Rebotando sobre un cometa

Philae rebota sobre su cometa

Los rebotes de Philae sobre el cometa fueron captados por la cámara OSIRIS de la sonda Rosetta. Crédito: ESA/Rosetta/MPS/UPD/LAM/IAA/SSO/INTA/UPM/DASP/IDA.

El módulo Philae de la misión Rosetta de la ESA entró en hibernación tras quedar en una zona del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko donde le es imposible captar la luz solar suficiente como para mantenerse funcionando, aunque Philae pudo completar su misión científica principal tras casi 57 horas operando en la superficie del cometa.

Philae terminó posándose en una ladera bastante alejada del sitio de aterrizaje –apodado “J”- debido a que sus arpones no funcionaron como se esperaba y no lograron anclarlo a la superficie, impidiendo que Philae rebotara sobre el cometa en dos oportunidades antes de posarse definitivamente en la superficie. El primero de los rebotes fue bastante prolongado, durando 52 minutos antes de rebotar por segunda vez, mientras que el segundo solo duró 7 minutos.

Las consecuencias de este inesperado problema fueron capturadas por la cámara OSIRIS (Optical, Spectrocopic and Infrared Remote Imaging System) de la nave Rosetta, que en ese momento se encontraba a 17,5 km del centro del cometa y a unos 15,5 km de la superficie. Las imágenes tienen una resolución de 28 cm/píxel y los cuadros ampliados cubren 17 x 17 m.

El mosaico mostrado aquí es una composición de una serie de imágenes tomadas por OSIRIS durante un periodo de 30 minutos y abarcan el periodo previo e inmediatamente posterior al primer rebote, ocurrido a las 15:33 GMT. Los números que acompañan cada cuadro corresponden a la hora en GMT en que fueron capturados.

Desde izquierda a derecha, las imágenes muestran a Philae descendiendo hacia y a través del cometa antes de aterrizar por primera vez. La imagen tomada después del contacto con la superficie, a las 15:43 GMT, confirma que el módulo se desplazó hacia el este como sugerían los datos enviados por el experimento CONSERT, y a una velocidad de aproximadamente 0,5 m/s.

Aún se desconoce la ubicación final de Philae, pero después de caer y rebotar nuevamente a las 17:25 GMT, llegó a su lugar de descanso a las 17:32 GMT. El equipo está seguro de que al combinar los datos de CONSERT con las imágenes tomadas por el orbitador y las imágenes de la superficie tomadas por las cámaras ROLIS y CIVA de Philae, pronto se podrá saber dónde se encuentra.

Independiente de lo que ocurra con Philae, Rosetta se mantendrá junto al cometa y lo estudiará a medida que se acerque al Sol.

Fuente: ESA

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Esta entrada fue publicada en Misiones y Sondas y etiquetada por Felipe Campos. Guarda enlace permanente.
Felipe Campos

Acerca de Felipe Campos

Ingeniero en Informática. Atraído desde pequeño por la ciencia, y aficionado a la astronomía desde hace algunos años. Con el tiempo que dispone, intenta acercar esta ciencia a la gente, ya sea mediante la publicación de artículos o de eventos y actividades astronómicas en Chile. Traductor de ESOcast para el Observatorio Europeo Austral.