Radiación en la ruta hacia Marte

Un instrumento a bordo del Mars Science Laboratory midió la radiación de una reciente tormenta solar, proporcionando valiosa información para la futura exploración espacial humana.

El instrumento RAD. Crédito: Instituto de Investigación del Suroeste.

El mayor evento de partículas solares (“solar particle event”, SPE) desde 2005 impactó a la Tierra, Marte y la nave espacial Mars Science Laboratory (MSL) que se encuentra viajando entre ambos planetas, permitiendo al instrumento RAD (Radiation Assessment Detector) a bordo de la nave medir la radiación a la que podría estar expuesto un astronauta en ruta al Planeta Rojo.

El 23 de enero a las 04:00 UTC, una gran eyección de masa coronal (“coronal mass ejection”, CME) estalló desde la superficie del Sol, arrojando una nube de partículas cargadas en nuestra dirección, provocando una fuerte tormenta solar de nivel “S3”. Una animación de la CME creada por el Laboratorio Goddard de Clima Espacial de la NASA ilustra cómo la eyección impacta la Tierra, Marte y varias naves espaciales. Las tormentas solares pueden provocar auroras y afectar satélites, el transporte aéreo y sistemas de GPS; no se detectaron efectos perjudiciales sobre el MSL causados por este evento solar.

“Tenemos sólo unas pocas horas de datos proporcionados por RAD hasta ahora, pero vemos claramente el evento”, dijo Don Hassler, investigador principal de RAD y director del programa científico del Departamento de Estudios Espaciales en el Instituto de Investigación del Suroeste.

El MSL, lanzado el 26 de noviembre, aterrizará un sofisticado rover del tamaño de un automóvil, llamado Curiosity, sobre la superficie de Marte en agosto. Cargado con diez instrumentos, incluyendo el RAD, Curiosity cruzará el sitio de aterrizaje en busca de los bloques fundamentales de la vida y caracterizando factores que pueden influenciar sobre la vida, tales como el duro ambiente de radiación esperado en Marte.

“Este encuentro SPE es particularmente emocionante a la luz de la alineación entre la Tierra, el MSL y Marte en este momento y durante los próximos meses. Será muy interesante comparar los datos de RAD, recolectados desde el interior de la cápsula, con los datos de otras naves espaciales”.

Este evento también fue observado por SDO (Solar Dynamics Observatory), GOES (Geostationary Operational Environment Satellites), ACE (Advanced Composition Explorer), y las naves gemelas STEREO (Solar Terrestrial Relations Observatory) que orbitan la Tierra así como el observatorio SOHO (Solar Heliospheric Observatory) que se encuentra entre la Tierra y el Sol.

“RAD fue diseñado para caracterizar los niveles de radiación en la superficie de Marte, pero un objetivo secundario importante es medir la radiación durante el viaje de casi nueve meses a través del espacio interplanetario para preparar la futura exploración humana”, dijo Hassler. “RAD es un puente importante entre los lados de ciencia y exploración de la NASA”.

“No sólo nos dará una idea de la física de estas nubes gigantes, sino que como un astronauta, RAD está escondido dentro de la sonda MSL”, continuó Hassler. “Las mediciones de RAD nos darán una idea acerca de la protección otorgada por una nave espacial para futuras misiones tripuladas en el espacio profundo”.

RAD reunirá datos casi continuamente durante su viaje y transmitirá esos datos cada 24 horas. Posicionado en la esquina frontal izquierda del rover, el instrumento tiene un tamaño similar al de una lata de café y pesa aproximadamente tres libras, pero tiene la capacidad de un instrumento basado en tierra de casi 10 veces su tamaño. Cuando Curiosity llegue a Marte, RAD detectará las partículas cargadas que lleguen del espacio y medirá los neutrones y rayos gamma provenientes de la atmósfera marciana sobre el rover, o el material superficial bajo el rover.

Fuente: Astrobiology Magazine

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...