¿Una señal SETI?

Radiotelescopio RATAN-600

El radiotelescopio RATAN-600. Crédito: nat-geo.ru

HD 164595, un sistema solar unos pocos millones de años más viejo que el Sol, pero con una estrella de tamaño y brillo comparables, es la supuesta fuente de una señal encontrada con el radiotelescopio RATAN-600 en Zelenchukskaya, en el norte de las montañas del Cáucaso, en Rusia. Se sabe que este sistema, localizado en la constelación de Hércules, posee un planeta, un mundo del tamaño de Neptuno en una órbita tan pequeña que lo hace poco atractivo para la vida. Sin embargo, podría haber otros planetas en este sistema que aún no han sido descubiertos.

¿Podría ser una transmisión de una sociedad tecnológicamente avanzada? En este punto, solo podemos considerar lo que conocemos hasta ahora. Esta es una historia técnica, por supuesto.

Primero, la señal detectada ¿procede realmente desde la dirección de HD 164595? RATAN-600 tiene un diseño inusual (un anillo en la tierra de 577 metros de diámetro), y tiene una “forma de haz” también inusual (la región del cielo a la que es sensible). En la longitud de onda de la señal detectada, 2,7 cm –equivalente a la frecuencia de 11 GHz–, el haz es de unos 20 arcosegundos por 2 arcominutos. En otras palabras, es una zona muy alargada en la dirección norte-sur.

La región desde la que parece venir la señal concuerda con la dirección este-oeste (la parte estrecha del haz) con las coordenadas de HD 165695 en el cielo, así que esa es la base de la suposición de los descubridores de que probablemente la señal viene del sistema estelar. Pero, por supuesto, no es necesariamente el caso.

En segundo lugar está la cuestión de las características de la señal misma. Las observaciones fueron hechas con un receptor de un ancho de banda de 1 GHz. Eso es mil millones de veces más amplio que los anchos de banda usados tradicionalmente por SETI, y es 200 veces más ancho que una señal de televisión. La fuerza de la señal fue 0,75 Janskys o, dicho de otra manera, una señal “débil”. Pero, ¿fue débil solo debido a la distancia de HD 164595? Tal vez era débil porque la señal fue “diluida” por el gran ancho de banda del receptor ruso. Al igual que se vuelve difícil identificar individualmente los muchos ingredientes de un plato, un receptor de gran ancho de banda puede “diluir” la fuerza de señales de banda estrecha relativamente fuertes.

Ahora, observemos que podemos usar la fuerza de la señal recibida para calcular cuán potente debería ser un transmisor extraterrestre en cualquier lugar cerca de HD 164595. Hay dos casos interesantes:

  1. La supuesta civilización extraterrestre decidió transmitir en todas direcciones. En este caso, la potencia necesaria es 1020 watts, o 100 trillones de watts. Eso es cientos de veces más energía que toda la luz solar recibida por la Tierra, y obviamente requerirían fuentes de energía mucho mejores que cualquiera de las que tenemos.
  2. Apuntaron su transmisión hacia nosotros. Esto reducirá la energía necesaria, pero incluso si usaran una antena del tamaño de la de Arecibo (305 metros de diámetro), necesitarían más de un billón de watts, que es comparable al consumo total de energía de toda la humanidad.

Ambos escenarios requieren un esfuerzo mucho más allá de lo que nosotros mismos podríamos hacer, y es difícil entender por qué alguien querría apuntar al Sistema Solar con una señal tan fuerte. Este sistema estelar está tan lejos que si ellos existieran aún no han captado ninguna señal de TV ni de radar que pudiera revelar que estamos aquí.

Seguimiento

La probabilidad de que sea realmente una señal de seres extraterrestres no es muy alta y, aparentemente, los mismos descubridores dudan de que se hayan topado con otra civilización. Sin embargo, se debe investigar todas las posibilidades razonables, dada la importancia del tema.

En consecuencia, el Allen Telescope Array (ATA) apuntó en la dirección de HD 164595 desde el 28 de agosto. Según los científicos de SETI Jon Richards y Gerry Harp, hasta ahora no se ha detectado ninguna señal en la gran región del cielo cubierta por ATA.

No obstante, todavía no se ha cubierto el rango completo de frecuencias en que la señal podría localizarse, si es de un ancho de banda más estrecho que el receptor ruso de 1 GHz. Una nueva detección de la señal provocaría que las comunidades SETI y de radioastronomía realizaran inmediatamente más observaciones de seguimiento.

Algo particularmente notable acerca de este descubrimiento es el hecho de que la señal fue observada aparentemente en mayo de 2015 (al parecer fue la única vez en 39 intentos en que vieron esta señal). Los descubridores no alertaron de este hallazgo a la comunidad SETI hasta ahora, algo que no es esperable ya que en la práctica y según los protocolos, si una señal parece ser intencionada y tener un origen extraterrestre, una de las primeras cosas por hacer es conseguir que otros intenten confirmar las observaciones. Eso no fue hecho en este caso.

Entonces, ¿cuál es la conclusión? ¿Podría ser otra civilización enviando una señal en nuestra dirección? Sin embargo, hay muchas otras explicaciones posibles para la señal, incluyendo interferencias terrestres. Sin una confirmación de esta señal, solo podemos decir que es interesante.

Actualización: El análisis de la señal posterior a su detección reveló que el origen más probable de ésta es terrestre.

Fuente: SETI Institute

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Esta entrada fue publicada en Vida Inteligente y etiquetada , por Felipe Campos. Guarda enlace permanente.
Felipe Campos

Acerca de Felipe Campos

Ingeniero en Informática. Atraído desde pequeño por la ciencia, y aficionado a la astronomía desde hace algunos años. Con el tiempo que dispone, intenta acercar esta ciencia a la gente, ya sea mediante la publicación de artículos o de eventos y actividades astronómicas en Chile. Traductor de ESOcast para el Observatorio Europeo Austral.