanzar brillos mucho más potentes que la estrella mas brillante del firmamento, aunque un porcentaje altísimo de satélites no hacen este tipo de cambios de brillo, ya que normalmente son trozos de basura espacial cilíndricas de cohetes o esféricas que no muestran un cambio de brillo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

  • Pingback: Bitacoras.com()

  • Edgardo Maffía (Argentina)

    Hace unos años, tenía un hangar en la periferia de mi ciudad, donde volaba mis autogiros. Como el lugar era grande, tenía comodidad para quedarse a dormir.
    No puedo ser insistente acerca de la cantidad de amigos que pasaron la noche e insisten que ven OVNIS, cuando en realidad son aviones o satélites.
    Un día vinieron unos chicos de un grupo de ovniólogos, dirigido por un par de chiflados aristotélicos. Como necesitaban usar un baño y calentar agua, los dejé acampar en la plataforma de mi hangar. A cada rato gritaban ¡Un OVNI, Un OVNI! y me despertaban. Salía a mirar y siempre eran aviones o satélites.
    Un mes después mandaron una cartilla donde comentaban la experiencia y agradecían la hospitalidad. Además, hacían notar que habían visto varios OVNIS y aseguraban que habían contactado con uno de ellos, mediante un sofisticado telégrafo de luces (Linterna).
    Un caso aparte, es la Estación Espacial Internacional.
    Hay precisos gráficos de pasadas para poder tener el placer de ver este tremendo artefacto, con un brillo y una velocidad que asombra.
    Debo acumular más de 500 horas de observación astronómica, incluyendo un año de servicio militar en la Alta Montaña, con buenos binoculares y un par de telescopios caseros. Jamás vi un OVNI.
    Se non e vero, e ben trovato.

  • Que buena, casi me da un ataque de risa con lo de la linterna, muy bueno.