Los rayos cósmicos podrían ayudar a darle su color a la Gran Mancha Roja de Júpiter

Gran Mancha Roja de Jupiter

Gran Mancha Roja de Júpiter. Crédito: NASA/JPL.

El persistente remolino que caracteriza la atmósfera de Júpiter, que es lo suficientemente grande como para “tragarse” un planeta del tamaño de la Tierra, y que a su vez ha sido apodado como la Gran Mancha Roja, podría obtener su inconfundible color de los compuestos de azufre generados cuando los rayos cósmicos y la luz ultravioleta descomponen una sustancia presente en las nubes del planeta, como sugiere una investigación reciente.

Dicha sustancia, poco estudiada, se denomina hidrosulfuro de amonio (NH4SH) y es típicamente un sólido incoloro que a las condiciones prevalentes de la atmósfera joviana se encontraría formando el núcleo de granos de hielo o un recubrimiento sobre otras partículas.

Nuevas pruebas de laboratorio indican que cuando el NH4SH es bombardeado con rayos cósmicos de alta energía -en este estudio, protones acelerados a 14000 kilómetros por segundo- éste se descompone en una gran cantidad de sustancias y partículas químicas, incluyendo iones de carga negativa de S3 y S6. Así mismo es probable que la luz UV a la que se ve sometido el hidrosulfuro de amonio genere los mismos productos de descomposición.

Un análisis detallado de la sustancia bombardeada en el laboratorio, revela que la mezcla resultante absorbe fuertemente las longitudes de onda correspondientes a los azules, violetas y a aquellas cercanas a las de la región del UV (300-500 nanómetros), dejando, en altas proporciones, las longitudes de onda que se encuentran en el centro y hacia final rojo del espectro visible en la luz reflejada, según fue reportado on-line por los investigadores y en una próxima publicación de la revista Icarus.

Debido a que el espectro de absorción medido en el laboratorio no es exactamente igual al observado por el telescopio Hubble o por otros instrumentos, se cree que las características de absorción de otras sustancias presentes en la atmósfera de Júpiter, como el metano, podrían influir, de igual manera, en el color observado de la Gran Mancha Roja.

Finalmente, los investigadores aseguran que estudios futuros que incluyan otros de los gases de la atmósfera joviana podrían ayudar a recrear mejor la distribución de las longitudes de onda que los astrónomos observan.

Fuente: Science

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...