¿Qué es un planeta?

Sol y planetas del Sistema Solar

El Sol, planetas y planetas enanos del Sistema Solar. Los tamaños están a escala, pero no así las distancias. Crédito: NASA.

Aunque muchas personas pueden señalar una imagen de Júpiter o Saturno y decir que son “planetas”, la definición de esta palabra es mucho más sutil y ha variado con el paso del tiempo. Muchos astrónomos decidieron una nueva definición en 2006 después del descubrimiento de muchos mundos en los límites del Sistema Solar; una decisión que sigue siendo polémica.

En la actualidad, la Unión Astronómica Internacional (UAI) define un planeta como un objeto que:

  • Orbita el Sol
  • Tiene masa suficiente para ser esférico, o casi esférico
  • No es un satélite (luna) de otro objeto
  • Ha removido los escombros y objetos pequeños del área de su órbita

La UAI también creó una nueva clasificación, “planeta enano”, que corresponde a un objeto que cumple con los criterios planetarios, excepto que no ha limpiado los escombros de su órbita alrededor del Sol. Esta definición implicó que Plutón –considerado un planeta en su momento- fuera degradado y reclasificado como planeta enano. Sin embargo, no todos los científicos están de acuerdo con esta clasificación.

Historia planetaria

El término “planeta” procede originalmente de la palabra en latín “planēta”, y esta del griego “πλανήτης”, que quiere decir “errante”. Muchas culturas antiguas observaron estas “estrellas en movimiento”, pero no fue hasta la invención del telescopio alrededor de 1600 que los astrónomos fueron capaces de verlos en más detalle. Los telescopios pequeños revelaron lunas orbitando a Júpiter –una enorme sorpresa para Galileo Galilei y sus opositores en la Iglesia Católica- así como también anillos alrededor de Saturno y un casquete de hielo en Marte.

Los telescopios también revelaron la existencia de objetos desconocidos por las generaciones anteriores, ya que estaban demasiado lejos y eran muy pequeños para ser detectados a simple vista. Urano fue descubierto el 13 de marzo de 1781, por el astrónomo William Herschel. Ceres fue descubierto entre Marte y Júpiter en 1801; originalmente fue clasificado como planeta, pero más tarde se notó que Ceres era el primero de una clase de objetos llamados finalmente asteroides. Neptuno fue descubierto en 1846.

Los astrónomos continuaron analizando los límites exteriores del Sistema Solar en busca de un enorme “Planeta X” que se creía estaba alterando las órbitas de Urano y Neptuno. Aunque estas irregularidades fueron descartadas luego por nuevas observaciones, Clyde Tombaugh detectó un objeto pequeño en 1930 más allá de la órbita de Neptuno. Llamado Plutón, el objeto (luego clasificado como planeta) era relativamente pequeño y tenía una órbita altamente excéntrica que incluso algunas veces lo lleva más cerca del Sol de lo que está Neptuno.

El descubrimiento de más mundos

Nada con un tamaño similar al de Plutón fue encontrado en el Sistema Solar durante más de dos generaciones. Esto cambió en la década de 2000, cuando Mike Brown –un joven astrónomo del Instituto de Tecnología de California- buscaba un proyecto de investigación y decidió buscar objetos en el Sistema Solar exterior.

Rápidamente, Brown y su equipo descubrieron varios “objetos transneptunianos” de gran tamaño, o cuerpos de hielo más allá de la órbita de Neptuno. Aunque el descubrimiento de objetos helados a tales distancias no fue inesperado –la supuesta Nube de Oort, el lugar de nacimiento de cometas, debería tener billones de estos objetos- fue el tamaño lo que llamó la atención de otros astrónomos.

Algunos de los destacables descubrimientos de Brown incluyen a Quaoar; Sedna; Haumea; Eris y su luna Disnomia; y Makemake. Todos fueron encontrados en un periodo de tiempo relativamente breve, entre 2001 y 2005. Eris (que fue originalmente apodado “Xena”, por una popular serie de televisión de esa época) era lo bastante grande como para que algunos medios lo llamaran el décimo planeta.

Voto y consecuencias

Con esta serie de descubrimientos en frente, la UAI pasó dos años examinando la evidencia y llamó a una reunión general en 2006 para votar cuál sería la definición de “planeta”. Los delegados presentes votaron una definición que excluyó a Plutón, Eris y cualquier otro objeto que tuviera un tamaño similar.

Exclusión de Plutón

“Pobre Plutón”. Copyright: Mathias Pedersen.

La nueva designación de “planeta enano” considera que es un objeto que orbita el Sol, que es esférico o casi esférico, pero más pequeño que Mercurio. El objeto también puede estar en un área con muchos otros objetos en la misma órbita, como en el cinturón de asteroides. Hasta ahora, la UAI solo ha aceptado cinco objetos como planetas enanos: Ceres, Plutón, Eris, Makemake y Haumea. Pero hay muchos otros objetos candidatos descubiertos por Brown y otros astrónomos en los años posteriores.

Brown estuvo de acuerdo con la degradación de “Xena” (como se llamaba Eris en ese momento) a planeta enano, aunque reconoció que otras personas se sintieron tristes por la pérdida de Plutón. “Lo entendí. Plutón era parte de su imagen mental, la que habían construido para organizar su conocimiento acerca del Sistema Solar y su propio lugar dentro de él. Plutón parecía ser el límite de la existencia. Arrancar a Plutón de este cuadro causó lo que se sentía como un agujero inconcebiblemente vacío”, escribió Brown en su memoria “How I Killed Pluto and Why It Had It Coming” (o “Cómo maté a Plutón y por qué se lo merecía”, en español).

Sin embargo, años después del voto, aún hay científicos que se refieren a Plutón como planeta. Por ejemplo, NASA publicó un video a comienzos de 2014 de varios presentadores en la Pluto Science Conference de julio de 2013, quienes se referían en varias ocasiones al mundo como un “planeta”. Además, personas como Alan Stern de NASA presentan regularmente sus argumentos de por qué Plutón debería ser considerado aún como planeta, citando problemas con la definición de la UAI, tales como que los planetas nunca limpian completamente el área alrededor de ellos.

Un descubrimiento más reciente (anunciado a comienzos de 2014), más allá de la órbita de Plutón –2012 VP113, apodado “Biden”- demuestra que la zona entre Plutón y la nube de Oort podría estar poblada por más objetos como Sedna.

El Sistema Solar es un lugar más complejo del que nos imaginábamos hace un par de décadas.

Fuente: SPACE

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...